“La Manada”, lo que un tribunal experto en violencia de género sí vio

El Tribunal Supremo de España reconoció esta semana que los cinco hombres de “La Manada” sí violaron sexualmente a una chica en el año 2016 y elevó la pena de nueve a quince años de cárcel.

Los acusados son José Ángel Prenda, Ángel Boza Florido, Jesús Escudero, Antonio Manuel Guerrero y Alfonso Jesús Cabezuelo.

El País de España explicó en un artículo que desde que en abril de 2018 la Audiencia Provincial de Navarra resolvió que el ataque múltiple sufrido por una joven en los Sanfermines de 2016 era un abuso sexual y no un delito de violación, dentro del mundo jurídico se extendió la percepción de que ese fallo tenía muchas opciones de ser corregido por el alto tribunal si no lo hacía antes el Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

Desde mayo de este año, un tribunal con experiencia en violencia de género retomó el caso de La Manada. El diario español explicó en un reportaje que “los tribunales dentro de la Sala de lo Penal no son fijos, se conforman por turnos, pero hay varios magistrados con especialización en violencia de género y tres de ellos forman parte de ese tribunal: dos de las tres mujeres que integran la Sala Penal, Ana Ferrer y Susana Polo, y Vicente Magro.

“La sala llevaba dos meses estudiando los recursos de las acusaciones y las defensas. Habían ido afinando las posturas y llegaron a la vista con una posición clara, aunque abierta a modificaciones. La jurisprudencia del Supremo en asuntos de violencia de género y sexual se ha ampliado en los dos o tres últimos años a raíz de un incremento del número de asuntos relacionados con esta materia, que, según fuentes judiciales, suponen ya alrededor del 20% de los casos que llegan a la Sala de lo Penal. Eso determina que se estén fijando criterios sobre temas que hasta ahora no se habían abordado. Como la intimidación que sufrió la víctima de La Manada al ser atacada por cinco hombres en un habitáculo sin salida de apenas tres metros cuadrados”, reseñó El País.

Las protestas

Ahora bien, diferentes asociaciones civiles y la población en general española inició una serie de protestas en torno a la medida tomada en 2016; querían justicia y respeto hacia todas las mujeres españolas.

Esa presión también funcionó y el Tribunal Supremo cambió el delito de abuso a agresión sexual con penetración (violación), por lo que extendió la sentencia a quince años de prisión para cada uno, al considerar que los hechos probados “no pueden constituir un delito de abuso sexual, sino un delito de violación”.

Tras la sentencia, la Policía procedió a la detención de los cinco involucrados en el delito, de los cuales, según la prensa local, algunos intentaron huir del país para no pagar sus culpas.

El hecho ocurrió el 7 de julio de 2016, en horas de la madrugada, cuando fue violada una joven de entonces 18 años de edad por cinco hombres en un portal de Pamplona, municipio español de Navarra.

La medida establece la prohibición de acercarse durante 20 años a la joven, a su casa, a su trabajo o cualquier otro lugar que frecuente a menos de 500 metros. Además, tendrán al menos ocho años de libertad bajo vigilancia y la indemnización a la joven quedó en más de 110.000 dólares, indicó Telesur.

Las leyes de España

Los cinco hombres del caso La Manada recibieron en 2018 una condena de nueve años por abuso sexual y no veintidós años por violación, como pedía la Fiscalía, reseñó Telesur.

El canal de televisión informó que la diferencia entre el abuso sexual y la violación es la violencia física de acuerdo con las leyes de España.

“El código penal de España fija la pena para el abuso sexual entre uno y tres años de prisión o multas; hay agravantes, por ejemplo, si hay penetración, que pueden llevar la condena hasta los diez años”, publicó Telesur en su portal Web.

Por Nancy Mastronardi / Supuesto Negado