La historia de cómo Camilo Sesto desafió la dictadura de Francisco Franco

El cantante español Camilo Sesto murió este 8 de septiembre a los 72 años en Madrid a causa de una falla renal.  Autor de más de 50 hits mundiales, pocos conocen el episodio de rebeldía política del artista, justo cuando el dictador Francisco Franco agonizaba.

En noviembre de 1975, mientras los “ultras” españoles rezaban por un milagro, Camilo Sesto se atrevió a desafiar al aparato político, al presentar por primera vez en el país un álbum musical y la obra adaptada “Jesucristo Superstar“, con la que hizo historia.

Jesucristo Superstar es una obra musical que relata, al ritmo del rock, los seis últimos días de la vida de Cristo, y aunque parezca increíble, fue autorizada por la Iglesia Católica, aunque en España, su adaptación cinematrográfica fue modificada en los subtítulos por los censores.

Pero en la España franquista, donde habían criticado la pieza por presentar a un Jesús demasiado moderno, donde si no eras amigo, eras enemigo, a muchos no les cayó muy bien que Sesto protagonizara la obra y se encumbrara a la fama definitiva.

El desafío de Sesto para poder montar la obra en el Teatro Alcalá Palace de Madrid, pasó por enfrentar amenazas abiertas en los medios por parte de periodistas y columnistas de la extrema derecha, hasta haber sido retrasada en varias ocasiones debido a la inminente muerte de Franco.

“El espectáculo estuvo prohibido durante mucho tiempo, a pesar de que la película se había autorizado y se proyectaba en el cine Palafox de Madrid —aunque con subtítulos que decían cosas diferentes de lo que se cantaba en la versión original—”, recordó el director teatral Jaime Azpilicueta, quien también la adaptó al español, en una entrevista con ABC hace unos años.

“Nadie sabía darnos una razón para que no pudiéramos poner en pie Jesucristo Superstar, ni siquiera el director general de entonces, Mario Antolín, que era muy amigo mío. Alguien de ‘muy arriba’ había decidido impedir el estreno”.

 

De acuerdo al sitio web El Confidencial, Camilo Sesto, se definía políticamente como un hombre del centro, y cuando le preguntaron si del centro-derecha o de centro-izquieda, simplemente contestó “del centro-centro”.

“¿Cómo reaccionarías si intentan boicotear el espectáculo?, le preguntaban a Camilo. “No creo que nadie vaya a organizar un escándalo. De todos modos, ya contaba con la oposición de ciertos sectores. Y si me montan un ‘numerito’, no les servirá de nada. La obra seguirá adelante. A mí no me asustan esos… de los ‘guerrilleros’”, reseña el medio.

Con la palabra “guerrilleros”, Camilo Sesto se refería al grupo armado de extrema derecha “los guerrilleros de Cristo Rey”. Después de su estreno, sus miembros se paseaban por los teatros y amedrentaban a quienes querían comprar una entrada.  En muchas ocasiones, llamaban a las taquillas para decir que había una bomba en el teatro.

Con este paso, Camilo Sesto, revolucionó las tablas españolas.  Como él mismo lo confesaría años más tarde: “Aquello cambió el respeto que la gente me tenía en el mundo entero”.

Por Maya Monasterios Vitols / Supuesto Negado