LA GUERRA CIBERNÉTICA ESTUVO EN VENEZUELA

Ernesto Navarro nos explica lo que es el Virus Stuxnet, el Digital Attack Map y recuerda el caso Intesa.


“Lo ocurrido el dos de diciembre de 2016 no es el primer ataque ciberataque contra Venezuela y seguramente no será el último”, al menos así lo piensa el Webmaster e informático venezolano Luigino Bracci.

En entrevista con Supuesto Negado, Bracci asegura que quizá lo más complicado sea llegar a tener pruebas que logren determinar si se trató de un hacker o grupo de hackers que actúan para lograr tumbar la página web de un ministerio “y con eso ganar prestigio” o si se trató de un ataque orquestado y planificado desde un Estado nacional.

Los chamitos (hackers) que entran a un servidor con fallas de seguridad y tumban una web “a veces (no siempre) lo hacen sin motivaciones políticas”, lo hacen para ganar “prestigio entre la comunidad de hackers”.

Pero sí hay ciberataques organizados por Estados nacionales. Luigino Bracci recordó un caso emblemático, documentado por analistas estadounidenses: la creación del virus Stuxnet, “desarrollado al parecer por uno o varios Estados (Israel y posiblemente Estados Unidos) para afectar y sabotear los computadores SCADA marca Siemens, utilizados para controlar las centrales nucleares de otro país: el Estado Islámico de Irán”.

Casos locales

Venezuela, sin duda, ha experimentado los efectos de un ciberataque. Bracci estima que “uno de los primeros ataques fue el sabotaje petrolero de los años 2002 y 2003, cuando trabajadores de la empresa, (en este caso) apoyados por Estados Unidos, se encargaban de dejar abiertas las llamadas puertas traseras de los sistemas para sabotear desde sus hogares la apertura o cierre de válvulas y otros sistemas. No olvidemos que Pdvsa (Petróleos de Venezuela) es un empresa altamente automatizada”.

Así que para quitar (literalmente) el control de Pdvsa de manos de sus saboteadores hubo que ocupar, no sólo las áreas productivas, sino el cerebro informático de la empresa, que estaba en control de una empresa estadounidense.

Vale recordar que en 1996 se produjo la creación de Intesa, una asociación entre Pdvsa y la estadounidense Science Applications International Corporation (SAIC), que controlaría desde Estados Unidos el corazón informático de la petrolera, además de ostentar la mayoría accionaria en la asociación.

Así, de forma simple, los gerentes de la huelga pudieron paralizar la compleja industria petrolera, sin tener siquiera que ir a sus oficinas.

2-D

Poniéndolo en siglas, “2-D” parece más un día de votaciones presidenciales, pero en la Venezuela del “tuiter” y el “feisbú” se trató de un armagedón.

Dos inconexos, pero sospechosamente simultáneos, eventos pusieron los nervios de punta a casi medio país y a rezar a la otra mitad.

Detonante: los puntos de venta no funcionaron.

“¿Se quedaron sin servicios de internet?”, preguntaba Antonio.

“¡Es culpa de este Gobierno de mierda que hasta el Internet nos quiere quitar!”, gritaba Cristina antes de tirar la puerta de un ciber café de San Antonio.

Eso es que se cayó otra vez la línea de los bancos”, decía Joao a los clientes de la carnicería.

Teresa le secreteaba a su mamá a las afueras de una agencia del BOD: “saquemos plata porque me acaban de pasar un mensaje de texto (ella no sabe quién) que dice que los bancos estarán cerrados una semana para poder meter los nuevos billetes”.

Horas de angustia más tarde y a la velocidad de la burocracia, íbamos a enterarnos que se trató de:

Un “evento” en la empresa CrediCard que dejó fuera de circulación a todos los puntos de venta del territorio nacional.

Casi al mismo tiempo, un “ataque informático” contra algunos nodos de la empresa pública Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv), hecho no sólo denunciado por el Gobierno sino, confirmado de forma independiente por Digital Attack Map (servicio propiedad -en parte- de Google) y LANautilus, propiedad de Telecom Italia (TIM).

En detalle

Entrevistado por la multiestatal Telesur, Manuel Fernández, presidente de Cantv precisó que el “viernes 2 de diciembre, a la 1:00 pm”, fueron atacados desde el exterior tres enlaces internacionales que tiene Venezuela para comunicarse vía telefónica e Internet.

“Desde el exterior se utilizaron varias direcciones IP para atacar direcciones IP de Petróleos de Venezuela”, dijo Fernández.

El ataque que denunció Venezuela afectó el uso de internet a 7 % de los usuarios, poco más de 2,5 millones de habitantes del país, “entre la 1:00 pm y 1:30 pm”, agregó el presidente de Cantv.

Lo más resaltante de su entrevista fue que dejó claro que el ataque a Cantv nada tuvo que ver con la caída de los puntos de venta y cajeros automáticos soportados por la empresa Credicard.

Son dos cosas distintas, porque la plataforma interbancaria en Venezuela, y también la del mundo, no viaja por Internet”, sentenció.

____________________________

Por Ernesto J. Navarro / Supuesto Negado

@ernestojnavarro