Rosita y Guaidó: dos personajes, un argumento (o de cómo enfrentar el escándalo de las fotos)

Tal como contestó el diputado Juan Guaidó sobre sus fotos con los narcoparamilitaeres de Los Rastrojos: “Me tomé muchas fotos y era difícil saber quiénes me pedían fotografías”; la modelo venezolana Jimena Araya, Rosita, expresó esta semana en Twitter  “Yo no sabía que tomarse una foto con un fans era un delito”, luego de aparecer en una imagen con Verónica Aruaujo “La Roxy”, detenida por el caso del doble homicidio en Perú.

Esta es la segunda vez que Rosita se ve envuelta en una polémica en la prensa peruana, país donde vive actualmente. Hace unas semanas, se habló de Araya y la llamaron “La dama del Hampa” y la vincularon incluso con una banda delictiva de esa nación.  La modelo y su madre rechazaron los señalamientos en esa oportunidad.

En el caso de estas fotos, publicadas esta semana por medios peruanos,  Araya se pronunció en redes sociales y decidió hacer una transmisión en vivo para negar el vínculo con “ La Roxy”.

“¿Será que en Perú no tienen otro tema de qué hablar? (…) Yo no sabía que la gente comete un delito por tomarse una foto con sus fans. Como siempre lo he dicho, me debo a mi público y tengo el derecho, al igual que todos los artistas, a tomarme fotos con quien me las pides”, sostuvo.

Además, dijo que no va a dar más entrevistas “porque la gente al final siempre habla”.

El sábado 14 de septiembre en Lima se informó sobre la captura de Verónica Andreína Montoya Araujo, a quien apodan “La Roxy”. La investigan “por supuestos nexos con redes de prostitución y por los homicidios de Rubén Matamoros, venezolano; y el peruano Jafet Torrico”. Ambos fueron desmembrados, aparentemente en un hostal, y sus restos fueron hallados en varios sitios de la capital peruana.

Por Nancy Mastronardi / Supuesto Negado