Rafael Correa califica como “farsa y ridícula” orden de captura en su contra

La justicia de Ecuador dictó una orden de prisión preventiva contra el expresidente de ese país Rafael Correa por presuntamente estar involucrado en una trama de corrupción, algo que el exmandatario ha calificado como una “farsa”, parte de una estrategia para eliminar a los líderes progresistas de Latinoamérica.

La responsable de emitir la orden fue la jueza Daniela Camacho de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, y también están involucrados el exvicepresidente Jorge Glas (quien ya cumple una condena de seis años) y otros tres exfuncionarios del Gobierno de Correa.

Se les señala de presuntamente haber cometido delitos de asociación ilícita, cohecho y tráfico de influencias.

La orden fue girada tras el pedido de la Fiscalía de vincular directamente a Rafael Correa en el caso que han llamado “Sobornos 2012-2016”, y que lo involucraría con Odebrecht y otras empresas en supuestos hechos irregulares que habrían beneficiado a su partido político Alianza País.

Correa: Guerra judicial contra líderes progresistas

En declaraciones ofrecidas al portal Rusia Today, Correa ha calificado el pedido de prisión preventiva como “ridículo” y una “farsa”, al tiempo que cuestionó al sistema de justicia de su país.

“La guerra judicial o judicialización de la política es la táctica de la derecha” y es el “método” empleado “contra Lula (da Silva) y Cristina (Fernández de Kirchner)” para “tratar de eliminar a los líderes progresistas a los cuales no pueden vencer en las urnas”, argumentó.

“La farsa no es la orden de prisión”, sino “el mismo caso”, manifestó Correa, que recordó que este proceso comenzó asegurando que Odebrecht había financiado su campaña de 2013.

Por Maya Monasterios Vitols / Supuesto Negado