[Editorial] México: Uno menos para el Grupo de Lima

AMLO

Memoricen bien el nombre de Andrés Manuel López Obrador, pues el nuevo presidente de México dará mucho de qué hablar y será el titular de muchas portadas de aquí en 6 años más. El candidato de la izquierda mexicana rompió finalmente el cerco electoral que la derecha impuso en su país desde hace décadas y abre un nuevo mundo de posibilidades políticas tanto para la nación norteamericana como el resto del continente.

Además de la derecha doméstica, el otro gran perdedor de esta jornada es el Grupo de Lima, que poco a poco parece disolverse entre los problemas internos de sus países miembros o el cambio interno en sus representaciones políticas. La llegada AMLO a la jefatura de Estado mexicana seguro se traducirá en una gestión que buscará ocuparse de lleno de sus asuntos internos y menos de lo que ocurre aquí en Venezuela, el eterno comodín de los mandatarios del continente y/o el mundo para evadir sus propios embrollos.

Ahora, dependiendo de qué tan radical quiera ser AMLO en propiciar cambios en México, hay que tener claro que no la tendrá fácil: primero, puertas adentro, tiene un país dominado institucionalmente por la maquinaria del PRI y el PAN y, caminando cerca de ellos, el poder que ejerce el narcotráfico en diversos niveles de la sociedad mexicana. Y luego, no podemos olvidar a su vecino próximo: Donald Trump, que aunque tiene varios frentes abiertos actualmente, seguro no estará contento con este triunfo de la izquierda mexicana y arreciará sus políticas migratorias y comerciales contra México. Esperemos que como la oncena mexicana en el Mundial, AMLO sepa jugar la difícil justa que le viene y saber anotar triunfos a su favor.