Según fuentes internas PDVSA sigue en caída libre

La producción petrolera venezolana ha continuado su pronunciado declive, a pesar de los planes de reactivación de pozos y de búsqueda de una mayor eficiencia anunciados en 2018.

Las medidas coercitivas unilaterales de Estados Unidos y otras naciones, las constantes y crecientes perturbaciones políticas y problemas internos de Petróleos de Venezuela se han conjugado para dejar sin efecto los planes de recuperación.

Aunque el tema se maneja con bastante secretismo, fuentes internas de Pdvsa indican que Venezuela ha caído por primera vez, en más de tres lustros, por debajo del millón de barriles diarios. En marzo habría llegado a 752,2 mil barriles diarios, un nivel que hace pensar en finales de 2002 y comienzos de 2003, cuando la petrolera estatal fue paralizada por razones políticas. En esa ocasión, la producción apenas superó los 630 mil barriles.

La caída de marzo es parte de una pronunciada tendencia a la baja que lleva ya varios años, pero podría haber tenido una causa adicional en las fallas nacionales del suministro eléctrico.

Destacados expertos han señalado que esta situación, muy grave para un país que depende casi exclusivamente de su ingreso petrolero, es causada estructuralmente por la falta de inversión en los yacimientos de crudos convencionales, muchos de los cuales han sido abandonados.

La decisión de dejar de lado los pozos convencionales se asocia a la apuesta que se hizo alrededor de los crudos extrapesados de la Faja del Orinoco, que en la actualidad resultan poco competitivos en un mercado dominado por los petróleos de lutitas, explotados mediante la tecnología de fracturación o fracking.

Venezuela podría recuperar su producción a mediano plazo al reactivar grandes pozos en zonas petroleras históricas, alrededor del lago de Maracaibo, pero requiere de importantes inversiones que probablemente necesiten de financiamiento externo.

Se estima que esa reactivación requiere también de cambios gerenciales en Pdvsa, empresa que ha sido centro de graves casos de corrupción, según investigaciones de la Contraloría General de la República y el Ministerio Público.

Por Clodovaldo Hernández / Supuesto Negado