Panfletos en Bucaramanga promueven ataque contra venezolanos

La xenofobia contra los venezolanos en Colombia continúa aumentando. Ya lo habíamos visto en la localidad de Soacha (ubicada a 25.9 kilómetros de la capital, Bogotá) y ahora comienza a tomar también las calles de Bucaramanga, específicamente el barrio de San Alonso .

Allí, panfletos difundidos promueven el ataque contra los ciudadanos del país caribeño, a quienes se les describe en estos textos como delincuentes.

Los impresos anuncian que se comenzará a ejecutar una limpieza de la delincuencia que, según los promotores de esta campaña, está encabezada generalmente por venezolanos, y que igualmente sus acciones irán dirigidas a quienes les acojan o les proporcionen empleo.

“Llegó la hora de la limpieza para toda Bucaramanga. Gamines y ladrones que por lo general son venezolanos van para el piso”, dice un fragmento del panfleto.

El texto también advierte que los venezolanos que trabajen en establecimientos del sector deberán ser despedidos en las próximas 48 horas.

De acuerdo con el medio de comunicación colombiano El Espectador la amenaza fue firmada supuestamente por el bloque central Colombia de las Águilas Negras, un grupo paramilitar desarticulado que ha atacado históricamente a líderes sociales, defensores de derechos humanos, periodistas y políticos de ese país.

Sin embargo, el director de la Policía de Colombia, el general Óscar Atehortúa, aseguró que no hay evidencia concreta de que estos hechos estén relacionados con ese grupo. Por el contrario, sugiere que los panfletos pudieran ser simples copias de documentos que aparecen seguramente en Internet.

Esta versión es apoyada por grupos de investigación colombianos contra la violencia, como la Fundación Paz y Reconciliación (PARES), que asegura que esta acción es solo una fachada para cometer crímenes sin ser identificados.

En este sentido, el representante de Juan Guaidó en Colombia, Humberto Calderón Berti, dirigió una misiva al canciller Carlos Holmes Trujillo en la que solicitó que se tomen las medidas de seguridad necesarias para garantizar la vida y protección de los ciudadanos colombianos y venezolanos que viven en Bucaramanga.

Las autoridades colombianas se comprometieron a investigar estas amenazas, destacando que “la gran mayoría de los venezolanos son personas de bien, personas que han tenido que migrar por necesidad y han llegado a Colombia con la esperanza de tener un futuro”, señaló Andrés Martínez director encargado de Migración Colombia.

La vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez, también se pronunció al respecto y manifestó el rechazo del Ejecutivo de ese país a la difusión de ese tipo de panfletos.

“Queremos ser muy enfáticos: cualquier amenaza contra la vida de la población venezolana o colombo-venezolana constituye un delito. Por tanto, los responsables de esos panfletos tendrán que afrontar consecuencias judiciales”, sentenció.

Por Andreína Ramos Ginés / Supuesto Negado