MILITANTES DE COLECTIVOS: “NO ANDAMOS EN UNA ONDA DE MATAR GENTE”

El 11 de abril del 2002 la oposición denunció a los Círculos Bolivarianos como responsables de 19 muertos y 37 heridos que dejó el golpe de Estado de Carmona Estanga.

15 años después la historia se repite. La oposición ha generado manifestaciones violentas desde hace más de dos meses que han dejado más de 60 muertos.

Ahora culpan a los colectivos y los acusan de ser responsables de la violencia que se genera en todas las protestas convocadas por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Supuesto Negado conversó con Bárbara Martínez, integrante del colectivo Fuerza Patriótica Alexis Vive de la parroquia 23 de Enero en Caracas, quien de entrada asegura que la oposición nunca ha creído en un país con democracia participativa y protagónica.

Yo quisiera que me explicaran cómo se genera violencia de un lado de la ciudad

donde los colectivos no tienen incidencia y del otro lado de la ciudad no pasa

nada

“No es nuevo que intenten satanizar a los colectivos, les interesa un sujeto organizado a quien puedan satanizar para echarle la culpa de una violencia que generan ellos. Yo quisiera que me explicaran cómo se genera violencia de un lado de la ciudad donde los colectivos no tienen incidencia y del otro lado de la ciudad no pasa nada. Ellos están en un municipio, y hay que decirlo así, dos municipios con dos calles, y no es toda Venezuela”, expresó Martínez.

Por su parte, Lucía Ruíz, integrante del colectivo Cacique Urquía, que también hace vida en el 23 de Enero, recuerda que en el caso de su parroquia son las luchas populares las que han dado cabida al colectivo. “El colectivo es la garantía del sostenimiento de la revolución. El colectivo tiene una vertiente importante que es la formación ideológica acompañada de la acción de un pueblo organizado. Nosotros somos la garantía de que ellos no van a llegar nunca a estos espacios”.

Ambas reiteran que estas organizaciones sociales no se acercan a las marchas opositoras a intimidar a nadie, ni a generar violencia, “esa es la matriz que ellos quieren imponer para justificar sus agresiones”, asegura Martínez.

Nosotros sí sabemos lo que es poner orden y voltearles el proceso como se les volteó el 13 de abril.

Dejen quieto al que está quieto

Temen que en los próximos días se agudice la protesta violenta de la oposición. “Se agudizarán las manifestaciones porque ellos tienen una maquinaria fuerte y manejan recursos económicos, ¿cómo se financia una guerra?, ese financiamiento viene por aliados internacionales”, recuerda Ruíz.

Martínez y Ruíz coinciden en una frase: dejen quieto al que está quieto. No lo dicen como amenaza, ni como advertencia, pero sí con insistencia ante la certeza: “Nosotros sí sabemos lo que es poner orden y voltearles el proceso como se les volteó el 13 de abril. Nosotros sí sabemos lo que es vivir la represión y la violencia; le decimos a la gente de oposición que no jueguen a la guerra, porque la guerra no es buena. Este pueblo tiene la capacidad de pelear, pero no en función de exterminar al otro, sino en función de la defensa de lo que creemos y lo que hemos construido”, explica Martínez.

Le decimos a la gente de oposición que no jueguen a la guerra

Lucía Ruíz comparte esa afirmación que es casi una predicción: “Aquí no han salido todavía los colectivos y no hemos salido porque no se han vulnerado o sobrepasado algunos espacios de defensa, en el momento en que eso se vulnere y las fuerzas de control del Estado no pudieran, por supuesto que hay un pueblo que va a responder”.

Los muertos es por irresponsabilidad de un acto de odio

Las manifestaciones opositoras han dejado unas 67 muertes, según el último registro del Ministerio Público. Entre ellas hay 3 efectivos policiales asesinados, 3 personas linchadas e incineradas, 9 muertos por barricadas, 17 víctimas que transitaban cerca de alguna manifestación pero no participaban de ella, entre otros.

La mayoría de las víctimas y manifestaciones de Caracas se han registrado en los municipios Chacao y Baruta.

Martínez lamenta estas muertes, independientemente que sean o no opositores o chavistas. Los muertos ocurren por “la irresponsabilidad de un acto de odio”. Cree que hay muertos más “mediáticos” que otros.

“Aquí hubo un linchamiento, quemaron a alguien, y nadie se ha pronunciado, son venezolanos y venezolanas”, lamenta.

Agregó que los muertos no son de los colectivos “porque no andamos en una onda de terror, de matar gente, de poner guayas para degollar motorizados, en una honda de implantar el terror en una comunidad que es afecta a ellos. Hay una comunidad afecta a ellos que está cansada de tener que saltar barricadas para llegar a sus sitios de trabajo. ¿Dónde se ha visto que una gente tiene que estar sitiada así por el capricho de alguien y que haya una comunidad internacional que no entiende esto?”.

En pie de lucha

Ambas dirigentes aseguran que desde los colectivos hay diferentes maneras de defender la Revolución. Coinciden que la coyuntura política actual obliga a actuar con prudencia, pero son enfáticas al insistir que se mantienen en pie de lucha.

“Si nosotros tenemos que expresarnos a través de las ideas, lo haremos, pero si tenemos que expresarnos a través de otras vías lo haremos también (…) porque este pueblo organizado saldrá a la calle a defender la revolución a capa y espada”, advierte Lucía Ruíz.

Asegura que hay mecanismos del Estado para la defensa de la revolución, “pero nosotros también tenemos maneras de dar respuesta, ahora, ¿cómo la vamos a dar? No te lo puedo decir, si es en armas o no, porque en este momento eso sería panfletario de mi parte”, dijo.

Bárbara Martínez se afana en aclarar lo que parece una respuesta a quienes los incriminan de violentos. “Hay un pueblo que se ha defendido. Porque la defensa se hace no solo desde el arma como un recurso, la defensa también está en la construcción cotidiana, en el uso de la palabra”.

________________________

Por Miranda Rojas / Supuesto Negado