[Editorial] Reconversión: ¿apocalipsis o nuevo amanecer?

Reconversión

Nadie sabe a ciencia cierta qué puede ocurrir el 20 de agosto, día en que arranca –finalmente– la reconversión monetaria en Venezuela y entran en vigencia las medidas económicas anunciadas por Maduro. Más allá de las alternativas que plantea nuestra interrogante inicial, también es cierto que el venezolano de a pie tiene tiempo esperando que pase algo y eso no necesariamente se traduce en que ocurra algo malo.

Las altas expectativas se corresponden con la alta presión que impone la hiperinflación en la cotidianidad del país. Ante eso, es importante rescatar que algunas medidas anunciadas por el Presidente apuntan a resolver problemas estructurales y ya no se trata solo de pañitos calientes: la eliminación de los ilícitos cambiarios, la medida dual de aumento/subsidio de la gasolina (aún sin tener mayores detalles al respecto) y el valor que pueda tener el bolívar soberano en cuanto esté anclado al valor del petro. El tiempo y la rigurosidad de las instituciones dirá qué tan efectivas serán estas medidas para empezar a sanear la economía nacional.

Sin embargo, la hiperinflación no se borra como tiza de una pizarra. Así que es sensato saber que el 20 de agosto en la calle veremos los mismos precios, o seguro más elevados. También está por verse cómo se definen nuevos salarios en ese contexto. Y aunque una parte de la población no cree en el Gobierno, todos queremos que la economía se normalice y que eso derive en la normalización de todos los aspectos de la vida nacional.

En Supuesto Negado también apostamos por el éxito de las medidas económicas.