Ya no son 3 sino 5 dígitos, las dudas sobre la reconversión monetaria

reconversión monetaria

El pasado 25 de julio el Presidente de la República anunció una nueva fecha de la reconversión monetaria. Esta entrará en vigencia a partir del 20 de agosto. Además informó que se restarán cinco ceros a la moneda en vez de tres, y por último, que el Bolívar Soberano estará “anclado al petro”.

Según los especialistas, los anuncios han despejado pocas dudas, repotenciado otras y planteado nuevas interrogantes.

Una de las dudas más debatidas antes de los anuncios y que ahora se debate con más fuerza es si el gobierno logrará finalmente completar la reconversión o no.

Con la respuesta negativa está el expediente de fracasos que lleva el gobierno nacional en la materia desde que se planteó la salida de circulación del inmortal billete de cien.

La dificultad técnica de la tarea, ya que hay que sustituir la totalidad del efectivo en un corto tiempo (aun contando la nueva prórroga) se suma a esta visión negativa.

La dificultad de la propuesta actual se comprende si se compara con la encabezada por el presidente Chávez. En aquella ocasión, el proceso de sustitución de los billetes se dio de manera prolongada en el tiempo y el cono monetario saliente convivió con el entrante por el plazo de un año.

Reconversión

Ahora, para que la estrategia gubernamental tenga éxito es necesario que el nuevo cono monetario sustituya inmediatamente al viejo porque de otro modo no se lograría un golpe efectivo al contrabando de dinero. Solo si los billetes discontinuados desaparecen de inmediato los acaparadores de dinero en billetes sufrirán el golpe esperado.

En el mismo sentido, si la reconversión demora mucho, dado el ritmo de la inflación, ni siquiera lograría mayor eficiencia en el sistema de pagos y la simplificación contable. En poco tiempo, aseguran los especialistas, estaríamos en la misma situación de partida.

Por último, la actitud de la banca privada añade peso a la opción por el no. Hay que recordar que fue ella quien propuso, alegando razones técnicas, la primera posposición de la reconversión y que su propuesta original coincide con la nueva fecha anunciada por el presidente Maduro. ¿Qué pasaría si pide una nueva posposición?, se preguntan algunos.

Otra duda que se planteaba y que ha recibido una aclaratoria parcial es la del número de ceros que se restarán a los billetes, serán cinco en lugar de tres.

Al respecto de esta interrogante alegaban los expertos que, otra vez, dado el ritmo de la inflación, entre 3% y 7% diario, una reducción de tres ceros no hubiese tenido mucho efecto en la actualidad y menos de aquí a un mes.

Sobre la cuestión de por qué cinco y no seis o cuatro ceros, no ha recibido una aclaratoria. Se especula que una reducción de más de cinco ceros introduciría un problema contable análogo al anterior pero inverso, ya que aumentaría el número de transacciones en decimales.

Adicionalmente, los anuncios presidenciales crean una nueva duda. ¿Qué significa en términos concretos que el bolívar soberano estará anclado al petro?

Reconversión

En relación a esto el portal 15yultimo.com publicó un editorial en la que afirman:

“La primera duda que suscita es que no se sabe exactamente cuál es el estatus actual del petro, e inmediatamente, en qué consiste dicho anclaje: si es cambiario, monetario, o ambos… En sentido estricto, anclar el bolívar soberano al petro significa que el valor del primero se establecerá en relación con el segundo. Si el anclaje es cambiario significa que el precio del bolívar soberano se establecerá en relación a la cantidad de petros disponibles o emitidos. Y si es monetaria, significa que la oferta en circulación de los bolívares soberanos está sujeta a la cantidad de petros”.

Otra de las dudas que se acrecientan es si de concretarse la medida tendrá resultados favorables, desfavorables o nulos.

A este respecto, algunos  ministros, e incluso el presidente de la República, han sostenido que la reconversión tendrá efectos no solo positivos sino inmediatos en la economía. La aplicación de la medida contribuirá directamente a la disminución radical de la inflación y logrará por si sola la estabilización del signo monetario.

De lado de los economistas y políticos opositores, la reconversión no es más que un maquillaje a la economía que busca tapar la escandalosa realidad que saldría a la luz si el gobierno se ve en la necesidad de imprimir billetes de un millón y más. Claro está que la reconversión no tendrá prácticamente ningún efecto en la economía.

Los más sensatos de entre los economistas afirman que la reconversión aliviará algunos problemas puntuales de la economía, como por ejemplo la escasez de billetes y simplificará la contabilidad. Además, puede tener un efecto simbólico y político poderoso si se combina con otras medidas.

Pero también sostienen que la reconversión no es una panacea y que no puede por si sola mitigar la inflación ni los otros problemas de la economía nacional. La inflación, en particular, debe ser atacada con medidas contundentes.

_________________________

Por Julia Cardozo / Supuesto Negado