“A MÍ ME HUBIERA GUSTADO QUE ALÍ PRIMERA HUBIESE SIDO PRESIDENTE”

Para Sandino Primera, en el futuro inmediato, las tendencias musicales estarán marcadas por el mundo digital. Entrevista para Supuesto Negado.


Cuando al cantautor Sandino Primera se le invita a pensar en la Venezuela del futuro, habla de fusión en lo musical, de independencia económica, de “gente más enamorada de lo nuestro”, y de un posible presidente músico, con una visión revolucionaria. Supuesto Negado conversó con el también militante sobre el país que vendrá, y esto fue lo que nos dijo.

– ¿Cómo imaginas Venezuela en los próximos años, la Venezuela que vendrá?

– Pienso en condiciones mucho más cercanas a lo que es ser soberano e independiente -con relación a nuestra producción, a esa relación entre lo que usamos y lo que fabricamos o producimos-. Porque, en ese sentido, somos dependiente del esfuerzo extranjero, de ese trabajo que realizan personas en otros países y nosotros le compramos los productos terminados. Veo a Venezuela más independiente y soberana (…), somos un territorio con condiciones capaces de satisfacer nuestras necesidades.

También veo al país con gente más enamorada de lo nuestro, más consciente,  pensando en que tenemos que crecer como país y como cultura, en ser auténticos y originales, no la copia de otras culturas, con amor a lo nuestro, por eso es vital que desarrollemos la consciencia y evaluemos nuestros patrones de consumo: ser honestos en qué nos es útil y qué inútil.

Yo creo que, justamente, como estamos en una Revolución, contamos con las condiciones para ir cambiando lo que deba ser cambiado y mejorar, crecer. Obviamente no vamos a cambiar tan rápidamente lo que tiene siglos instaurado, pero creo que por consciencia y en una visión de aterrizar, lograremos concretar un mejor país, apuntando a un mayor grado de independencia, soberanía y más amor hacia nuestra raíces, hacia nuestra tierra, nuestras aguas, hacia la gente, hacia lo propio.

– ¿Qué crees que nos faltaría como sociedad para alcanzar justamente esa soberanía e independencia plena?

– Liberarnos desde el pensamiento, crear las condiciones materiales y espirituales para liberarnos de nuestra condición de esclavos, de nuestra condición de cultura reprimida y castrada, de una espiritualidad debilucha. Aun cuando las iglesias se abarroten de gente, es pura demagogia, estamos muy lejos de una espiritualidad amorosa, liberadora, orgánica.

– ¿Qué música será la más escuchada en esa Venezuela del futuro?

– Yo pienso mucho en la fusión… Yo no soy purista, mucho menos en lo musical. Para mí, la música del futuro va a ser una fusión entre lo electrónico -por aquello de la digitalización de la música que va a seguir desafiante- [con lo tradicional] pero, a su vez, hay un deseo de la gente por continuar construyendo instrumentos musicales (nosotros contamos con las condiciones para hacerlo) y para, además, poder seguir apreciando la música en vivo, la música en castellano. En nuestro caso, quizás cantaremos en wayuu, pemón y haremos canciones en nuestros idiomas; será una riqueza poder establecer esa conexión entre lo digital y nuestras raíces.

– ¿El presidente será un empresario, un militar o un cantante?

– Es posible que sea un músico. A mí me hubiera gustado que Alí Primera hubiese sido presidente, ver y vivir eso, no como su hijo, sino como venezolano. Me hubiese encantado ver el desarrollo de Venezuela en las manos de Aquiles Nazoa, de César Rengifo.  Pero aterrizando, más allá de lo que yo quisiera, viendo lo que realmente podría suceder, no creo que sea un militar, aunque es una posibilidad. Lo veo más hacia una mezcla de todo eso: el venezolano tiene una mezcla entre lo rígido del militar, de artista y, por supuesto, de empresario -por la cultura del capitalismo-, pero aun así, también creo que tendrá una visión profundamente revolucionaria.

– ¿En lo social, en lo cultural, cómo se manifestará el pueblo y las clases populares?

– Las manifestaciones serán álgidas, altivas porque como es la toma social del poder en conjunto, colectivamente, con mayor conocimiento, participación y control de su destino, de su desarrollo, de la distribución de sus recursos, serán así, intensas.

Por su puesto, con nuestras propias contradicciones, superando el egoísmo, la egolatría. Seremos vanguardia dentro de nuestra Revolución, porque esta sociedad que decidió ir pensándose y soñándose a sí misma, como nunca antes tuvo la posibilidad, no creo que se detenga. Vamos a seguir avanzando, gane quien gane una gobernación o alcaldía. Aunque será importante conservar el poder del Gobierno para profundizar los hechos revolucionarios.

Aún en el escenario en que el poder lo asuma alguien distinto a un revolucionario, la sociedad, por consciencia, va a seguir apuntando con su inteligencia hacia la salvación, a internalizar los conceptos de soberanía e independencia.

“Estamos viviendo un momento revolucionario…

– Esto no se va a detener, somos un pueblo alegre, que a pesar de las dificultades que se nos presentan y que uno las ve diariamente, hay mucha gente feliz que está trabajando, que sus condiciones de vida han cambiado para mejor y, ante momentos que se presenten de incertidumbre, vacío y carencias, va a tener el impulso para que muchos jóvenes se vayan preparando para dar la batalla de las ideas.

Venezuela está desarrollando un pensamiento propio, tanto quienes están a favor como en contra del Gobierno, estamos viviendo un momento revolucionario, así que va a ser muy difícil que se detenga esta dinámica.

– ¿Qué crees que pasaría con la juventud de izquierda y revolucionaria?

– A lo mejor no se ubicaría tanto en el espectro político de izquierda o derecha, porque el capitalismo es ambidiestro. Sus reflexiones irían más hacia una profundidad maravillosa, más fácil de comprender, más sencilla, más auténtica. Por ello, el liderazgo de izquierda político venezolano debe reflexionar eso, porque más allá de terminologías políticas de izquierdas o derechas, estamos apuntando hacia la fuerza de una revolución cultural. La revolución nos debe llevar al abrazo, a un trabajo colectivo, mancomunado, de todos los sectores sociales, aún en las diferencias del pensamiento. Le toca a la juventud revolucionaria asumir la vanguardia de una lucha mundial; nos tocará asumir ese rol con urgencia,  para resolver los problemas sociales de guerra, hambre y miseria que vive la humanidad.

________________________________________________________________________

Sandino Primera Mussett es un músico y cantante venezolano, revolucionario, hijo del recordado cantautor Alí Primera. Es integrante del Frente de Creadores Militantes, colectivo que agrupa cantores, músicos, pintores, poetas y artesanos que militan por una revolución cultural.

Beriozka Fereira / Supuesto Negado