Oposición reconoce que la inflación está cediendo, incluso con el apagón

Una de las más grandes preocupaciones de las cabezas de familia en Venezuela, durante la agudización de la hiperinflación, ha sido el aumento constante y desproporcionado del precio de los alimentos. Ningún hogar con ingresos fruto de salarios modestos, puede costear estos incrementos que muchos comerciantes defienden con la excusa de “reposición de inventarios”. Sin embargo, desde febrero y lo que ya va de marzo, se ha producido una desaceleración, y en algunos casos un retroceso en el incremento de precios de algunos alimentos de la canasta básica.

Febrero registró una desaceleración importante en el fenómeno hiperinflacionario venezolano. Hasta el parlamento opositor al gobierno ofreció cifras contundentes de este registro. José Guerra, economista y diputado, miembro de la Comisión de Finanzas del Parlamento, anunció que la inflación mensual se redujo significativamente en febrero al pasar de 191,6 % en enero a 53,7 % el mes pasado, ello como consecuencia de la reducción de los precios en el sector alimentos, principalmente.

Sin embargo Guerra dice que no hay nada que celebrar, porque “una inflación de 53 % es una catástrofe para cualquier país”. Para el economista la reducción de los precios de alimentos obedece a una importante caída en el consumo de los principales rubros alimenticios, aunque reconoció que en el fenómeno jugó un papel muy importante la estabilización del mercado de divisas.

Por su parte, el sociólogo y experto en economía Luis Salas Rodríguez, coincide con Guerra pero asegura que la economía venezolana sufre un proceso de “empequeñecimiento acelerado”, en el cual los precios se han disparado de una manera tal, que se pierde la capacidad de compra. Para Salas los factores del bloqueo financiero comercial y el “estrangulamiento” que provoca la política cambiaria, son las principales causas de este fenómeno.

 El apagón y los precios

Muchos miramos incrédulos las vitrinas de algunos establecimientos comerciales durante los días que duró el apagón. La rebaja de precios en productos cárnicos, charcutería y otros bienes refrigerados, resultaba casi increíble en estos tiempos de hiperinflación. Algunos remataron kilos de estos productos colocándolos al alcance del pago en efectivo, ya que por motivos ya conocidos, los puntos de venta y otras formas de pago electrónico, no estaban operativos.

Aun así, el fenómeno de las “rebajas” fue lo que llaman “alegría de tísico”. Si bien algunos productos estuvieron al alcance de muchas familias que en otras condiciones no lo pudieran adquirir, la situación destapó otra de las “mañas” que la viveza criolla nos tenía reservados: la agudización de la dolarización de la economía.

Opina José Guerra que el apagón obligó a que mucha gente comenzara a cobrar en dólares de manera corriente, situación que en la práctica hizo disparar el precio de muchos productos. El apagón hizo que “algunos productos subieran fuertemente, significativamente de precios y se dolarizara más aún la economía”, evaluó el diputado opositor que asegura que el país vive un proceso de dolarización espontánea.

Entre tanto Luis Salas, no cree que este fenómeno sea tan espontáneo. “Se trata de una dolarización forzada, a la que el gobierno como ´sin querer queriendo´ está contribuyendo, o al menos su política económica lo hace”, reconoce.

Salas estima que este proceso no es responsabilidad directa del Gobierno, ya que existe toda una situación provocada que ha llevado la economía a este límite. “El problema de la política económica (del Gobierno) es que busca a su vez ajustarse a esta condición, como queriendo equilibrar”.

Explica que mientras no existan políticas económicas, que en verdad contrarresten el ataque, propiciará un escenario que siga favoreciendo a los desequilibrios que se están presentando como el ajuste de variables o la reducción del consumo. “El caso es que al ajustarse y reducirse, se pierde la capacidad de soportarnos a todos al mismo tiempo”, sentenció.

___________________________

Por Randolph Borges / Supuesto Negado