¿QUIÉN INVENTÓ LOS FRENTES POLÍTICOS?

Frentes-Políticos

Hace pocos días fue fundado, en el Aula Magna de la UCV el Frente Amplio Venezuela Libre que viene a reemplazar a la MUD.

A diferencia de la Mesa de la Unidad Democrática que coordinaba a partidos y dirigentes políticos este Frente se supone que convoca también grupos estudiantiles, sindicatos, etcétera.

Su primera acción fue convocar una movilización frente a la ONU y luego planean hacer asambleas ciudadanas y protestas contra las elecciones.

El Frente nace con muchos problemas pues, de entrada, no quiere tener relaciones con Henry Falcón y se decanta por una línea abstencionista dura, además es una respuesta evidente al desprestigio de la dirigencia política.

Sin embargo el termino frente, es algo que usualmente es asociado con la política de izquierdas mientras que la de derechas usualmente usa el término “alianza”.

¿Es esta una simple diferencia de palabras o hay algo más detrás? ¿Quién inventó la política de los frentes amplios y para qué se usa? 

Front populaire

Las uniones, ligas y alianzas son tan antiguas como la política, pero la política de los “frentes” es una muy concreta que emergió en los años treinta en medio de la lucha contra el fascismo.

Fundado en 1935 el Frente Popular de Francia, estaba formado por la Sección Francesa de la Internacional Obrera el Partido Radical y el Partido Comunista Francés. El frente fue extremadamente exitoso y gobernó entre 1931 y 1938. El jefe del Frente Popular fue León Blum y su gobierno fue el primero en inocorporar mujeres a pesar de que todavía no tenían el derecho a votar.

Al frente se sumaron movimientos como la Liga de los Derechos del Hombre, el Movimiento contra la Guerra y el Fascismo y el Comité de Vigilancia de los Intelectuales Antifascistas.

Aunque poco recordado, el Frente Popular Francés es muy importante en la historia de Francia y de la humanidad: en su gobierno se reconoció el derecho sindical, se aumentaron los sueldos, se instauraron las primeras vacaciones remuneradas de 15 días y las 40 horas de duración de la semana de trabajo.

Luego surgieron otros dos frentes populares, en particular el de España (1935) y el de Chile (1937) ambos ganaron las elecciones, pero no tuvieron mucha fortuna en el gobierno.

En esencia el Frente Popular era una alianza contra el fascismo entre socialistas y comunistas, quienes se habían dividido luego de la Revolución Rusa.

Este fue un periodo de lucha política muy intensa que terminaría en la Guerra Civil Española y luego en la segunda guerra, el rechazo al Frente Popular en Francia por los sectores de derechas fue muy fuerte, no solo surgieron grupos paramilitares como “La Capucha” que asesinó a ministros del Frente, sino que el rechazo al comunismo y al socialismo fue una de las razones por las que, en Francia, muchos recibieron a los nazis como salvadores.

Luego la política del Frente, aunque con variantes, se instalaría en otros países de América Latina sobre todo para luchar contra dictaduras. Una variante fueron los Frentes Guerrilleros de Centroamérica. 

Muy poco y muy tarde

Independientemente de que el antichavismo califique al gobierno de dictatorial o tiránico la política del Frente tiene sentido para la oposición venezolana: por definición un frente es una alianza para combatir a un enemigo común usando un programa y una dirección colectiva.

El problema es que el Frente aparece casi un año después de que el ímpetu de las manifestaciones del año pasado se disiparan y las guarimbas y otros grupos radicales reemplazaran a las movilizaciones de la oposición.

No es seguro si un Frente de este tipo, donde participan otros actores y no solo políticos profesionales, hubiera podido evitar políticas suicidas como la de Freddy Guevara de tratar de forzar una huelga general o los trancazos de calle que dividieron a los opositores y terminaron de quitarle el ímpetu a sus protestas.

Pero lo que sí está claro es que la oposición tardó muchos meses en reponerse de los reveses y en entender la inutilidad de la MUD para tratar de reorganizarse: el tiempo perdido lo aprovecharon, sin duda, el chavismo y Henri Falcón.

Algunos han señalado el parecido del Frente Amplio con la Coordinadora Democrática y no se equivocan.

Al tratar de volver a una forma amplia de organización lo que la oposición hace es reconocer que el camino en que se metió desde 2007 no la ha llevado a ningún lado.

En efecto, hasta el paro de 2003, la oposición tenía una organización amplia que incluía a dirigentes sindicales y empresariales en la denominada Coordinadora Democrática, que contaba con el apoyo y movilización de las bases, organizaciones vecinales y asambleas ciudadanas.

Si obviamos que en esas organizaciones de base se alentaba en el fascismo (persecuciones, linchamientos, paranoia, etc.) era mucho más amplia y activa que la que tendrían en 2007 cuando la “vanguardia” iluminada de los manitos blancas inventó la guarimba y en 2010, cuando los políticos profesionales fundaron la MUD.

Es imposible, sin embargo, echar el tiempo atrás y también muy difícil convencer a la gente de una estrategia como la abstención que no se sabe exactamente a que lleva en un momento en que muchos seguidores ya deben estar traumatizados cuando escuchan convocatorias de movilizaciones de la oposición, pues se han convertido en sinónimo de guarimba.

También está la sospecha de que el frente es una mampara para la misma dirigencia de siempre.

Hace falta mucho más que un discurso sentimental para ser una alternativa en medio de la crisis que tiene Venezuela y, al menos, Falcón es un político relativamente bien posicionado en las encuestas que, independientemente de que se esté de acuerdo con él, tiene un plan más claro sobre lo que quiere hacer.

En la campaña electoral se verá quien arrastra más gente: si el Frente para su boicot o Henry Falcón para su candidatura. Lo que es cierto es que un Frente que no sirve para unificar ya nace con problemas.

_________________________

Por Fabio Zuluaga / Supuesto Negado