Niño Jesús o San Nicolás: ¿quién recibe más cartas?

Niños

¿Santa o el Niño Jesús? Es la pregunta que muchos de nuestros niños, expuestos a internet y a la televisión por cable, se hacen y les hacen a sus padres. 

Hasta hace algunos años no cabía duda, el que traía los regalos era el Niño Jesús y punto. Pero ahora esta especie de dualidad cultural que cada día crece más, esta especie de sobreexposición informativa, ha causado que muchos pequeños duden de las tradiciones venezolanas.

Un equipo de Supuesto Negado se fue a dos centros comerciales de Caracas, el Sambil y el Tolón, para preguntarle a los padres y a los niños a quién le pedirían su presente en esta Navidad.

La mayoría de los niños y padres votaron por el Niño Jesús como el benefactor de estas navidades y también algunos padres contaron cómo cada vez es más difícil “engañar” a sus hijos, que cada vez hacen más preguntas lógicas.

“Mis hijos le piden regalos al Niño Jesús. Todo el año les decimos que se tienen que portar bien o si no el Niño Jesús no les trae regalos. Hace poco estaban reacios a ordenar sus juguetes y les dije que le iba a decir al Niño Jesús, porque yo les digo que le mando notas de voz al Niño Jesús diciéndole cómo se van comportando; entonces Miguel, que es el más pequeño, me pregunta que si el Niño Jesús es un bebé, y yo le dije que sí, pero que igual sabía cómo se comportaba, y él me respondió que los niños pequeños no usan teléfonos”, cuenta María, madre de dos niños de seis y ocho años.

Un caso similar es el de José, padre de un varoncito de seis años llamado Miguel. Explica que su hijo está más interesado en el regalo que en la propia fantasía de quien lo trae, pero que se ha visto en situaciones incómodas cuando le ha preguntado cosas como: ¿el Niño Jesús nace en diciembre y muere en Semana Santa?, o ¿cómo hace el Niño Jesús para transportar los regalos si es un bebé recién nacido?

“Mi hija estudia en un preescolar en el este, en Chuao.  Allí el Niño Jesús no existe, como debe ser, es absurdo. Le enseñan que es Santa el que trae los regalos, así que ella le escribe a él”, fue la opinión de Virginia, habitante del municipio El Hatillo.

Los niños también hablan

Algunos niños como Augusto, de seis años, también tienen dudas. Este pequeñito, que vive en el 23 de Enero, le dijo a Supuesto Negado que él no podía comprender cómo el Niño Dios, que su mamá le dijo que tenía un año, podía entrar a su apartamento en el segundo piso. “¿Tendrá copia de las llaves? Porque por la reja no cabe, ¿verdad?”.

Samantha tiene cinco años. Le gustan mucho unos peluches que salen en la televisión por cable y que cantan. Se los pidió al Niño Jesús, pero está preocupada de que no se los traiga, porque no sabe si en el Polo Norte, donde su mamá le dijo que vivía bajo el cuidado del señor y la señora “Clos”, vean ese canal.

Y para la pequeña Andreina, es más confuso aún. Sus padres le dijeron que Santa es el ayudante del Niño Jesús, una especie de caletero del mesías. Su problema radica en que pidió una bicicleta, y ella vive en el piso 13, en un edificio en Cochecito. No sabe si el gordo podrá subir hasta su casa, porque los ascensores no sirven o si le dejará su nuevo vehículo en el estacionamiento.

Pero pese a que el ganador sigue siendo el Niño Jesús, Santa, Santa Clos o Santa Claus se está metiendo poco a poco en el imaginario de los pequeñines, que cada día son más vivos, en parte gracias a la tecnología. 

Cada vez más son los videos de YouTube, series y comiquitas que lo representan como el repartidor de regalos y felicidad en la Navidad, dejando de un lado la figura del Jesús niño.

Esperemos que el próximo año el Niño Jesús y su tradición sigan.

Por Maya Monasterios / Supuesto Negado

Artículo publicado el 20 de diciembre de 2018