MARADONA MENCIONA A CAPRILES Y LO METE (POR UN RATICO) EN SU LIGA DE CAMPEONES

Pocos entendieron por qué Diego Armando Maradona acusó a Henrique Capriles de haberse vendido. Venderse es traicionar una causa a cambio de dinero y Capriles nunca ha tenido ese problema, porque siempre ha militado en la causa de los que tienen la plata. En fin, que muchos quedaron atónitos, como los atribulados defensas ingleses el día del gol del Barrilete Cósmico, que así lo llamó el narrador Víctor Hugo Morales.

Más allá de esa duda, es evidente que “el Pelusa” le metió tremenda mano al gobernador saliente de Miranda, y no fue precisamente una mano sutil, como aqu2ella de Dios en el mismo Mundial del 86, sino un puñetazo en la jeta, al mejor estilo de los arrabales bonaerenses.

Claro que, igual, Capriles salió favorecido con esa polémica tuitera, si se considera que el político venezolano es un personaje bastante gris, a pesar de haber sido dos veces candidato presidencial. Polemizar con uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos es andar, como se dice, muy subido de lote. El líder venido a menos de la MUD pudo entrar por un ratico en la liga de campeones donde juega el mítico 10.

Nadie lo calla

Lo que pasa es que Maradona no se le queda callado a nadie. Así era en sus tiempos infantiles de miseria en Villa Fiorito, así fue en sus tiempos de fenómeno de las canchas, así fue en medio de sus estrepitosas caídas en desgracia, así fue en sus regresos de los sumideros más infernales, y así ha sido desde que se convirtió en gran aliado de los movimientos políticos populares de América Latina y de los grandes líderes regionales, con Fidel y Chávez en los puestos de delanteros goleadores.

A Capriles no le gustó que Maradona se pusiera a la orden de Maduro como soldado de la Revolución. Y por Twitter -que es como él hace política mayormente- lo acusó de ser un millonario de esos que se las dan de izquierdistas, mientras los pobres venezolanos sobreviven con 15 dólares al mes. Maradona se mandó de contragolpe, diciéndole: “Capriles, conmigo no te victimices. Yo sé muy bien lo que es vivir con siete hermanos y no tener nada para comer”, y, tras decir que ojalá su familia hubiese podido contar con esos quince dólares, le soltó ese chute de que “la diferencia entre vos y yo es que yo no me he vendido nunca”.

Siempre de zurda

Es larga y variada la lista de personajes y organizaciones contra las que ha lanzado Maradona sus poderosos disparos, siempre “de zurda”, como el programa que moderó junto al ya mencionado locutor y periodista Víctor Hugo Morales, en Telesur, durante el Mundial de Río De Janeiro 2014.

Entre las organizaciones está nada menos que la aristocrática y todopoderosa Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), a la que desnudó con sus denuncias sobre corrupción galopante, que luego fueron confirmadas de un modo que el sistema hegemónico no pudo contestar: unas acciones de la justicia estadounidense.

En su propio país, el astro del balompié tampoco deja títere con cabeza. El actual presidente, Mauricio Macri, ha recibido lo suyo. “Yo tengo segundo año de Comercial (educación media) y leo mejor que él. Macri es presidente y no sabe leer. Bueno, ¿qué puede esperarse de alguien a quien su papá le compró primero un equipo de fútbol (el Boca Junior) y luego, la presidencia de la Nación?”.

Dentro del mundo del fútbol, “el Pelusa” ha tenido históricas desavenencias con el único jugador que le disputa el puesto del mejor de la historia: el brasileño Edson Arantes do Nascimento, “el Rey Pelé”. También con grandes figuras de tiempos posteriores al suyo, como Juan Sebastián Verón y hasta con el ex marido de su hija, Sergio “el Kun” Agüero, una polémica en la que quedó envuelto su nieto.

La pugna más agria la ha tenido durante años con los directivos de la poderosa Asociación de Fútbol Argentino (AFA) y, en especial, con quien fuera su presidente por 35 años, Julio Humberto Grondona. Maradona derramó un tonel de ácido sobre Grondona, quien falleció en 2014, al afirmar que “fue quien enseñó a chorear a Joseph Blatter”.

Otro que ha conocido la potencia de los disparos de Maradona es el actual director técnico de Argentina, Jorge Sampaoli, al que le ha encasquetado el sobrenombre de “el Corcho” y de quien ha dicho que “si le lanzás la pelota, te la devuelve con la mano”.

En cuanto a figuras de relieve mundial, el fenómeno argentino no podía pelarse a Donald Trump, a quien ha calificado como “un cómico, un dibujo animado” y le ha asignado el apodo de “Peluca”. En cambio, solo ha tenido elogios para Vladímir Putin, a quien ubicó en un auténtico seleccionado de la política mundial junto a figuras como Fidel Castro, Hugo Chávez, Evo Morales y Daniel Ortega.

Tras una rápida revista a los nombres de las figuras con las que Maradona ha tenido polémicas y duras frases, Capriles podría darse con una piedra en los dientes tan solo por haber sido nombrado por el legendario futbolista.

_______________________________

Por Clodovaldo Hernández / Supuesto Negado