LÓPEZ OBRADOR DA PISTAS DISPERSAS DE LO QUE PUEDE SER SU GOBIERNO

Obrador

La victoria del izquierdista Andrés Manuel López Obrador en México plantea la pregunta sobre cómo gobernará. ¿Tratará de cumplir sus promesas electorales así le cueste la vida o cuando menos el gobierno, o se acomodará en el poder?

La incógnita se plantea con fuerza porque aún falta poco menos de seis meses para que el candidato electo asuma sus funciones.

A los temores, ya pasados, sobre un posible desconocimiento de los resultados electorales se suceden aquellos vinculados a si logrará sentarse en la silla presidencial.

Acrecientan los temores las consecuencias que tendrá la contundencia de su victoria: más del 50% de los votos, superando a su próximo rival por más de la mitad, mayoría en el Congreso y en los gobiernos regionales y locales. Parece que el nuevo presidente podrá hacer lo que crea conveniente.

Entre tanto, la CNN invita a expertos para que hablen de lo inviable de las promesas electorales del candidato, y parece que sale humo blanco entre el empresariado mexicano y López Obrador: en reunión con la patronal mexicana, el Consejo Coordinador Empresarial, afirmó:

Obrador

“Quiero agradecerles, porque han actuado de manera muy respetuosa hacia nosotros, reconociendo el triunfo que obtuvimos el domingo, la voluntad de los ciudadanos de que haya un cambio verdadero, una transformación”.

Por otra parte, el expresidente Vicente Fox da consejos al presidente electo resaltando “la gran responsabilidad que tienes sobre tus hombros”. López Obrador se lo agradece, pero le dice que “igual se quedarán sin pensiones”, haciendo alusión a la retribución vitalicia de la que gozan los exmandatarios mexicanos.

También ha sido noticia que durante el mandato de AMLO, como se conoce popularmente al presidente electo, no habrá primera dama. Beatriz Gutiérrez, periodista y escritora casada con el virtual presidente, ha declarado recientemente:

“Para la verdadera transformación de la vida pública de México tenemos que comenzar a pensar y actuar diferente. Pongamos fin a la idea de la primera dama. En México no queremos que haya mujeres de primera ni de segunda”.

Transcendió también que el futuro presidente ha renunciado a su seguridad y se arma un escándalo porque tal es un asunto de Estado.

“Me va a cuidar la gente, el pueblo, y me van a cuidar ustedes (medios)”, ha dicho AMLO al ser abordado al respecto de su negativa a servirse del “Estado Mayor presidencial”.

La decisión la explica Gabriel Regino, subsecretario de Seguridad, cuando López Obrador fue alcalde de la Ciudad de México (2000-2005), “El Estado Mayor se ha convertido en un cuerpo parapolítico y paramilitar, es una subestructura que condiciona decisiones estratégicas en función de los intereses de la cúpula que lo dirige”.

Obrador

En el plano internacional, AMLO nombró a su futuro secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, con quien tiene una larga historia política, y declaró que su política internacional se basaría en el respeto de la soberanía de los pueblos y el diálogo.

Resalta que el candidato victorioso dijo que invitará a Donald Trump y a su homólogo canadiense, Justin Trudeau, a su toma de posesión para hablar del TLCAN y que el próximo 13 de julio recibirá a Mike Pompeo.

Así puestas las cosas, es difícil saber cómo actuará López Obrador una vez esté sentado en la silla, si es que llega a sentarse. Puede que de momento esté actuando prudentemente, pues a fin de cuentas aún no es presidente de nada, puede que sencillamente haya empezado a negociar.

Mientras tanto el escritor Paco Ignacio Taibo, quien milita en Morena (Movimiento para la Renovación Nacional), partido político que encabeza López Obrador, ha dicho en una entrevista reciente que los meses faltantes, hasta el 1ero de diciembre, serán cruciales, pero que lo que sí está seguro es que serán de un “saqueo terrible” por parte de los partidos salientes, el PAN y el PRI.

_____________________

Por Julia Cardozo / Supuesto Negado