Las remesas se hunden en las arenas movedizas de la hiperinflación

En nuestra editorial del 20 de junio de 2018 asegurábamos “…quienes se van se convierten en salvavidas para todo el grupo familiar pues son la principal entrada de dinero a través de las remesas. Las familias que reciben 20, 50 y hasta 100 dólares se convierten inmediatamente en una especie de élite popular que puede hacer parrilladas los fines de semana, ir a la playa y comprar ropa nueva”.

Sin embargo, a la fecha actual ese salvavidas cada día se reduce y rinde menos. El motivo por supuesto es la hiperinflación. Los 50 dólares que se recibían a mediados de 2018 no compran hoy lo mismo que en esos días. En la carrera de ascenso entre precios de productos y cotización del dólar, los primeros van aventajando a los segundos.

Veamos las cifras en retrospectiva: el valor promedio del dólar paralelo para julio de 2018 (antes de la reconversión monetaria) era de 3.241,83 bolívares por dólar. Una familia que recibiera en remesas 50 dólares mensuales tenía disponible un total de 162.091,50 bolívares adicionales a sus ingresos en el presupuesto mensual.

Ahora bien, estos mismos 50 dólares la semana del 16 de enero del 2019 representan un total de 139.593,00 bolívares soberanos, si se toma como valor promedio del dólar el anunciado por Monitor Dólar que es de 2.791,86 bolívares soberanos por dólar. (No olvide que para comparar los precios en bolívares soberanos contra los bolívares fuertes debe multiplicar las cifras por 100.000).

Entonces si solo se analiza el alza del dólar se diría que se puede vivir con cierta holgura económica si usted es de los afortunados que recibe remesas. Pero es necesario que analicemos los precios. Para finales de julio del 2018 el kilo de carne de primera, según reportaba el diario El Nacional, era de 7.500.000 bolívares fuertes, mientras que el del pollo ascendía a los 3 millones.

Para mediados de enero, luego de un anuncio de aumento salarial, según la investigación de nuestro compañero Randolph Borges, el kilo de carne alcanzó los 8.200 bolívares soberanos cuando antes del mencionado anuncio se podía comprar en 2.600 Bs.s.

Pero para entender por qué las remesas no representan la misma ayuda al día de hoy, solo tenemos que hacer el cálculo comparativo del aumento estas últimas dos semanas, tanto del dólar como en el caso que ejemplificamos de la carne. De la primera semana de enero (3 de enero) a la fecha más reciente (19 de enero) la moneda norteamericana pasó de un valor de 915,20 Bs.s a 2.488,69 Bs.s. Esto representa un aumento de 2,7 veces su valor en 17 días.

Por su parte, solo la carne pasó de 2.600 Bs.s a 8.200 Bs.s lo que significa un incremento de 3,1 veces en un par de días a lo más. Con este pequeño ejercicio comparativo se evidencia que los precios de los bienes y servicios suben mucho, muchísimo, más rápido que la cotización del dólar, por lo que no tenemos que ser expertos económicos para concluir que los beneficiarios de las remesas van a tener que pedir aumento de las mesadas que sus parientes migrantes envían para poder seguir disfrutando de las facilidades económicas que ellas representaban.

Supuesto Negado / María Alejandra Alvarado García