Rastrojos y gobierno colombiano habrían trabajado juntos para apoyar a Guaidó el 23F

Wilfredo Cañizares, director de la Fundación Progresar constituida hace 30 años en el Norte de Santander, reveló en entrevista al medio Arauca Al Día Radio que el 23 de febrero de 2019 -fecha en la que se realizó el concierto Venezuela Aid Live- la banda paramilitar Los Rastrojos impuso un toque de queda en la zona por donde ingresó el diputado Juan Guaidó hacia Colombia.

De acuerdo con Cañizares, ese día recibió varias llamadas de personas que trabajan con la fundación para notificar la situación. Estas mismas personas informaron al activista que el toque de queda habría finalizado luego de que el líder opositor logró cruzar la frontera.

“Cuando Guaidó aparece en el corregimiento de Agua Clara nos llamó la atención porque esa área está controlada por ese grupo paramilitar. Nosotros el 23, 24 y 25 de febrero hicimos publico que él había pasado por una zona controlada por Los Rastrojos y que se había ejecutado una operación candado para garantizar su seguridad”, destacó el activista colombiano.

Asimismo, señaló que elevaron una petición a la Cancillería de Colombia para que el presidente Iván Duque informe al pueblo si participó en este hecho irregular, algo que según Cañizares ya había sido confirmado por el gobernador del Norte de Santander en una reunión previa al concierto efectuado el 23 de febrero en Cúcuta.

En esa oportunidad, el gobernador (William Villamizar) informó que quien estaría a cargo de todo sería el Gobierno central.

“Estamos seguros que el anillo de seguridad de Guaidó -por el porte, armamento y el tipo de corte de cabello de los funcionarios- estuvo compuesto por miembros de los cuerpos de seguridad del Estado”, expresó Cañizares.

El activista fue el mismo que hizo publicas en su cuenta en la red social Twitter las fotografías en donde Guaidó aparece acompañado de alias Menor y alias Brother, miembros de la banda Los Rastrojos.

Por Andreina Ramos Ginés/ Supuesto Negado