MWC2019: El evento que explica por qué recrudeció guerra contra Huawei

Fueron pocos los ejecutivos de los gigantes tecnológicos que en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, el pasado mes de febrero, se quisieron fotografiar junto a los jerarcas de Huawei. Sin embargo, la empresa china no necesitó de artilugios publicitarios ni de amistades influyentes para demostrar por qué es el nuevo adalid de la telefonía móvil.

Tal vez por tanta muestra de solidez a pesar de la intensa campaña para dañar su imagen, es que dos meses después Donald Trump les lanzó toda su artillería.

La MWC 2019 fue la vitrina donde Huawei hizo gala de sus avances en la red 5G, la tecnología que promete cambiar el mundo; también mostró por qué se encamina a ser el máximo vendedor mundial de teléfonos celulares con equipos que superan a cualquiera de sus competidores; y para colmo se lució con un discurso abiertamente provocador en el cual dejó siempre claro que incluso vetados por Estados Unidos –el país que lleva casi cuatro años en abierta persecución contra la marca- a ellos les iría igual de bien.

Adelantos en 5G

A estas alturas ya está claro que la guerra comercial de Donald Trump contra China tiene como trasfondo la carrera en el desarrollo de la red 5G, en la que los asiáticos llevan amplia ventaja.

Para demostrar que sus avances no se quedan solo en el discurso, la empresa asiática realizó en Barcelona la primera llamada telefónica soportada al cien por ciento en la quinta generación de telefonía móvil. Lo hizo con uno de sus nuevos celulares 5G, el Huawei Mate X, y con tecnología enteramenta salida de esta casa tecnológica. Es decir, dijo con hechos que tienen el tema controlado.

La llamada estuvo operada por la empresa española Vodafone, que se desplegó en el centro de la ciudad catalana y logró enlazar con videollamadas a varios periodistas. En las pruebas en movilidad se alcanzaron velocidades de descarga de hasta 1.7Gbps, reseñó el diario El País.

Este avance deja en pañales a las empresas de EEUU. Apple, su productor de teléfonos celulares más exitoso y principal competidos de Huawei en ventas, aún no presenta ningún equipo capaz de levantar la red 5G.

“Huawei es imprescindible para el 5G europeo. Y por eso, los presidentes de las operadoras puede que no se hagan fotos con sus colegas de Huawei pero sacan la cara por el suministrador chino. Como el consejero delegado de Vodafone, Nick Read, que no ha dudado en advertir del peligro de un posible veto a Huawei reduciría peligrosamente de tres a dos el número de suministradores de red (Ericsson y Nokia) y retrasaría al menos en dos años los planes de despliegue de 5G”, dice una reseña hecha por El País.

Huawei no solo es la empresa que más avanzada tiene las investigaciones para el despliegue de la red 5G con miras a 2020, sino que además es una de las cuatro empresas chinas que lideran ese trabajo, frente a apenas dos estadounidenses, Qualqumm e Intel, que están lejos en el raking.

Vendedor revelación

En el MWC 2019 también se mostró por qué Huawei es la empresa de celulares que más ha crecido globalmente en lo que respecta a ventas y aceptación del público. De hecho, su teléfono Huawei Mate X, un celular de pantalla plegable, fue la vedette de la convención.

Además de levantar 5G, sus pantallas multifuncionales, cámaras, capacidad de almacenamiento y memoria y rapidez al cargar, dejaron atrás a sus cercanos competidores.

En oposición, ninguna empresa estadounidense figuró entre las más vistosas del encuentro, no hubo equipo norteamericano que resaltara, y Apple, que es la empresa que podría haber propiciado un pulseo con algún nuevo iPhone, no participó.

Energizer trató de sacar la cara por Norteamérica con dos celulares, uno de pantalla plegable que no se comparó en características técnicas con el Mate X, y otro que presumió de ser el que posee la batería más durable del mercado, que podría tener carga hasta por 50 días encendido, pero de unas dimensiones tan incómodas que no pasó de considerarse una atracción de circo.

Verbo encendido

Y como si fuera poco el haber enrostrado sus avances en 5G y teléfonos móviles, Huawei también llegó a Barcelona con ejecutivos que no tuvieron pruritos en hablar de política y en mofarse de EEUU por la carrera que le están ganando.

“No tienen ninguna prueba, no tienen nada”,  dijo en su conferencia Guo Ping, presidente rotatorio de Huawei en referencia a las acusaciones de espionaje.

Una crónica de El País lo resumió así: “El máximo ejecutivo, dejando por un momento la tradicional prudencia china, tiró de ironía y destacó que, por una vez está de acuerdo con Trump en que Estados Unidos necesita más velocidad de conexión para sus redes móviles. ‘Nuestras redes son cinco veces más rápidas que las de EEUU. Nunca antes nos habían hecho tanto caso. Algo debemos estar haciendo bien‘, bromeaba ante un público enfervorizado, mayoritariamente compuesto por directivos chinos, destacando luego que solo el año pasado han invertido en innovación 15.000 millones de euros”.

El jefe de Huawei presumió: “Somos la única compañía que podemos desplegar 5G a gran escala. (…) No podemos dejar la seguridad en manos de los políticos. Estados Unidos no representa a todo el mundo; Huawei puede seguir sin Estados Unidos”.

Lo secundó Vincent Pang, presidente para Europa Occidental de Huawei, quien resintió que en un evento de esas características no se le diera preminencia a los temas que los convocan.

“No deberíamos hablar de política en torno a 5G, sino de tecnología”, dijo, igual sin rehuir a las acusaciones de EEUU. “Llevamos 15 años en Europa y en todo ese tiempo solo puedo decir que hemos mantenido buenos lazos con los operadores, hemos respetado las leyes locales todo el tiempo y nunca ha habido un solo problema de seguridad con nuestros productos”.

A la fecha, ante la arremetida descarnada de Donald Trump sobre la marca, Huawei contesta con la misma determinación. Ante las acusaciones de espionaje, pone su sistema a la orden de quien quiera revisarlo; ante el veto de Google informa que ya tiene listo su propio sistema operativo que amenazará con destronar a Android; y ante el intento de manchar su nombre, con su advertencia de que junto al gobierno de Xi Jinping agotará las vías jurídicas y diplomáticas disponibles.

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado