[Editorial] Remesas: nuevo resuelve del venezolano

Si te llegan remesas de un familiar afuera, entonces coronaste. El comportamiento del venezolano ha mutado a medida que la crisis económica avanza en el tiempo: hace uno o dos años el resuelve consistía en estirar el dinero comprando menos cantidades de comida (las famosas tetas, por ejemplo), haciendo recetas caseras e incluso reciclando ropa o materiales en casa. En ese tiempo, la migración solo buscaba una mejor calidad de vida y oportunidades, independientemente del destino.

Ahora ambos conceptos se mezclan. La migración también mutó, y ahora, aparte de lo ya citado, quienes se van se convierten en salvavidas para todo el grupo familiar pues son la principal entrada de dinero a través de las remesas. Las familias que reciben 20, 50 y hasta 100 dólares se convierten inmediatamente en una especie de élite popular que puede hacer parrilladas los fines de semana, ir a la playa y comprar ropa nueva.

Así, Venezuela entra poco a poco en la mesa redonda de los países que viven de las remesas. Aunque a diferencia de naciones como El Salvador, Ecuador o Guatemala, en nuestro país el Gobierno aún no controla totalmente el ingreso de remesas que según algunos analistas alcanza los 10 mil millones de dólares solo en 2018. Recientemente aprobaron la recepción de remesas a través de casas de cambio a una tasa de cambio atractiva, pero por debajo del dólar paralelo. Si se pone las pilas, tal vez el Gobierno pueda resolverse también el bolsillo con esos ingresos.