¿Por qué les va tan bien en Europa a los padres de Leopoldo?

Fue la sorpresa del Partido Popular (PP) de España luego del salto de talanquera del político Ángel Garrido, quien se cambió intempestivamente a Ciudadanos en el último momento, y se erige como un mensaje de la tolda que dirige Pablo Casado en contra de la modesta actitud asumida por el Partido Socialista (PSOE) ante la situación de Venezuela.

Se trata de Leopoldo López Gil, padre del líder de Voluntad Popular y prófugo de la justicia Leopoldo López, quien fue proclamado el pasado domingo como el primer Eurodiputado venezolano en unas elecciones europeas que dejaron nuevamente de manifiesto la debacle del PP luego de la salida de Mariano Rajoy del poder.

López Gil es conocido en Venezuela por ser uno de los miembros del consejo directivo del diario El Nacional y también por los casos de corrupción por los que es investigado en Venezuela. En la década de los 90, dirigió Fundayacucho, institución encargada de gestionar y otorgar becas a los estudiantes de más sobresalientes del país caribeño.

Desde allí, gestionó una beca para su hijo en la famosa Universidad de Harvard (una de las más costosas y reconocidas dentro de la Ivy League de Estados Unidos) quien luego de ingresar para supuestamente estudiar teología, terminó graduándose en Administración de Negocios.

Durante la misma gestión en Fundayacucho, López pagó con sobre precio unos bonos de la deuda venezolana en 1994, reveló una investigación publicada por el blog La Tabla en 2014. Por esta razón fue inhabilitado, al igual que su hijo y su esposa (aunque por distintas razones), para ejercer cualquier cargo público en el país.

Unas décadas más tarde, el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello,  revelaría su vinculación con delitos como fraude y blanqueo de capitales en supuesta complicidad con un individuo originario de Singapur, de nombre Terri Bo Sam Pan, investigado por la Interpol por las mismas causas, a quien le realizó una transferencia por 45 mil dólares.

Luego de esto decidió emigrar a España, en donde no le ha ido nada mal. Gracias al historial de su hijo le fue otorgada, así como a su esposa, la nacionalidad española en 2015.

López Gil es uno del selecto grupo de venezolanos que compraron alrededor de siete mil propiedades en el lujoso barrio madrileño de Salamanca, como inversión a su llegada a la madre patria, según lo expone el diario norteamericano The New York Times.

Además, como señala el medio español El Cierre Digtal, posee un negocio inmobiliario llamado La Atrevida de Hermosilla cuyo capital es la modesta suma de tres mil euros.

La compañía, con sede en la calle Hermosilla No. 82, tiene como finalidad la adquisición, construcción, venta, enajenación y arrendamiento de inmuebles y su explotación en cualquier forma admitida en derecho, incluyendo la de garajes y aparcamientos; así como la administración y gestión de patrimonios inmobiliarios y fincas de toda; y otras actividades de libre comercio.

De ahora en adelante, gracias al escaño que ganó en el Euro parlamento, López Gil vivirá una vida todavía más cómoda, cobrando unos siete mil 900 euros mensuales y disfrutando de una inmunidad parlamentaria que no permite el inicio de investigaciones en su contra.

El ahora diputado europeo también tiene derecho a gastos de viaje, previa muestra de los recibos abonados en clase de negocios o en primera si se trata de un billete de tren y con un máximo de 50 céntimos por kilómetro si el viaje se hace por carretera.

Asimismo, podrá recibir hasta cuatro mil 200 euros anuales por gastos de viaje fuera de su Estado si forman parte de su trabajo y hasta 24 viajes de ida y vuelta dentro de su Estado al año.

Como ‘dieta de estancia’, recibirá 304 euros por día, ya sea porque asiste a los Plenos del Parlamento o porque va en misión oficial.

Su esposa, otra historia de corrupción

Antonieta Mendoza es la esposa de López Gil, nacida en 1946, es hija del acaudalado Eduardo Mendoza Goiticóa, hermano y socio fundamental del empresario Eugenio Mendoza, propietario de empresas de construcción, comercialización de maquinarias y de alimentos concentrados para animales, entre otras.

Fue exdirectora de Pdvsa durante la IV República y financió desde su cargo gerencial el nacimiento del partido Primero Justicia, como se reveló durante el mandato del presidente Hugo Chávez.

Precisamente por esa “donación”, cuyo monto ascendía a 60 millones de bolívares (de los de antes de la primera reconversión), fue que la Contraloría General de la República inhabilitó a esta dama.

Actualmente vive en Madrid junto a su esposo y ejerce como vicepresidenta de Mediación Pública en América Latina para la consultora española Llorente & Cuenca.

Por Andreina Ramos Ginés / Supuesto Negado