Oposición dice que chavismo perdió curules por ejercer otros cargos públicos ¿y Guaidó?

El regreso de 38 de los 55 diputados del Bloque de la Patria a la Asamblea Nacional (AN) fue duramente atacado por la oposición que la controla, que acusaron a varios de los parlamentarios presentes de no ser aptos para ocupar su curul o, incluso, tomar el derecho de palabra, pues durante sus 29 meses de ausencia ocuparon otros cargos públicos en ministerios, gobernaciones y alcaldías.

Uno de los que salió a defender a la facción chavista, y en particular al diputado, constituyentista y exministro de Trabajo Francisco Torrealba, a quien le fue denegado el derecho de palabra por la Directiva de la AN, fue Pedro Carreño, quien aseguró que pese a que una veintena de diputados asumieron su puesto en la ANC y otros cargos en el alto Gobierno, incluyéndolo, el único ente capaz de decidir si pueden o no ejercer su diputación en el parlamento nacional es la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

“En el marco de la Constitución se establece que el último intérprete es la Sala Constitucional del TSJ. En ese sentido, ante el desacato (de la AN), será la Sala la que determinará si los diputados que han aceptado cargo público pierden su investidura”, afirmó.

En respuesta, Henry Ramos Allup, de Acción Democrática, le dijo a Carreño, en su característico tono: “ya no son diputados y punto”, arguyendo el artículo 191.

“Esa interpretación que usted hace de la Constitución creyendo que el Tribunal Supremo de Justicia en Sala Constitucional −si estuviera legalmente constituido, pero no lo está−, pudiera hacer una interpretación contra litteris. La Sala Constitucional no puede redactar el artículo 191 de la Constitución de manera distinta y decir que la Constitución prohíbe al diputado que haya aceptado un cargo público, perder la investidura”, dijo.

“Por añadidura, diputado Carreño, le quiero decir que esa Sala Constitucional es írrita, está en desacato, porque se conformó con magistrados express designados entre gallos y medianoche por la anterior Asamblea. Así que por lo írrito del órgano que pretende usted que interprete la Constitución, como por el planteamiento de fondo pretendiendo que se cambie el texto de la Constitución, usted no tiene razón, y los que fueron diputados y aceptaron cargos públicos, ya no son diputados y punto”, sostuvo.

En efecto, el artículo 191 de la Constitución contempla que “los diputados o diputadas a la Asamblea Nacional no podrán aceptar o ejercer cargos públicos sin perder su investidura, salvo en actividades docentes, académicas, accidentales o asistenciales, siempre que no supongan dedicación exclusiva”.

Sin embargo, en el calor del debate, la facción opositora nada mencionó de uno de los casos más conocidos de este tipo de “doble cargo”, el del propio presidente de la AN, el diputado Juan Guaidó, quien se autojuramentó como “presidente encargado” de la República Bolivariana de Venezuela, sin renunciar a su investidura.

Tampoco explicaron los casos de otros parlamentarios electos por la tarjeta de la extinta Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en 2015, como Julio Borges o de Miguel Pizarro, ambos de Primero Justicia, y quienes, además de estar fuera del país, abandonando sus curules, aceptaron las “designaciones” de Guaidó en su “centro de Gobierno” como “Comisionado Presidencial para Relaciones Exteriores” (una suerte de canciller), “embajador” en el Grupo de Lima y “comisionado especial ante la ONU”, respectivamente.

Ninguno de estos cargos y estructuras, aparecen dentro de la Constitución y las leyes, o forman parte de alguno de los cinco Poderes Públicos legalmente constituidos en Venezuela.

Por Maya Monasterios Vitols / Supuesto Negado