Nuevo Windows 10 traerá incluido módulo en software libre

Lo que pareciera imposible acaba de ser anunciado. Microsoft, la empresa líder del llamado “software privativo”, y Linux, el sistema operativo adalid del software libre, alcanzaron una tregua y estarán juntos en la nueva versión del Windows 10.

Así lo anunció Satya Nadella, director ejecutivo de Microsoft, en la feria tecnológica para desarrolladores que la empresa lleva a cabo en Seattle, EE.UU.

Aunque la noticia es impactante, no toma del todo por sorpresa a los seguidores del acontecer en Microsoft, quienes han notado cómo Nadella, desde su asunción al cargo en 2014, ha estado trabajando en zanjar la guerra con el movimiento de software libre.

“Es un giro de guion sorprendente, pero del que había varias pistas. Microsoft, bajo la batuta de Nadella, no solo ha liberado el código de muchas de sus herramientas, sino que se ha mostrado más que dispuesto a llevar aplicaciones del entorno de Linux a Windows”, reseña el diario español El Mundo, que da cobertura al evento y que dice que en 2016 y 2017 ya la empresa había coqueteado con el software libre en algunas herramientas y lanzamientos.

Es así como la nueva versión del sistema operativo, aunque no sustituye su médula original Windows, vendrá con el núcleo de Linux instalado por defecto como complemento adicional, lo cual facilitará el trabajo a los desarrolladores que usen PC.

Esta funcionalidad permitirá utilizar muchas de las herramientas ya creadas para Linux dentro del entorno Windows, de modo que no será necesario instalar dos sistemas operativos en una misma máquina, como hasta ahora lo han hecho usualmente los programadores, o usar emuladores.

“Se trata de una versión del núcleo de Linux mantenida y administrada por Microsoft, pero basada en el código más reciente. Los desarrolladores podrán probarla a partir de este mismo verano y para los usuarios podría llegar en la actualización de otoño del sistema operativo”, destaca El Mundo.

Ahora falta escuchar la versión de los movimientos de software libre, y saber si consideran esta noticia como una conquista histórica o antes bien una afrenta y un intento por convertir a Linux en mercancía de la mayor corporación trasnacional de programas informáticos del planeta.

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado