Según la FAO Venezuela es el tercer país con mayor inseguridad alimentaria

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Venezuela es el tercer país del mundo con más alto riesgo de inseguridad alimentaria. Así lo dio a conocer el organismo en su informe trimestral correspondiente al período abril-junio 2019.

Solo Yemen y Sudán del Sur superan a Venezuela en esta estadística difundida por la FAO, en la cual se ubican en total diez países.

El organismo señala en su reporte que la crisis económica y la migración son las dos principales causas que han contribuido a que se incremente la malnutrición. El informe también menciona a las sanciones internacionales como uno de los motivos.

“Un colapso en los salarios y en el valor de la moneda local, escasez de comida, medicina e insumos básicos, el deterioro en los servicios de salud, educación e infraestructura, al igual que sanciones internacionales, han notablemente afectado a la población del país, de 30 millones de habitantes”, dice el informe en su página 16.

Dice la publicación que el índice de malnutrición se triplicó entre 2013 y 2017, que el 90 por ciento de los hogares recibe un salario que no alcanza para cubrir las necesidades alimenticias, y que la expectativa de vida del venezolano ha perdido 3 años y medio.

Estos datos son reproducidos por la FAO, pero tomados de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, realizada por universidades venezolanas en 2018. Otras cifras que se muestran en el documento también provienen de entidades no oficiales y de estudios realizados por organizaciones independientes.

El reporte señala que en febrero de este año el Gobierno nacional solicitó asistencia técnica a la ONU para la adquisición de alimentos y medicinas.

A pesar de la realidad dibujada por el informe, las recomendaciones que la FAO da a Venezuela se limitan a incrementar la información y los programas para promover la agricultura familiar y distribuir sal en las comunidades indígenas para preservar por más tiempo las reservas de comida perecedera.

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado