Más de 40 mil muertes en Venezuela son responsabilidad de Trump

El Centro para la Investigación Económica y Política (CEPR, por su sigla en inglés), publicó un nuevo informe en el que asegura que al menos 40 mil muertes ocurridas en Venezuela, desde el año 2017, serían responsabilidad de las sanciones impuestas por el Gobierno de Donald Trump para provocar la salida del presidente Nicolás Maduro del poder.

La investigación –realizada por el director de la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y exasesor especial del Secretario General de este organismo, Jeffrey Sachs y el economista Mark Weisbrot– asegura que, según la Encuesta Nacional sobre Condiciones de Vida (ENCOVI) que es realizada anualmente por tres universidades venezolanas, hubo un aumento del 31 por ciento en la mortalidad general entre 2017 y 2018.

Detalla el documento que uno de los objetivos de las sanciones es privar a la economía venezolana de miles de millones de dólares de divisas necesarias para pagar importaciones esenciales para el país, como lo son medicinas, insumos médicos y alimentos.

“Las sanciones implementadas en 2019, incluido el reconocimiento de un gobierno paralelo, aceleraron esta privación y también aislaron a Venezuela de la mayor parte del sistema de pagos internacionales, lo que puso fin al acceso del país a estas importaciones esenciales. No hay duda de que las sanciones impuestas desde agosto de 2017 han tenido graves impactos en la vida y la salud de los venezolanos”, señala el informe.

Asimismo, revela que el creciente colapso de los ingresos por exportaciones, y por tanto las importaciones, también ha creado problemas masivos de salud pública relacionados con la falta de agua y saneamiento.

“Las importaciones de alimentos han disminuido considerablemente junto con las importaciones generales. En 2018 se estimaron en sólo dos mil 460 millones de dólares, en comparación con los 11 mil 200 millones en 2013. Se espera que caigan aún más en 2019, lo que contribuirá a la desnutrición y el retraso del crecimiento en los niños”, denuncia el CEPR.

Igualmente, explica que las sanciones unilaterales impuestas por la administración Trump son ilegales en virtud de la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA), especialmente de acuerdo a lo establecido en los artículos 19 y 20 del Capítulo IV. También son ilegales según la Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros tratados firmados por los Estados Unidos.

“Las sanciones también violan la ley de los Estados Unidos. Cada orden ejecutiva desde marzo de 2015 declara que Estados Unidos sufre una “emergencia nacional” debido a la situación en Venezuela, país al que considera una amenaza inusual para su seguridad. Esto es requerido por la ley de ese país para imponer tales sanciones, y la emergencia nacional se invoca bajo la Ley de Emergencias Nacionales de 1976. Esta es la misma ley que el presidente Trump invocó en febrero de 2019 al declarar una emergencia nacional para eludir la apropiación del Congreso de fondos para construir un muro a lo largo de la frontera con México”, reza el informe al tiempo que asegura que no hay fundamento para ninguna de estas declaraciones.

2019, año del recrudecimiento de las sanciones

Las sanciones aún más severas y destructivas para Venezuela, describe el informe de Sachs y Weisbrot, fueron establecidas por la orden ejecutiva 13857 del 28 de enero de 2019 y las subsiguientes del mismo año.

“Estos decretos crearon un conjunto de sanciones financieras y comerciales que son incluso más restrictivas que las órdenes ejecutivas mismas. Las declaraciones de la administración indicaron que el propósito de las sanciones era provocar una rebelión militar para derrocar al gobierno”, asegura la investigación.

De acuerdo con el documento presentado por el CEPR, las sanciones encajarían en la definición de castigo colectivo de la población civil, tal como se describe en las convenciones internacionales de Ginebra y La Haya, de las cuales los Estados Unidos son signatarios.

________________________________

Por Andreína Ramos Ginés / Supuesto Negado