“LO RESCATARÍAMOS EN CUALQUIER PARTE DEL MUNDO”

Para el teniente coronel (r) Edgar Alejandro Lugo, si bien la mayoría de los miembros de la Fuerza Armada no se aventurarían a un golpe de Estado, no se descarta la posibilidad de que emerjan dentro de la institución personeros atizando una insurrección contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro. En ese escenario, el militar y profesor de postgrado del Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional (Iaeden) evalúa si estos factores golpistas cuentan o no con quienes “van a halar el gatillo”.El experto en Historia Militar, además, abundó sobre la intención de algunos sectores políticos de forzar desde las instituciones del Estado una salida extraconstitucional del mandatario y reflexionó sobre la postura de la FANB en ese supuesto.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana está entregada en cuerpo y alma a su espíritu libertario. Tiene un compromiso histórico y no lo puede manchar.”

-¿Qué ocurriría en la Fuerza Armada de darse una situación de este tipo?

-Si se llegase a presentar una situación de conmoción nacional, que es lo que está persiguiendo el enemigo en la actualidad, tanto interno como factores externos que proveen todos los elementos para que esos escenarios se vayan materializando, la Fuerza Armada va a cumplir con su misión: garantizar la estabilidad del Estado como nación y evitar el colapso de la republicanidad. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana está entregada en cuerpo y alma a su espíritu libertario. Tiene un compromiso histórico y no lo puede manchar. Es imposible que con la herencia tan vital que nos legó el Libertador Simón Bolívar, fuésemos nosotros a traicionar ese legado. Es prácticamente ir en contra de la corriente, eso no está en los papeles -ni estará en los papeles- previsto para la Fuerza Armada. La Fuerza Armada va a apoyar siempre al Estado, la legalidad y la gobernabilidad de la nación.

… cuando la información empezó a correr por toda la geografía nacional y se dieron cuenta de que no contaban con el apoyo precisamente de quienes van a halar los gatillos, en este caso los fusiles contra el pueblo, tuvieron que dar marcha atrás…”

-Imaginemos que un día nos levantamos en la mañana, hay un periodista que dice “tenemos nuevo Presidente”, y tienen al presidente Nicolás Maduro en Turiamo. ¿Qué harían los miembros de la Fuerza Armada: los comandantes, los generales, los soldados?

-Bueno, ese día, te voy a decir lo que puede suceder: un general sin ejército no es un general; un líder militar sin tropa no puede conducir operaciones militares. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana proviene del pueblo, es del pueblo, está vinculada directamente con este pueblo. Fíjate en lo que sucedió durante el mes de abril de 2002: se presentaron los liderazgos opuestos a la política, porque eran factores que estaban endurecidos por prebendas económicas y políticas relacionadas con ese poder que antaño dominaba la estructura de la República. Sin embargo, hubo un quiebre, hubo una manifestación, hubo una obra absoluta por parte de ese pueblo llano, de ese pueblo vinculado con su Fuerza Armada que no permitió que eso llegara a escalar a una posición de crisis superior a la que ya se había presentado. Sí, habían sacado al Presidente de la República, tenían el poder para hacerlo, pero cuando la información empezó a correr por toda la geografía nacional y se dieron cuenta de que no contaban con el apoyo precisamente de quienes van a halar los gatillos, en este caso los fusiles contra el pueblo, tuvieron que dar marcha atrás porque no tenían la posibilidad de ejercer el control.

 

-¿Tiene actualmente la FANB mecanismos de articulación con el pueblo para hacer frente a un golpe?

-Hoy en día el escenario está más fortalecido en relación a esa vinculación social, política, económica y militar del pueblo venezolano con su Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Prácticamente sería un suicidio para algún líder militar trasnochado tratar de llegar a ejercer presión en un escenario particular. Vamos a suponer una nueva configuración que por X o Y circunstancia obliguen, desde el punto de vista técnicamente legal, por la Asamblea Nacional hoy establecida y controlada por la oposición, a la renuncia del Presidente; la Fuerza Armada simplemente va a apoyar lo que es constitucional, no lo forzado constitucionalmente. El hecho de estar en la Asamblea Nacional ostentando un poder legítimamente, que fue obtenido en votaciones, no quiere decir que la Asamblea vaya a forzar o imponer algo que es inconstitucional. Hay fórmulas constitucionales que ya están establecidas, y hay que cumplir con los plazos y con los pasos necesarios para poder dar ese escenario. Del resto, es inconstitucional.

 

-¿Y qué pasaría si es inconstitucional?

-La Fuerza Armada no va a manifestar su participación y apoyo en un escenario como este. No lo va a hacer, culturalmente no lo va a hacer. ¿Lo harán algunos líderes trasnochados? Sí, puede que aparezcan por ahí algunos líderes tratando de encender las calderas de una insurrección o de un alzamiento, pero no lo van a conseguir porque lamentablemente para ellos el tejido social de la Fuerza Armada está tan compacto y tan bien entrelazado que no va a permitir que eso suceda. La Constitución ya tiene vida propia, late, tiene su corazón. Es imposible que en este país, hoy en día, se vaya a presentar un escenario como el que se presentó el 11, 12 y 13 de abril de 2002.

 

-Si algún sector golpista lograse detener al presidente Maduro, ¿ustedes lo rescatarían?

-Lo rescataríamos en cualquier parte del mundo, y si hay que dejar el pecho en ese escenario para hacerlo, se tiene que hacer porque estamos defendiendo la constitucionalidad. No es simplemente el presidente Nicolás Maduro, puede ser cualquiera, pero que esté dentro del marco constitucionalmente establecido por nuestro pueblo, que es el que ejerce el poder soberano.

… el país necesitó a los militares en un momento determinado para poder darle estructura a un proceso político, social y económico que estaba fundamentado precisamente en la integración, el rescate y la reposición de un tejido social que estaba destruido.”

-¿Qué pasaría si la Asamblea Nacional revierte, a través de una ley, todos los derechos que en términos de participación obtuvieron los militares durante los últimos años?

-Tendría que pasarse por go la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y eso no va a suceder. Segundo, el país necesitó a los militares en un momento determinado para poder darle estructura a un proceso político, social y económico que estaba fundamentado precisamente en la integración, el rescate y la reposición de un tejido social que estaba destruido. Para poder quitar todo esto, tendrían que eliminar la Constitución. ¿Y cuál es la única forma de poder hacer una reforma? Convocando a una constituyente; pero ¿tendrá la capacidad la Asamblea Nacional y algunos personeros de lograr que el pueblo venezolano, que se encuentra totalmente identificado con su texto constitucional, revierta los logros que esa Constitución en lo social, en lo económico, en lo cultural, en lo político y en lo militar le ha otorgado a 30 millones de venezolanos? Esa es la pregunta que quedaría abierta. Pero eso no va a suceder. Los militares seguiremos apoyando al proceso político, es nuestro deber, es nuestra razón de ser, y garantizando, sobre todo, los espacios soberanos para poder darle seguridad a este pueblo trabajador que está construyendo la nueva política del siglo XXI.

Supuesto Negado