4 DETALLES QUE SEGURO NI TE IMAGINABAS DE AQUEL 19 DE ABRIL DE 1810

En 1810 el emperador de Francia, Napoleón I invadió España, removió al rey Fernando VII y colocó a su hermano, José Bonaparte, como Rey de España. Ese acontecimiento, que equivalía a lo que en nuestro tiempo puede ser el conflicto EE.UU-Afganistán o Rusia-Ucrania, dividió al mundo: unos lo veían como el avance de la Revolución Francesa sobre el país más atrasado de Europa (España vivía casi en la Edad Media y Napoleón abolió la Inquisición y llevó un código civil progresivo) y otros como la violación de una gran potencia a un país pequeño (los franceses también serían terriblemente represivos como lo documentan los cuadros de Goya). Como sea, la invasión tuvo muchas consecuencias, por ejemplo, los españoles iniciaron la primera de muchas guerras populares que se habrían de ver en los siguientes doscientos años, e incluso, le pusieron un nombre muy castizo a su forma de combatir mediante emboscadas y ataques por sorpresa a las masivas y bien armadas tropas francesas: guerrilla. El nombre, como sabemos, pegaría bastante bien.   

¿Qué pasó el 19 de abril?

Fuera de Europa, esa invasión significaría el inicio de la historia de independencia de las colonias españolas del nuevo mundo y también de algunas de las guerras más sangrientas que se haya visto en estas tierras. Lo que se conmemora el 19 de abril no es realmente un movimiento independentista, pero sí una acción autónoma de los criollos de Venezuela en favor de los derechos de Fernando VII.

Ese 19 de abril, un grupo de conspiradores esperaba proclamar desde el cabildo de Caracas una “Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII”, y Emparan, sin saber qué hacer, suspendió la sesión del cabildo y se dirigió a la catedral, donde Francisco Salias le interceptó y lo obligó a regresar.

Allí se encontraban no solo los conspiradores -la flor y nata de la aristocracia venezolana- sino la muchedumbre que se había agolpado frente al cabildo. Emparan regresó y entonces llegó otro grupo de gente ilustrísima como Juan Germán Roscio y el canónigo José Cortés Madariaga. Dirigiéndose al pueblo congregado en la plaza, desde el balcón del cabildo Emparan preguntó si deseaban que él continuase mandando; ante la respuesta negativa de la multitud exclamó: “¡Pues yo tampoco quiero mando!”. Luego de esto quedó establecida la que oficialmente recibió el nombre de Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII.

El Cabildo de Caracas, con sus dos alcaldes, José de Llamozas y Martín Tovar y Ponte a la cabeza, asumió el poder. El acta del 19 de abril fue firmada por todos los asistentes al cabildo extraordinario de ese día, incluyendo a los funcionarios españoles depuestos. El acta fue leída el mismo día en diversos lugares de Caracas. Así que si bien el 19 de abril no trajo la independencia, sí inició el movimiento que llevó a ella.

Lo que no es tan sabido

  1. Emparan, de hecho, era un tipo chévere

Emparan, de origen vasco, era un funcionario español con una destacada carrera civil y militar en la que resalta haber sido, según los historiadores, un excelente gobernador de Cumaná. Estaba abierto a las ideas de la ilustración, incluso Humboldt se fue de Venezuela con una excelente impresión de él. El revés del 19 de abril fue secundario en su carrera y moriría condecorado en 1820. Según Ildefonso Leal:

Emparan constituye uno de los gobernantes más cultos del período colonial. Fue – como señala Grisanti – un marino de escuela, un experto en física y un aficionado a la botánica. El prestigioso naturalista alemán Alejandro de Humboldt anota que Emparan amaba demasiado las ciencias, atesoraba estupendos libros (entre ellos el Tratado de la Navegación, de Mendoza) y se interesaba vivamente por la astronomía, y, además, poseía el rasgo notable de la generosidad, al extremo de facilitar dinero para que no se interrumpieran las investigaciones sobre la flora y la fauna de la región.

  1. El canónigo Madariaga fue un gran enemigo de Bolívar

Madariaga era un cura chileno con cierta disposición para la intriga. Participó en los primeros años de la guerra de Independencia, pero en  1816 fue a Jamaica, donde se enteró de la expedición de Bolívar desde Haití y luego, en 1817, llegó a la Isla de Margarita. Desde allí  publicó un manifiesto atacando el centralismo de Bolívar y reivindicando el federalismo. En Cariaco se reunió con Santiago Mariño, Mariano Montilla, Francisco Antonio Zea, y otros a los que animó para crear el Congreso de Cariaco, que desconoció a Simón Bolívar como jefe supremo del Ejecutivo y nombró una Junta de Gobierno de tres miembros. Pero los otros jefes del oriente no reconocieron al Congreso. Terminaría en Riohacha en la actual Colombia donde moriría.

  1.  En esta fecha se empezaron a escuchar las primeras versiones del Himno Nacional

El revolucionario Francisco Salias, quien tomó del brazo al capitán general Emparan y le forzó a ir al cabildo, era el hermano del poeta Vicente Salias, a quien se le atribuye la letra del “Gloria al bravo pueblo”. De hecho, el himno nacional nació en la efervescencia de esos días en los que, al parecer, hubo intercambios de “Cantos Patrióticos” de los que algunos apoyaban a Fernando VII y otros pedían la independencia. La frase “y si el despotismo levanta la voz seguid el ejemplo que Caracas dio” alude a los sucesos del 19 de abril.

  1. Bolívar empezó su carrera política ese día

Bolívar, que pertenecía a una facción radical, no estaba muy emocionado con la idea de conservar los derechos de Fernando VII al que conocía en persona y no le parecía gran cosa, pero se sumó al movimiento. En ese momento todavía no era un jefe militar y comenzó su carrera en esos días pero como diplomático: junto a López Méndez y Andrés Bello marcharon a Londres como diplomáticos. La Junta de Gobierno les prohibió explícitamente buscar al general Francisco de Miranda, un conocido subversivo relacionado con la Revolución Francesa. Fue casi lo primero que hicieron.

________________________

Por Fabio Zuluaga / Supuesto Negado
<