LA FRUSTRACIÓN DE LOS NINGUNEADOS DEJA CICATRICES EN EL CHAVISMO

candidatos del chavismo

Ninguneados. La palabra suena como un latigazo y despierta oscuros resentimientos. Es el calificativo que les corresponde a quienes han intentado ser candidatos del chavismo al margen de las fórmulas postuladas por la Dirección Nacional.

En el proceso municipal en curso saltaron a la escena nacional varios de esos casos, aunque se presume que haya muchos más ardiendo en las interioridades de las regiones y localidades.

Las situaciones más polémicas han sido las del municipio Libertador del Distrito Capital, donde dos candidatos revolucionarios alternativos (Eduardo Samán y Oswaldo “Mango” Rivero) sufrieron los rigores que implica la unidad chavista; y la del constituyente comunero Ángel Prado, quien intentó en vano que la soberana Asamblea Nacional Constituyente lo autorizara a ser candidato a la alcaldía del municipio Simón Planas, de Lara.

Samán

De los tres, solo Samán logró el objetivo de salvar su candidatura, gracias al apoyo de varios de los partidos y movimientos del Gran Polo Patriótico. “Él es el candidato de los ñángaras”, resumió un constituyente que pidió, con aire humorístico, no ser nombrado “para que no me anoten en el libro de los rencores”.

La expresión ñángaras (acuñada, con ánimo despectivo, por los dirigentes de Acción Democrática para referirse a los radicales de izquierda de los años 60) tiene buena base semántica, pues la opción de Samán subió a bordo de una coalición en la que figuran el Partido Comunista, Patria Para Todos, Redes, Partido Revolucionario de los Trabajadores y movimientos como Corriente Marxista Internacional, Bravos del Sur, Voces Antiimperialistas Movimiento Gayones, Izquierda Unida, Frente Müller Rojas y Círculo de Estudios Revolucionarios.

“Estamos convocando a la guerra de todo el pueblo contra los factores de la guerra económica y Samán es la persona indicada para dirigirla”, dijo Rafael Uzcátegui, secretario general del PPT.

En tanto, Oscar Figuera, secretario general del PCV, expresó que “Samán ha demostrado que no se raja, que tiene valores, que tiene principios, que tiene dignidad”.

Samán, quien fue presidente del desaparecido Instituto Nacional para la Defensa de los Derechos de las Personas en el Acceso a Bienes y Servicios (Indepabis), adquirió en ese cargo reputación de funcionario comprometido y severo ante los empresarios especuladores y acaparadores. Luego de su remoción (nunca bien explicada) ha intentado alcanzar una responsabilidad de elección popular. Su anterior postulación fue a la Asamblea Nacional Constituyente por el Distrito Capital, una contienda en la que se impuso cómodamente la plancha postulada por el PSUV.

 Mango

“Mango”, en tanto, era un candidato con ascendiente en la izquierda de los barrios y en la juventud del partido, debido a su participación en el programa Zurda Konducta. Sin el respaldo de aparato alguno, su opción se disolvió rápidamente.

El comunicador popular, que se ha batido en las calles más calientes en la cobertura de eventos opositores, esta vez dirigió su verbo contra  la dirección de la Revolución, sobre la que señaló que “son los mismos diez carajos de siempre, que los cambian de un ministerio a otro a cada ratico, una oligarquía disfrazada de rojo”.

Durante sus protestas, Rivero se dirigió incluso de manera directa al presidente Nicolás Maduro, instándolo a oír la voz de las bases populares y advirtiéndole que después de las municipales va a necesitar ese apoyo profundo porque habrá llegado el tiempo de “ponerle aceite a los fusiles”.

La candidata del PSUV en Libertador (Caracas) es Érika Farías.

El comunero Prado

El caso de Ángel Prado es ligeramente distinto. Este vocero de las comunas del estado Lara quiso postularse a la alcaldía del municipio Planas (capital Sarare). Primero lo intentó por iniciativa propia, pero el Consejo Nacional Electoral no permitió ese tipo de postulaciones para este tipo de elección (deben hacerlo organizaciones con fines políticos). Prado logró entonces el apoyo de varios de los partidos del Gran Polo Patriótico, pero entonces se le señaló que los constituyentes debían contar con la autorización de la directiva de la ANC para ser postulados candidatos a alcaldes. Los comuneros se movilizaron hasta la sede de la ANC en Caracas para solicitar la autorización, pero le fue negada.

El candidato del PSUV en Planas es Jean Ortiz.

Cicatrices

Las quejas de Samán, Rivero, Prado y de otros dirigentes (en casos que han tenido menos difusión pública) han sido respondidas por la dirigencia nacional revolucionaria con diversas críticas a estos, y cuestionamientos a su lealtad política.

En el caso de Samán, en algunos círculos sacaron a relucir supuestas denuncias en su contra, que habrían sido la causa de su separación del gobierno hace ya varios años. No se ha explicado por qué tales acusaciones no han sido ventiladas anteriormente. También se le ha acusado de tener ambiciones personales y cierto egocentrismo.

De Rivero, en tanto, se ha dicho que se le subieron a la cabeza los humos de la televisión, que enferman a cualquiera.

En cuanto a Prado, se comentó que debía dedicarse a la ANC, una responsabilidad mucho más trascendente que la de una alcaldía. Este argumento, que luce bastante serio, no se aplicó a los candidatos a las gobernaciones ni a la candidata a la alcaldía caraqueña, Érika Farías, también constituyente.

Quedará un sabor amargo, aunque muchos lo racionalizarán diciendo que es una muestra del debate interno y de la muy guevarista irreverencia en la discusión. Lo cierto es que al menos en los casos señalados quedó claro que el proceso de selección de candidatos a los cargos de elección popular es uno de los temas pendientes dentro del Partido Socialista Unido de Venezuela y del chavismo, en general.

__________________________

Por Clodovaldo Hernández / Supuesto Negado