LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOLO HABLAN DE LA EMIGRACIÓN VENEZOLANA

La emigración venezolana, que ha alcanzado récords históricos, se ha convertido en un tema recurrente en los medios de comunicación (con una pequeña ayuda de los mismos emigrantes que no dejan de generar noticias), pero aunque es imposible que no llame la atención dada la gran cantidad de emigrantes, el periodo relativamente breve en que han salido y el hecho de que Venezuela solía ser receptora y no generadora de emigrantes, aun así la cobertura mediática deja la impresión de que Venezuela es el único país del mundo que tiene una cuestión migratoria abierta.

Excluyendo naciones en guerra como Siria, hay países como España y Colombia que rara vez son reseñados por los medios ¿Qué ocurre en esos países y a qué se debe que los medios lo ignoren?

Los grandes ignorados

Al menos desde los años setenta, Colombia ha sido una gran generadora de emigrantes. La emigración, que tuvo por destinos principales a los EE.UU y Venezuela fue, sobre todo, económica: como los venezolanos lo hacen hoy en día, los colombianos buscaban países con divisas más fuertes.

Luego, en los años noventa, el paramilitarismo generó una nueva oleada de emigrantes, en la cual los perseguidos políticos eran un componente mucho más importante que en las décadas pasadas. Para 2009 había más de tres millones de emigrantes colombianos, la mayor diáspora de sudamérica, sin embargo, eso rara vez genera noticias.

De hecho, hay una suerte de campaña mediática alrededor del gobierno de Santos -quien, incluso, recibió el premio Nobel de la Paz- debido, en gran parte, al proceso de Paz con la Farc. Esa campaña está orientada a producir la imagen de una Colombia renovada que sería extremadamente exitosa en lo económico y lo social, todo esto a pesar de la difícil situación que, sobre todo en ese último campo, se vive en ese país.

Más inquietante todavía es la complacencia de los medios internacionales con España: con una gravísima crisis económica, uno de los mayores escándalos de corrupción recientes (la libreta de Bárcenas), miles de desalojos forzados y cifras récord de migración, y una monarquía en descomposición, los medios de comunicación internacionales le ignoran olímpicamente, excepto en ciertos casos como la abdicación del rey y la crisis catalana.

Debido a la crisis de 2009, las cifras de emigración empezaron a crecer y en ese año habían 1,47 millones de españoles en el extranjero, llegando al récord de 2,40 millones de personas al 1º de enero de 2017, incluyendo también a los españoles naturalizados.

Entonces, ¿por qué está el foco puesto en la emigración venezolana?

Es muy simple explicar por qué la emigración venezolana recibe mucho más cobertura que la de otros países:

  • Es nueva: Venezuela nunca ha generado emigrantes y ahora están saliendo muchos en un lapso de tiempo muy corto, además esa salida está vinculada a una situación compleja que, de por sí, genera noticias.
  • Hay agendas establecidas: estas son evidentes en el caso de Colombia que ha logrado reclutar para lavar la imagen de su gobierno más allá, incluso, del proceso de paz. Eso incluye el premio Nobel y unos reportajes extremadamente indulgentes de los medios extranjeros sobre la situación social, la de la seguridad y la corrupción en Colombia, que ni siquiera se corresponden con lo que reportan los medios colombianos internamente.
  • Genera una oportunidad: la crisis venezolana es un punto de inflexión para el neoliberalismo a nivel global, tras años de desprestigio surgido del desastre de 2009, se hicieron comunes los reportes, incluso en medios como la BBC, sobre temas como la desigualdad y, sobre todo, las críticas a la desregulación que causó la crisis. Por más que muchos medios trataron de filtrar las noticias de desalojos en España y otros países, recorrieron el mundo y la intransigencia de la Unión Europea con Grecia generó rechazo universal. En un mundo donde manifestaciones masivas en Europa mostraban banderas anarquistas y comunistas, donde Bernie Sanders, un socialista democrático, tuvo chance de ser presidente de los EE.UU. y Jeremy Corbyn, otro socialista de vieja guardia, pasó a primer plano en Inglaterra, la crisis venezolana fue vista por muchos medios y operadores internacionales como una forma de devolver el debate político a los años noventa, a la época del fin de las ideologías y de la “muerte del socialismo”, así que la cobertura tendenciosa o filtrada de la crisis venezolana no solo es oportuna: es un chance único de revertir años de reveses en el frente mediático y cultural. 

__________________

Por Fabio Zuluaga / Supuesto Negado