Saleh y Ledezma convocan más opositores en Madrid que Guaidó en Caracas

La comunidad venezolana antichavista residente en Madrid, España, realizó tres concentraciones entre este martes 30 de abril y el miércoles 1 de mayo, que a juzgar por las imágenes difundidas por medios de comunicación y redes sociales, lucieron más nutridas y fervorosas que las realizadas en Caracas esos mismos días.

Las movilizaciones, encabezadas por Lorent Saleh y Antonio Ledezma, tuvieron lugar el martes en la Puerta del Sol y frente al consulado de Venezuela, y el miércoles en la Plaza Colón de la capital ibérica.

Los asistentes manifestaron su solidaridad a la intentona golpista de Juan Guaidó y Leopoldo López del pasado martes. Ataviados casi todos con prendas alusivas a la bandera nacional, portaban cientos de carteles que parecían haber sido impresos en serie, a blanco y negro, con consignas contra Maduro.

Por su parte, Saleh y Ledezma agradecieron al Estado español que les da refugio, por hacer lo propio con el exalcalde de Chacao y líder de Voluntad Popular.

“Quiero pedirle a los venezolanos que están dentro del territorio nacional que resistan, que demostremos por qué somos hijos de libertadores”, dijo Ledezma al diario El País, interrogado sobre los acontecimientos que estaban en desarrollo.

En declaraciones a Euronews, Ledezma insistió en que lo que se vivió en el distribuidor Altamira no fue un golpe de Estado: “eso es bueno aclararlo, los militares están acatando el llamado del auténtico presidente legítimo, del verdadero comandante en jefe de la Fuerza Armada”, subrayó.

A las movilizaciones también asistieron políticos españoles de los partidos que representan a la derecha. Entre ellos Begoña Villacís, candidata de Ciudadanos a la alcaldía de Madrid e Isabel Díaz Ayuso, candidata del Partido Popular al gobierno de la Comunidad, reseñó El País.

Según El País, a Madrid han migrado más de 90 mil venezolanos, y diariamente esta cifra “está creciendo a velocidad de vértigo”, dice el rotativo.

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado