Nuevas sanciones de EE.UU. pondrían en “tres y dos” a los CLAP

Además de retener dinero del Estado venezolano para la compra de medicamentos, ahora el Gobierno de Estados Unidos, dirigido por el presidente Donald Trump, tiene en la mira a los Comité Locales de Abastecimiento y Producción de Alimentos (CLAP).

“Hagan lo que quieran hacer, Venezuela va a seguir con los CLAP, que pican y se extienden de la mano del pueblo, de la producción nacional”, señaló Maduro esta semana durante un recorrido por la feria de innovación y tecnología de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), en Caracas.

El Mandatario venezolano se expresó de esta forma porque el país del Norte sancionó a diez empresas de transporte marítimo que trasladaban comida a Venezuela como parte del programa estatal de los CLAP.

La medida contra las empresas es la primera parte de una cantidad de medidas que podrían poner en “tres y dos” el sistema de distribución de alimentos. Se trata, de acuerdo con agencias internacionales de información, de una nueva serie de sanciones y cargos criminales en la Justicia estadounidense contra efectivos militares, funcionarios civiles, y empresas venezolanas y extranjeras relacionadas al programa CLAP.

Este mecanismo de distribución de alimentos beneficia hasta el momento a 6 millones de familias venezolanas. Las sanciones, entonces, irían directo al estómago de millones de venezolanos.

Maduro cuestionó que factores de la oposición aprueben la intención de la Casa Blanca de aplicar medidas contra el programa subsidiado de alimentos, que actualmente tiene un costo de 2.500 bolívares soberanos.

Efectivamente, el enviado estadounidense para Venezuela, Elliot Abrams, indicó que EE.UU. prepara nuevas sanciones contra funcionarios venezolanos que presuntamente se hayan lucrado del CLAP.

“Definitivamente, anunciaremos más sanciones conforme avance el tiempo y estamos investigando con mucho cuidado la corrupción en el programa CLAP”, declaró Abrams a la agencia EFE.

Por Nancy Mastronardi / Supuesto Negado