Paravisini: Citgo es la recompensa para financistas del golpe

Paravisini

El experto en materia energética y legislador ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), David Paravisini, opina que Estados Unidos (EE.UU.), al imponer sanciones contra Citgo y confiscar sus activos en suelo norteamericano, busca utilizar la empresa venezolana como botín de guerra.

El analista, quien explicó que en los actuales momentos EE.UU. no cuenta con el presupuesto para asumir una invasión a Venezuela, detalló que la administración Trump podría estar buscando a un financista para la guerra al cual ofrecerle como contraprestación la venta de Citgo, que cuenta con tres refinerías y una red de seis mil estaciones de servicio.

Ese y otros temas relacionados con el embargo impuesto por EE.UU. a los activos petroleros de Venezuela, cuantificados en siete mil millones de dólares, desgrana Paravisini en entrevista con Supuesto Negado.

Con estas sanciones que se imponen a Venezuela pareciera que EE.UU. hiciera oficial un embargo que tiene años ejecutándose. En ese sentido, ¿cuál considera que debería ser el mapa de ruta de Venezuela para no colapsar desde el punto de vista económico y de sus compromisos?

Esta situación en la que hoy estamos tiene varios años ejecutándose. Es una guerra declarada contra Venezuela cuya expresión fundamental pasó a partir del año 2014 al terreno económico.

Todo es un proceso de agudización que no es un asunto contra Venezuela. Estas medidas de secuestro, de bloqueo, se habían venido aplicando a otros países petroleros como Irak, a principios de los 2000, se intentó con Venezuela en 2002, Irán, Sudán.

No es una característica particular de Trump sino que es una política de EE.UU. en una situación en la cual su hegemonía mundial está comprometida y fundamentalmente en un mediano plazo en relación con el tema de control del mercado petrolero y energético. En ese terreno Venezuela ha venido avanzando.

Venezuela tiene una posición con sus reservas internacionales y es un jugador de primera línea. El presidente Nicolás Maduro ha venido trabajando esto con Turquía, Rusia, India, China… Más de 20 países que hoy están en Venezuela produciendo.

¿Entonces Venezuela tiene aún posibilidades de pelear por sus activos, o ya perdimos Citgo, por ejemplo?

Hay que verlo en el contexto del golpe. Hay un golpe de Estado en Venezuela que como tal requiere de un financiamiento.

EE.UU. hoy está en una crisis importante. No solamente es una crisis política obvia, sino que además su economía está en crisis, no tiene dinero para ir a una guerra y no tiene quien le haga la segunda, como fue en el caso de Libia, que la OTAN hizo la invasión. Los fondos provenían de EE.UU. y los retoma cogiéndose las reservas de Libia. Pero esa posibilidad no está aquí porque Venezuela no tiene esa cantidad de dinero, ¿pero qué es lo que tiene Venezuela? Citgo.

Desde su independencia hasta la fecha, EE.UU. tiene toda una estructura para defender la propiedad privada hasta del propio Estado. En EE.UU. no existe la expropiación. Ni siquiera cuando las Torres Gemelas se dio un proceso de expropiación a empresas de la familia Bin Laden. Y en EE.UU. Citgo es una empresa privada, así como lo es la Exxon Mobil o la Chevron Texaco, solo que en este caso un país es dueño de esas acciones. Eso no quiere decir que la administración Trump no vaya a hacer eso, pero es un delito.

Más bien con Citgo pareciera que es una oferta que hace el Gobierno de EE.UU. con el señor Guaidó, que si logran imponer el golpe de Estado tendrán que entregarle esto a un financista de la guerra. Porque al no tener dinero, porque no está en su presupuesto de 2019 una guerra contra Venezuela ni contra nadie, más bien están buscando un financista y le están ofreciendo como premio, si llega a tener éxito, hacer un procedimiento de venta. Pero yo no veo absolutamente ninguna posibilidad de que eso pueda prosperar.

Con respecto al tema de las facturas, también es algo ridículo. Son medidas de bloqueo destinadas a crear un cerco financiero de asfixia económica, como ellos mismos lo dicen.

No es verdad que perdimos Citgo, eso es para crear terror y confusión, para tratar de justificar lo injustificable. Es un absurdo en materia de leyes internacionales y de las propias leyes de EE.UU.

¿Sentirá el venezolano en su vida cotidiana el efecto de este embargo?

Vamos a suponer que no podamos exportar más petróleo a EE.UU. Entonces aguas arriba se presentan problemas de producción, porque hay una capacidad de almacenamiento. Hoy estamos exportando a EE.UU. entre 600 mil y 700 mil barriles diarios tanto a Citgo como a estas otras empresas, entonces va a haber que paralizar o reducir producción, comenzar en la búsqueda de otros clientes para estos crudos y eso se va a llevar su tiempo.

Mientras se rehace todo esto, ponte tú un año, claro que nos afecta, pero no es el fin del mundo. Previsoriamente el presidente Maduro ya venía con negociaciones en materia petrolera con Turquía, con Rusia, con China.

¿Afectará este embargo el mercado mundial petrolero?

Afectará fundamentalmente a EE.UU. porque el petróleo que se produce en la Faja y que va a las refinerías de Citgo no tiene sustituto allá, ni a corto ni a mediano plazo. Las refinerías se hacen para un petróleo determinado, es una cosa muy especial.

El precio del petróleo ya aumentó un dólar, que no es significativo en comparación con la magnitud de lo que se va a presentar con la gasolina. En la costa este de EE.UU. la gasolina ya está un 50 por ciento más cara con la expectativa de que puede haber una disminución de la oferta tanto por Citgo como por Chevron Texaco.

¿Entonces valora usted que con estas acciones se confirma que siempre el interés de EE.UU. por Venezuela ha sido el petróleo?

La batalla que hay por el control del mercado petrolero mundial en Venezuela tiene una expresión específica dada la mentalidad imperialista de no negociar con Venezuela sino de quitarle su materia prima. Hay petróleo de más en Venezuela, solo que no quieren sentarse a negociar como negocian los chinos, los rusos, la India. EE.UU. no hace eso, es “me das todo o nada”.

EE.UU. no solamente hace eso con Venezuela. Es lo que está pasando con Irán, la confrontación con Rusia, y en el caso de Venezuela está llegando al extremo de empujar a una cantidad de países.

Con las declaraciones que han dado ya no hay que convencerse, simplemente están diciendo, el señor Bolton, el vicepresidente Pence, todos, que el tema son los negocios petroleros en Venezuela y cuánto dinero se van a llevar de aquí.

________________

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado