El “rockstar de la ciencia” no descarta que Venezuela sufrió ataque electromagnético

El físico de partículas y youtuber español Javier Santaolalla, uno de los principales divulgadores de la ciencia en castellano, conocido por muchos como “el rockstar de la ciencia”, no descarta que los megapagones de Venezuela hayan sido producto de un ataque electromagnético.

Así lo señaló en uno de los últimos videos lanzados por uno de sus canales de YouTube, “Date un Vlog”, en el cual abordó la situación eléctrica del país, la denuncia de sabotaje pronunciada por el presidente Nicolás Maduro y la forma en que opera un pulso electromagnético como para dejar sin electricidad a un país entero.

“La tecnología ha creado prosperidad y bienestar, pero también nuevas amenazas, nuevas formas de ataque, de hacer guerra, algunas de ellas muy sutiles, silenciosas, que pueden sumir a todo un país en la oscuridad, volverla a la edad de piedra, llevarlo al colapso. Es el ataque electromagnético”, dice Santaolalla en el video, titulado “¿Puede un PEM apagar todo un país?”.

Dice el científico en su análisis que un pulso electromagnético opera con “pura física; todo parte de la inducción eléctrica y magnética y del concepto de campo”, y se explaya en una explicación detallada sobre cómo ocurre el fenómeno atribuido tanto a causas naturales como a dispositivos creados por el ser humano.

“Este tipo de pulsos ocurren continuamente y de forma natural, por ejemplo las descargas eléctricas o las tormentas solares, pero también se pueden crear de forma artificial convirtiéndose en potenciales armas devastadoras. Un ejemplo de la creación artificial de estos pulsos son las antenas, pero como son de potencia muy baja no tienen este efecto. Subiendo el nivel, un generador de pulso de mayor potencia también lo tienes en casa, particularmente en tu cocina, es el (horno) microondas. Un sistema como este puede servir para destruir equipos dentro de un pequeño radio de acción, es precisamente esto lo que se usa en la película The Matrix”, explica Santaolalla.

Altura y latitud

Desmenuza el científico −en el video de 17 minutos− que para dejar sin energía eléctrica a todo un país hace falta un dispositivo de mucha potencia, “y sí existe, son los Hemp, o High-Altitude Electromagnetic Pulse, un arma de destrucción masiva silenciosa”, aseveró.

En pocas palabras, explicó Santaolalla que para activar una de estas armas es necesario explotar una bomba de especiales características a muchos kilómetros sobre la superficie terrestre, y que esta tiene un efecto sobre el radio de acción para el que se programe, que es básicamente deshabilitar su equipamiento eléctrico, aun cuando no causa ninguna consecuencia directa en los cuerpos de los seres vivos.

Esto es algo que se sabe bien porque ya se ha probado. Rusia y EE.UU. han hecho pruebas en numerosas ocasiones con bombas muy potentes (…) Por encima de los cien kilómetros ya se tiene un alcance de todo un continente”, remarca el físico, quien dijo que estas pruebas se llevan a cabo desde los años sesenta, pero que ya para la Segunda Guerra Mundial se habían comenzado a tener indicios sobre el tema.

Santaolalla pone como ejemplo de pruebas con estas características la bomba Starfish Prime que Estados Unidos lanzó en 1962 a 400 kilómetros sobre la isla de Johnston, en el océano Pacífico, que llegó a fundir 300 farolas en la ciudad de Honolulú, en Hawai, aun estando a más de 1.500 km de distancia.

“Tampoco generó demasiada preocupación porque los daños no fueron tremendos, sin embargo sería erróneo subestimar esta primera prueba”, aclaró el youtuber, quien remarcó que los efectos de estas bombas se relacionan directamente con la altitud con la que se lance la bomba y cerca de cuál latitud se hace por el papel relevante que juega en esto el campo magnético de la Tierra.

Dudas y solidaridad

Javier Santaolalla no se decanta directamente por esta opción al abordar la situación venezolana, sin embargo, tampoco la desecha dado que hoy día es difícil predecir los efectos del Hemp.

Sus dudas residen en datos como que el pulso electromagnético, tal como se conoce, afecta a todos los aparatos electrónicos en su radio de acción, estén o no conectados, y en este caso no fue así. Los apagones afectaron la red, pero no así a los equipos de particulares, que siguieron funcionando.

No obstante, enfatizó que un ataque electromagnético es completamente factible, y que sus consecuencias serían devastadoras. Aseguró que un país tardaría años en recuperarse de sus consecuencias. “Se tiene la tecnología y el conocimiento suficiente para producirlo en cualquier parte del planeta”, señaló.

Al final de su video, Santaolalla envió saludos de “ánimo y afectuosidad” a los venezolanos, y subrayó su oposición a cualquier tipo de salida violenta. “Espero que los conflictos se resuelvan pronto y sin intervención militar”.

Remarcó que tiene una “firme intención” de visitar este verano países como Venezuela, Nicaragua, Guatemala y Siria, que viven distintos tipos de conflicto, “intención que ya se está materializando”, dijo.

La visita de Santaolalla sería una gran noticia para la fanaticada venezolana del científico, que no es poca. El youtuber viaja con frecuencia países de América Latina como Colombia y México para actividades de divulgación científica.

Es autor de varios libros, y como académico ostenta méritos de importancia, entre ellos haber sido parte del equipo que trabajó en el descubrimiento del Boson de Higgs en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (Cern), en 2012. Su trabajo en las redes sociales se centra en llevar el conocimiento científico al público en general con contenidos amenos y de lenguaje accesible.

Rara vez habla de política, aunque sí se interesa por temas políticos como la igualdad de género en la ciencia y el acceso a la tecnología. Esta vez supo cómo meterle al tema, y de hecho la gran mayoría de los más de 3 mil comentarios que tiene el video son favorables, incluso de venezolanos, que le agradecen tan esmerada y afable explicación.

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado