La maraña en el robo de cableado de Cantv

San Agustín del sur tiene casi dos semanas incomunicado. Sin línea telefónica, internet ni puntos de ventas, esta comunidad ha sido condenada prácticamente a un black out en materia de telecomunicaciones; los responsables, una banda de robo de cableado, que dejó desconectadas a centenares de familias y comercios.

Situaciones como esta se han hecho comunes en todo el país. Recientemente, Rixio Arrieta, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Telecomunicaciones del Zulia, informó que 90 % de los usuarios de la red de telefonía fija de esa entidad, están incomunicados. Lo mismo ha pasado en sectores como Quíbor en Lara, El Paraíso en Caracas, Guarenas y Guatire en el estado Miranda, Maracaibo y San Francisco en el estado Zulia, entre muchos otros.

Origen del problema

El robo de cables y de otros materiales necesarios para llevar a los hogares venezolanos diversos servicios vitales, constituye un delito que durante muchos años se ha venido practicando en el país, solo que a una escala poco significativa; lo que sí resulta un hecho sin precedentes, es que en los últimos meses regiones enteras se han quedado incomunicadas casi de manera simultánea por el incremento de estas acciones.

Uno de los posibles motivos que apuntan a las causas de estos hechos, tiene que ver con el cobre, componente del cableado para este tipo de servicios. Se trata de uno de los metales ferrosos de mayor precio en el ámbito mundial.

El kilo de cobre, lo compran chatarreras e incluso se comercian en páginas como Mercadolibre.com, alrededor de 25 mil bolívares. Quienes emprenden la acción de robar el cableado de los servicios públicos, son, por lo general, expertos en el tema.

Incluso, hay quienes denuncian que las mafias detrás de este tipo de robos, están conformadas por técnicos de las empresas de servicios. Lisber Río, integrante de la Mesa de Telecomunicaciones del sector Oropeza Castillo en Guarenas, estado Miranda, reporta que en ocasiones, vecinos del sector han visto camiones de la Compañía Anónima Nacional de Teléfonos de Venezuela como parte de estas redes de “marañeros” como llaman a estas mafias.

De hecho, resaltó que hace poco fueron detenidos varios hombres en un vehículo de Cantv, in fraganti en acciones de este tipo en esa zona.

Sin embargo, existe un hecho que merece ser mencionado, pues es un fenómeno que ocurre en el contexto de una delicada situación política y económica, que, según el presidente Nicolás Maduro, intenta ser agravada por sectores que emprenden un plan para afectar los servicios públicos para incrementar el descontento de los venezolanos, que ya bastante tienen con el sobresalto de acceder a los productos básicos.

“Hay dirigentes del más alto nivel de la oposición involucrados en un plan para atentar contra los servicios eléctricos, servicios de gasolinería, servicios de agua; es una campaña para generar desasosiego, descontento y llamo al pueblo a salirle al paso a esta campaña terrorista”, dijo el jefe de Estado durante una alocución presidencial el pasado primero de octubre.

Sean cuales sean las causas, ha sido difícil, tanto para las autoridades, como para las comunidades afectadas, frenar el avance de este delito. Según Lisber Río, la mayoría de las acciones de este tipo se llevan a cabo en las noches y en zonas alejadas, que sin embargo, perjudican a grandes extensiones de población.

Incluso, el Metro de Los Teques tuvo una interrupción importante del servicio por “hurto de material estratégico”.

Los autores materiales de estos hechos fueron detenidos, sin embargo, al momento de su captura ya habían logrado cortar 50 metros del cable que alimenta de electricidad a todo el sistema de transporte.

Aislados

Los primeros reportes sobre el robo de cable de fibra óptica cumplen por estos días un año. De hecho, Lisber Río reporta que en el eje Guarenas, Guatire, hay familias que ya tienen desde esa fecha sin internet ni línea telefónica. Sin embargo, parece haberse agudizado en los últimos tres o cuatro meses.

Los comercios también son afectados en esa zona, pues los puntos de ventas no funcionan.

Río asegura que “Cantv ha hecho reposición del material, pero se lo vuelven a robar”. Esto ha ocasionado que cada vez sean más los afectados por estas averías.

Se sabe, por reportes sobre el tema, que la reposición del material hurtado es muy costoso, pues una bobina de fibra óptica cuesta cinco millones de dólares sin contar el traslado desde China, país proveedor. La nación asiática provee además equipos, tarjetas electrónicas necesarias para el servicio de telecomunicaciones, menciona. Sin embargo, la vocería oficial sobre el tema es escasa.

Soluciones

Manuel Fernández, presidente de Cantv, declaró recientemente que la compañía telefónica coordina cuatro estrategias, de la mano con los cuerpos de seguridad del Estado. La primera consiste en monitoreo permanente de los 22.000 kilómetros de la red de fibra óptica y los miles de cables de cobre.

La segunda iniciativa consta de una coordinación de dos niveles en la que organismos de seguridad hacen labores de investigación y prevención destinadas a proteger la infraestructura de las telecomunicaciones.

“Una tercera acción se ejecuta con el Poder Popular a través de las Mesas Técnicas de Telecomunicaciones, Consejos Comunales y las Comunas quienes, mediante la inteligencia social, han alertado en las últimas 48 horas 2 eventos en el oriente del país, con lo que impidieron el robo de cables de cobre”, declaró Fernández en una entrevista radiofónica y la cuarta, es una línea telefónica que activó el ministerio de relaciones Interiores, Justicia y Paz, el 0800-Antenas para procesar denuncias sobre este delito.

Lisber Río consideró que esta acción no es fortuita, “es mucha casualidad que nos quieran tener incomunicados, es parte de la jugada política. Aun así eso no ha hecho que las personas cambien de opinión, eso quedó demostrado el domingo con el resultado de las elecciones aquí en Miranda”, dijo.

______________________

Por Jessica Sosa / Supuesto Negado