METROCABLE DE SAN AGUSTÍN: TODOS SABEN LO QUE PASA PERO NADIE CONCUERDA

Algo está pasando en el barrio de San Agustín. Desde enero de este año, dos de las cinco estaciones el Metrocable se encuentra paralizadas.

Hay quienes dicen que se trata de un grupo de Dj’s que están armando sus minitecas con piezas del sistema, hay quienes dicen que se trata de una banda delictiva de menores de edad, y hay quienes dicen que sólo se trata de un mantenimiento programado.

Lo cierto es que está trabajando a media máquina.

“La guaya tiene tres huecos y no lo arreglan sino hasta abril”, apuntó un señor que estaba vigilante en la solitaria estación Hornos de Cal, una del quinteto de terminales que también conforman Parque Central, La Ceiba, El Manguito y San Agustín, estas dos últimas no prestan servicio comercial.

El cierre, dice una ama de casa que habita en la comunidad de San Agustín, ha ocasionado que amigos de lo ajeno se apropien, poquito a poco, de materiales de construcción e implementos necesarios para el mantenimiento del Metrocable, resguardados en las estaciones La Ceiba y El Manguito.

Por su parte, trabajadores del Sistema refieren la suspensión del servicio en estas estaciones a un mantenimiento programado que se realiza cada 6 meses y que es rutina.

“Se las venden a los Dj’s”

“En la comunidad se observa que estos implementos están siendo vendidos a los Dj’s, y se ven en cornetas, en fiestas. Las usan como adornos”, dice una joven madre, asidua usuaria del Metrocable, quien asegura que un grupo de adolescentes “armaron una bandita” y comenzaron a sacar de los funiculares las tablillas de los asientos de madera y las gomas de las puertas.

“Esos niños son familiares de la gente de la misma comunidad, Consejos Comunales, Clap. Esto lo hacen más tarde en la noche, cuando sube poca gente”, dijo.

Por otra parte, Dayana Carrasquel, vocera del Consejo Comunal Avanzada Comunitaria, dice que eso “es mentira que estén desvalijando las cabinas. Los niños son los que han dañado las cabinas, parten las varillas o los asientos, pero no hay ninguna banda. Muchos de ellos se han sancionado pero eso no pasa más de ahí”, aseguró.

Ella hace vida en el sector La Charneca y le queda cerca la estación Hornos de Cal. “Nosotros en San Agustín ya estamos adaptados. Es una forma de vida. Yo soy una de las personas que pelea por el Metrocable, porque nos costó el sacrificio, las lágrimas, de muchas personas que fueron involucradas trabajando para sacar adelante este proyecto, y debemos quererlo, cuidarlo y empoderarnos. Es una lucha de muchos, pero somos pocos”.

Pero hay sanagustineros que aseguran, se están robando algo más que “tablitas y gomas”.

La madre de tres chamos, que prefirió no usar su nombre, visita a su familia asiduamente que vive en El Manguito. Desde diciembre pasado, comentó, no usan el Metrocable, pero solían hacerlo para salir del barrio.

“Se están robando las cosas del Metrocable, instrumentos y materiales de construcción almacenados en las estaciones La Ceiba y El Manguito”, denunció.

Los malhechores aprovechan la hora de la madrugada para llevarse lo más pesado, por ello está segura que no son habitantes de la comunidad. “Se ve cada día más vacío el espacio donde se están robando las cosas”.

“Yo estoy preocupada porque el Metrocable significó un cambio diametral para toda la gente de San Agustín. Chávez fue al barrio, inauguró las Terrazas del Alba. Debería tener resguardo por parte de la policía o la Guardia, pero ahí los que salen son los operadores, y ellos ¿qué pueden hacer? Nada, son chamos que están allí trabajando”, puntualizó.

No es hermetismo

Un trabajador del Metrocable San Agustín en cuanto al tema de los robos dijo: “Yo no te puedo decir si es verdad, o es mentira, no es hermetismo, pero nadie se está robando nada, no hay ninguna banda que esté desvalijando las estaciones cerradas, eso es falso”.

Comentó a Supuesto Negado que la paralización del servicio en las estaciones La Ceiba, El Manguito y San Agustín, responde a un mantenimiento programado y de rutina que ya se había realizado en el tramo Parque Central-Hornos de Cal, y que en este caso durará 6 meses aproximadamente. También dijo que este reportaje no podría salir sin permiso del Metro de Caracas.

Sin embargo, otro funcionario del sistema Metro de Caracas, aseguró sobre el asunto de los robos que “por ahí van los tiros”, sin responder a alguna otra pregunta.

Lo que sí es cierto es que el ministro del Poder Popular para el Transporte, Carlos Osorio, ha realizado en 10 días, dos visitas al sistema Metrocable San Agustín, para afinar detalles del mantenimiento enmarcado en el Plan Por Amor al Metro, que viene ejecutando esta cartera desde noviembre de 2017.

¿Qué es el Metrocable San Agustín?

Con 1,8 kilómetros de extensión, el Metrocable de San Agustín, el primero en su estilo en toda Venezuela, transporta a más de 15.000 pasajeros diarios, que antes de observar media Caracas desde sus cabinas, tenían como única vía de acceso hacia y desde las zonas más altas del barrio, una vía principal y una carretera recorrida por transporte de líneas privadas provenientes de la avenida Victoria o desde la Ruiz Pineda.

Fue inaugurado el 20 de enero de 2010 por el presidente Hugo Chávez, y desde esa fecha, con el funcionamiento al 100% de las cinco estaciones, logra un recorrido de aproximadamente 8 minutos, para que los sanagustineros puedan entrompar a la Gran Caracas o regresar a sus hogares en la popular parroquia caraqueña.

Cada funicular tiene capacidad para 8 pasajeros y tiene espacio suficiente para transportar personas en silla de ruedas y en camillas en caso de emergencias.

La pausa en el Sistema Metrocable de San Agustín, sea por una parada programada o por desvalijamiento de las estaciones, ha afectado la vida diaria de esta parroquia ubicada al este del centro caraqueño.

Dayana Carrasquel asegura que desde la estación Parque Central, están dispuestas unidades del Metrobús para el traslado de los ciudadanos a las zonas afectadas por el cierre “por tan solo 4 bolívares”, sin embargo, una ruta del transporte “cuatro ruedas”, no puede cumplir con el trayecto de 8 minutos que tarda en llevar a sus hogares a venezolanos desde el primer metrocable de Caracas.

________________________

Por Aimeg Garcia / Supuesto Negado