LAS REDES SOCIALES SON TAMBIÉN PARA ESCUCHAR A LA GENTE

Luigino Bracci, sugiere al Gobierno menos etiquetas, al PSUV rejuvenecer y a la izquierda menos rollo con Pokémon GO. Entrevista.


El conocido activista por el software libre, Luigino Bracci, conversó con Supuesto Negado sobre la generación Millennials, sobre Pokémon Go y sobre la explosión de la comunicación digital en el país. Pero también nos brindó sus apreciaciones en torno a la estrategia digital del Gobierno y su uso de las redes sociales, apuntando que el mayor desacierto ha sido el esfuerzo por posicionar etiquetas que, a su juicio, no logran calar en la población porque no tienen vínculo con la realidad.

Insistió que en el caso de las autoridades “hay otro uso que se le debe dar a las redes sociales, no solo para emitir mensajes, sino para escuchar a la gente”.

 

– ¿Venezuela está a la vanguardia tecnológica en cuanto al uso de las redes sociales o más bien en el consumo de equipos tecnológicos?

–Hasta hace 3 o 4 años, antes de esta guerra económica, creo que sí estábamos a la vanguardia, había un índice muy alto de penetración en cuanto al uso de equipos de avanzada tecnología. Hay que destacar que aún los celulares siguen siendo símbolo de estatus, es decir, uno sigue viendo personas que logran adquirir teléfonos de última generación que oscilan entre 400 mil y 600 mil bolívares y eso, en determinados estratos de la sociedad venezolana, sigue siendo un símbolo de estatus. Ahora estamos hablando de una época en la que adquirir cualquier celular, incluso el más básico, son varios sueldos mínimos y sin embargo, la gente ha logrado mantener ese acceso a las redes sociales y al Internet.

 

– ¿Qué se debería hacer para que el chavismo profundice el uso de las redes sociales?

– Yo creo que el chavismo ha adelantado bastante en el uso de las redes. Venezuela es un país con importante participación en las redes sociales. Solo en Facebook hay aproximadamente 10 millones de venezolanos que usan esta red social y en Twitter hablamos de un estimado de 4 millones de personas que lo utilizan. Los venezolanos sí estamos haciendo un uso importante de las redes sociales y no podemos dejar de darle méritos a quien los tiene (…) es un hecho que el Gobierno tiene una gran importancia en todo esto, con la entrega del Proyecto Educativo Canaima que si bien [las computadoras] no vienen con internet, es muy fácil conectarlas a la red, permitiendo que los más pequeños tengan acceso al uso de las nuevas tecnologías y de las herramientas que ofrece Internet. Además de proyectos como Infocentro, que también han ayudado a la democratización de la tecnología para el pueblo venezolano.

 

– ¿Consideras que es acertada la comunicación que emite el Gobierno Nacional a través de las redes?

–No me parece que sea acertada. A veces veo un énfasis muy grande en estar utilizando tecnología para cosas que tendrían impacto si se utilizaran en otras circunstancias. Un ejemplo de ello es [cuando deciden que] hay que transmitir un determinado programa del Presidente o de algún ministro en Facebook, Live o en Periscope para la transmisión en vivo y cuando ves el evento, ves que solo hay 20 o 30 personas conectadas, y eso es porque queremos utilizar las últimas tecnologías que hay en este momento, pero no las estamos utilizando de la forma más adecuada. Tal vez no hemos dado con la mejor forma de utilizarlas.

Las redes sociales tienen una fuerza muy grande que no se puede negar en las ciudades, pero en el interior del país la realidad es otra.

– ¿Cuáles serían los errores que ha cometido el Gobierno en el manejo de las redes sociales?

– Por un lado, ha habido muchos aciertos, se ha atendido el llamado, que en su momento hizo el Comandante Chávez, de avanzar en el uso de la tecnología y de las redes sociales. Pero el problema es que quizá nosotros los venezolanos somos un poco extremistas en todo, cuando nos dicen vamos a lanzarnos todos a las redes sociales, descuidamos mucho los otros medios de comunicación. Las redes sociales tienen una fuerza muy grande que no se puede negar en las ciudades, pero en el interior del país la realidad es otra. En algunos sectores populares, en el campo y en otras zonas del territorio nacional  las redes sociales les falta muchísima penetración por una gran cantidad de  factores, inclusive culturales, de alcance, señal y de otros temas.

Tal vez una de las críticas que yo hago es esa, en ambos lados de la contienda política uno ve el extremismo en [el uso de] estas redes sociales, donde hay que tener no sé cuántas personas tuiteando o un equipo gigantesco en instituciones que no tienen nada que ver con tecnología, pero [sus dirigentes] consideran importante tener a 10, 15 o 20 personas tuiteando, y uno piensa ¿en estos momentos no sería mejor que esas personas estuvieran haciendo otro tipo de actividad más productiva?, y cuando digo productiva es en virtud de las necesidades que tenemos en este momento en el país.

Yo creo que hemos hecho demasiado énfasis en las redes sociales, a veces hay una pelea muy grande por posicionar etiquetas que muchas veces no tiene influencia en la gente. Uno se da cuenta que las etiquetas no funcionan si no están vinculadas a la realidad. La etiqueta es un complemento que va a fortalecer cuando comencemos a tener victorias ante la guerra económica, por ejemplo, porque de nada sirve una etiqueta que diga que estamos produciendo más, si cuando salimos a la calle hay colas y nos cuesta conseguir alimentos.

Yo creo que las redes sociales se pueden utilizar sin imponer una etiqueta todos los días para tratar de llevar un mensaje que resulta inefectivo

Redes sociales para escuchar a la gente

Tal vez deberían buscar otra forma de llegarle a la gente, plantearse etiquetas que quizá expliquen mejor la situación que estamos viviendo, en vez de etiquetas que son solo frases o eslogan publicitarios que no van a calar en la población en estos momentos.

Yo creo que las redes sociales se pueden utilizar sin imponer una etiqueta todos los días para tratar de llevar un mensaje que resulta inefectivo. Las grandes empresas privadas, que están muy bien asesoradas en cuanto al uso de las redes sociales, no imponen etiquetas a diario, solo en momentos puntuales, cuando necesitan posicionar algo en específico.

Es importante que el Gobierno no solo utilice las redes sociales para imponer etiquetas sino para escuchar a la gente, para darse cuenta de cómo está la situación en la calle

Es importante que el Gobierno no solo utilice las redes sociales para imponer etiquetas sino para escuchar a la gente, para darse cuenta de cómo está la situación en la calle, para ver cuáles empresas están estafando a la gente. Cuando las personas publican en su Twitter fotos de cuánto cuesta un producto en determinado abasto, por ejemplo, que eso no quede simplemente como una anécdota sino que la Sundde y los organismos pertinentes utilicen las redes sociales para ver qué es lo que está pasando, ver donde hay especulación, acaparamiento y otros delitos de esta índole, y actuar al respecto, porque muchas veces la gente se siente sola y uno lo lee y lo escucha a diario. Insisto en que hay otro uso que se le debe dar a las redes sociales, no sólo para emitir mensajes, sino para escuchar a la gente.

 

– ¿Hacia dónde apunta la comunicación digital en Venezuela?

– Es un tema muy amplio, porque hay una enorme cantidad de medios digitales que han surgido, inclusive porque es mucho más fácil montar un sitio web que un periódico, una radio o una televisora que requieren muchísima más inversión.

El reto de la comunicación digital es poder sobrevivir, y crear medios frescos que no sean las copias de otros medios, sino que se conviertan en alternativas

En cuanto a la comunicación digital, ha habido una explosión tanto en medios de derecha como de izquierda que ha ido surgiendo en los últimos años. El reto de la comunicación digital es poder sobrevivir, y crear medios frescos que no sean las copias de otros medios, sino que se conviertan en alternativas. También uno lo ve en los medios tradicionales, tienen su portal web y en muchos casos se convierten en medios separados, que despegan y se separan un poco del medio que les dio origen.

 

– ¿Hay experiencias en comunicación digital que se puedan destacar?

– Si, hay muchísimas en todos los sentidos. Por ejemplo, Aporrea, que fue exitosa durante muchos años, hoy día hay gente que la detesta porque le ha dado tribuna a algunos articulistas que tal vez no sean los más apropiados. Pero te puedo decir que portales como Antiescuálidos o Aporrea en 2002, 2003 o 2004, cuando no existían periódicos de izquierda ni revolucionarios, cuando todavía no existía Vea, ni Correo del Orinoco, Ciudad Ccs, esos portales fueron fundamentales para la Revolución. Yo creo que lo siguen siendo, a pesar de los errores que cometen.

Han surgido otros portales de izquierda y revolucionarios bastante buenos como Misión Verdad, que es muy bueno; Desde la Plaza, el de ustedes –Supuesto Negado-, que es bastante innovador e interesante. Los mismos portales del Estado: VTV, RNV, etc., todos ellos han sido bastante buenos a pesar de los problemas que puedan tener. Yo creo que todos en su propio ámbito han sido bastante memorables y hay que resaltarlos y defenderlos en todos los sentidos.

 

– ¿Qué es la generación Millennials?

–La generación millennials está conformada por todos esos chamos que cuando nacieron ya habían estos avances tecnológicos y a quienes se les facilita el manejo de las redes sociales, porque crecieron en ese mundo donde las redes son algo completamente normal, a diferencia de generaciones anteriores, como la mía, que conocimos las redes sociales ya mayores. Se evidencia [entre ambas generaciones] una diferencia en diversos aspectos, tanto culturales como psicológicos, en torno a lo que es el manejo de las redes sociales y su influencia en la vida social de cada persona, y en la forma como interactúa y se desenvuelve.

 

– ¿Qué busca y qué necesita la juventud de la comunicación digital?

–El detalle de los jóvenes y de la sociedad actual es que estamos en una sociedad muy diversa, que cada quien tiene sus gustos y necesidades. Es por eso que tuvimos que avanzar de tener 3 o 4 canales de televisión hasta hoy en día donde hay más de cien canales de televisión, cada uno sobre un tema distinto y cada uno tiene su propia audiencia.

Hay muchísimas audiencias y dentro de los mismos jóvenes hay una diversidad enorme, no es lo mismo un joven del este de Caracas, que uno que vive en el centro o en el oeste de Caracas. No es lo mismo un joven de la ciudad que uno que viva en el campo. No es lo mismo Maracay que Maracaibo. No es lo mismo un joven que estudia ingeniería a un joven que estudia arte.  Nosotros somos distintos, somos diversos y hace falta que nosotros mismos, como revolucionarios, le demos diversidad a nuestro mensaje para que pueda llegar a todos los segmentos, a toda esa gran diversidad de personas diciendo lo que tenemos que decir pero diciéndolo de formas distintas.

Debemos buscar a esos líderes dentro de cada segmento, no para modificarles el discurso y hacer que todos tengan ese discurso estilo PSUV, en el cual se utilizan las mismas palabras, las mismas frases, se utiliza ese mismo discurso político de las personas de 50 años. Yo creo que el objetivo es que cada quien dé un discurso utilizando las palabras que ese segmento de la población acepta, pero dando el mensaje revolucionario que queremos dar, y eso es algo importantísimo para llegarle a los jóvenes.

 

– ¿Cómo ve el boom de Pokémon Go?

– Es tremendo juego, yo sé que nuestro lado, la izquierda, lo criminaliza mucho, lo cataloga como una pérdida de tiempo, al igual que con todos los juegos. Es un juego que va a durar un tiempo y luego va a pasar de moda como ha pasado con otros juegos. Es una tecnología bastante novedosa, lo que se llama “realidad aumentada” y es muy probable que muchas otras empresas estén en estos momentos tratando de hacer videojuegos parecidos, donde uno pueda utilizar la cámara del celular y el GPS para buscar objetos. Es bastante innovador y es entretenimiento. No podemos criminalizarlo simplemente porque sea entretenimiento.

No se pueden desestimar las advertencias que nos han hecho algunas personas como Snowden, entre otros, sobre el tema de la privacidad, que cuando se juega Pokémon Go se da acceso a la ubicación geográfica, información personal, que en cuanto a la privacidad es preocupante.


-Luigino Bracci es Licenciado en Computación y técnico en Informática y un activista por el software libre. Ha sido webmaster de distintas páginas, entre ellas las de las emisoras  Alba Ciudad FM, YVKE Mundial, RNV y de InfoGuia.

Beriozka Fereira / Supuesto Negado