México acusó a Carolina Herrera de robar diseños de pueblos originarios

El gobierno mexicano acusó de plagio a la modista venezolana Carolina Herrera y al director creativo de su firma, Wes Gordon, por los diseños de su reciente colección, que sospechosamente se asemejan de forma casi idéntica a los bordados de varios pueblos originarios del país latinoamericano.

La secretaria de Cultura de México, Alejandra Frausto, envió este lunes una carta de reclamación a la casa de modas, informó la agencia Efe. En el texto, la funcionaria asegura que algunos de los patrones utilizados en la colección forman parte de la tradición ancestral de varias comunidades indígenas.

Al respecto, Frausto pidió a Herrera que dé una explicación pública sobre el asunto, y además le preguntó si las comunidades a las que copió recibirán algún beneficio de las ganancias por las ventas de las prendas.

Resort 2020 es el nombre de la colección de la casa Herrera, que está inspirada en América Latina,  en “un amanecer en Tulum, la luz de Lima, un paseo por la ciudad de México (…) o los colores de Cartagena”, tal como se mercadea, recuerda Efe.

Entre las prendas en cuestión se cuenta un largo vestido blanco que tiene bordados animales de colores brillantes que se entrelazan con flores y ramas. “El bordado proviene de la comunidad de Tenango de Doria (Hidalgo); en estos bordados se encuentra la historia misma de la comunidad y cada elemento tiene un significado personal, familiar y comunitario”, dice la ministra en el documento, citado por el diario español El País.

Otros dos casos se refieren al uso de bordados florales sobre una tela oscura como los que se hacen en Tehuantepec, Oaxaca.  Además, en un par de vestidos resalta el sarape de Saltillo (Coahuila). “En la historia de este sarape encontramos el recorrido del pueblo de Tlaxcala para la fundación del norte del país”, escribió Frausto.

No es esta la primera vez que una casa internacional de diseño de modas es acusada de robo por parte de pueblos indígenas de América Latina, pero sí es inédito que un gobierno se involucre en la reclamación.

Según Frausto, es un caso ejemplar para dar el debate sobre el tema de los derechos culturales y la apropiación del patrimonio por parte de las grandes corporaciones.

Herrera aún no ha contestado públicamente al respecto de la polémica, que todo este miércoles estuvo de primera en las tendencias de las redes sociales de Venezuela.

México, por su parte, no ha dado a conocer si llevará la queja a instancias tribunalicias.

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado