NEUTRALIDAD DE LA RED: POR QUÉ DEBE IMPORTARNOS QUE LA ELIMINEN

Neutralidad de la red: Por qué debe importarnos que la eliminen

En menos de un mes la administración de Trump ha llevado adelante tres medidas, igual de importantes, que benefician directamente a los aliados, financistas y hasta la familia del presidente: el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, una masiva reducción de impuestos y la eliminación de la neutralidad del internet.

Se entiende que las dos primeras que sean graves, pero:

¿Qué es la neutralidad del internet y como puede ser tan importante como las otras dos medidas?

Neutralidad

Cuando un herido entra a una clínica, médicos y enfermeras no se preguntan si es un policía o un criminal, si es ateo o cristiano o cuál es su posición política: lo atienden porque la clínica es neutral respecto a quien atiende y tiene que atender a todos de la misma manera.

En una carretera las mismas reglas y límites de velocidad aplican para un camión, una limosina y un carrito familiar, porque las carreteras son neutrales a qué tipo de vehículos las circulan.

Lo mismo ocurre con el internet: no se discrimina entre cuáles usuarios y cuáles contenidos navegan por ella.

La neutralidad es un principio rector de las reglas de navegación en internet desde el nacimiento de la red, pero el término fue acuñado por el profesor Tim Wu de la Universidad de Columbia en 2003. Neutralidad de red es el principio según el cual los proveedores de servicios de internet y los gobiernos que la regulan deben tratar a todo tráfico de datos que transita por la red de igual manera.

En la práctica esto se traduce en prohibiciones que, hasta el viernes pasado, estuvieron vigentes en los EEUU:

  • No cobrar a los usuarios una tarifa distinta según el contenido, plataforma o aplicación a la que accedan, ni según el tipo de dispositivo que utilizan para el acceso.
  • No darle velocidad preferencial a ciertos contenidos o páginas respecto a otros.
  • No bloquear, censurar o impedir el acceso a ningún tipo de contenido.

Este principio hecho ley por Obama en 2015, ordenando a los proveedores de servicios en Internet y a los gobiernos que lo regulan a tratar a todos los internautas por igual.

De esta forma, las compañías de telecomunicaciones tenían prohibido bloquear contenido o reducir la velocidad del tráfico según el perfil de cada internauta.

¿Cuáles son las consecuencias de que el internet deje de ser neutral?

Las hay de todo tipo y afectan tanto a la competencia económica como a la libre expresión.

Ahora los proveedores de internet pueden darle una velocidad mayor, por ejemplo, a las redes sociales. Más para disfrutar de esa velocidad habría que pagar, como en la tv por cable, un paquete aparte para que el usuario pueda disfrutar de un servicio más amplio.

Como para alcanzar velocidades óptimas ahora habría que pagar mucho más, pequeñas empresas y usuarios, estarían en desventaja respecto a grandes empresas ya consolidadas.

Si un gran proveedor de contenido, como Disney o Warner, es propietario de un proveedor de internet, podrá darle mayor velocidad a sus propios contenidos.

En el campo de la libertad de expresión, por ejemplo, los proveedores de internet ahora podrán bloquear contenidos que no les gusten o interesen y esto abarca también a los programas: se podrían bloquear los programas p2p, con los que funcionan los torrents y las criptomonedas, si así lo quiere la compañía que ofrece el servicio.

El internet no ofrece solo textos, videos o imágenes: también programas que la gente usa en su día a día, con esta regulación –al menos en los EEUU– los proveedores de internet podrían bloquear o hacer más difícil el acceso a ciertos programas, por ejemplo, el acceso a los programas de código abierto y a las páginas de software libre.

Es un triunfo completo de los derechos de la propiedad.

Obra pública

Internet es la última de las grandes obras públicas de la historia.

Fue creada originalmente como una red de computadoras capaz de resistir una guerra nuclear: si un grupo de computadores era destruido la red podía seguir funcionando.

Luego, en los 70, organizaciones civiles empezaron a usar esa red, que como las autopistas y los acueductos romanos, era básicamente una obra pública.

En 1989 fue creada la World Wide Web, naciendo el internet tal como lo conocemos.

El internet y la web son realmente dos cosas diferentes, la primera corresponde al hardware y la segunda al software.

Internet es un conjunto descentralizado de redes interconectadas que utilizan protocolos TCP/IP. Gracias a este protocolo redes físicas muy diferentes pueden operar coordinadamente. Fue creada por el Departamento de Defensa de los EEUU en 1969.

La World Wide Web es un sistema de distribución de documentos de hipertexto interconectados y accesibles vía internet. No tiene que ver con el cableado y las infraestructuras sino con los programas y archivos.

La Web fue inventada en 1989 por el inglés Tim Berners-Lee con la ayuda del belga Robert Cailliau quienes trabajaban en la Organización Europea para la Investigación Nuclear, en Ginebra, Suiza.

El internet y la WWW han sido un caso único en que los liberales defensores de la libre competencia y la izquierda radical se han beneficiado mutuamente: hasta ahora ningún monopolio o gobierno podían dominarla, lo cual la hacía ideal tanto para la libertad de expresión como para la libre competencia.

Pero esa época dorada de la libertad del internet, empezó a terminar desde hace unos 10 años y el fin de la neutralidad es solo el último capítulo.

El Cartel

Tom Wheeler, quien fue director de la Comisión Federal de Comunicaciones entre 2013 y 2017, ve en esta medida una victoria de los lobbys de las proveedoras de internet.

En EEUU cuatro proveedores gigantes de los servicios de internet se reparten el 75% del mercado residencial. Se estima que 51% de los estadounidenses no tienen más que una opción a la hora de contratar un servicio de internet, cable o teléfono.

Pero a ese monopolio sobre el internet se une otro sobre la web.

A partir de 2007, cuando emergieron gigantes como Facebook y Google, toda la actividad en la web empezó a girar en torno a ellos: el acceso a otras páginas depende de los buscadores de Google (aunque antes habían cientos) y Facebook ha estado construyendo su red paralela.

La revista Wired cita a Craig Aaron del grupo Prensa Libre: “compañías como Google y Facebook han amasado mucho poder sobre lo que vemos y leemos cada día. Si eres un verdadero grupo de interés público que se preocupa sobre el poder de los medios como nosotros lo hacemos, tienes que estar pendiente de ellas”.

Desde hace años los miembros del movimiento blogger han denunciado cómo plataformas como Twitter y Facebook terminaron con una nueva edad de oro del periodismo independiente que inició a finales de los noventas y terminó, aproximadamente, 10 años después.

La inmensa acumulación de información privada que poseen google y Facebook constituye una de las reservas de riqueza más grandes del mundo y puede ser manejada casi a voluntad por esas empresas.

A esto, se une ahora la eliminación de la neutralidad que da un enorme poder a los proveedores.

Una ola de fusiones y compras entre las corporaciones de comunicaciones ha dado un enorme poder a gigantes como Comcast y Verizon. El temor es que haya una alianza entre los proveedores de internet y los productores de contenido (como Disney o Warner) que genere un monopolio definitivo: ya Comcast ha tratado de comprar a Warner y ha propuesto fusionarse con Disney, corporación ya gigantesca que, en este mes, compró la mayoría de las acciones de Fox.

Como habían previsto voces agoreras desde hace años, el internet se está convirtiendo, de una red mundial, en una madeja de redes locales. Las consecuencias las pagarán los usuarios con su dinero y con su libertad de expresión.

Y no solo en los EEUU.

_________________________

Por Fabio Zuluaga / Supuesto Negado