Senado estadounidense quiere aumentar a $400 millones la “ayuda humanitaria”

Un grupo de senadores de Estados Unidos, entre ellos el republicano Marco Rubio, presentó un proyecto de ley que llevaría a 400 millones de dólares la “ayuda humanitaria” que entregarían a algunos representantes de la oposición, quienes ya han recibido hasta los momentos 76 millones.

Pero, aunque se habla de “ayuda humanitaria”, el demócrata Bob Menéndez dijo que la idea del proyecto de ley es para darle una mano a Juan Guaidó para que pueda “restaurar” la democracia en Venezuela y agregó que “la propuesta integral” también incluye sanciones.

“El objetivo principal es apoyar a Guaidó y sus esfuerzos para restaurar la democracia en Venezuela. Esta es una propuesta integral, desde ayuda humanitaria hasta sanciones”, dijo Menéndez.

Rubio, el otro impulsor de la propuesta de ayuda-sanción contra Venezuela, dijo en un comunicado que la nueva ley le prestará a Guaidó la “asistencia” necesaria a largo plazo para restaurar “el orden democrático” en el país.

“Esta legislación ofrecerá ayuda humanitaria y la asistencia necesaria a largo plazo en la restauración del orden democrático en Venezuela”, apuntó al respecto Rubio en un comunicado conjunto.

Si la propuesta es aprobada en el Senado, EE.UU. aumentará su asistencia hasta los 400 millones de dólares, siempre que la Cámara de Representantes y el presidente estadounidense, Donald Trump, lo autoricen.

Hasta ahora, la oposición, en estos momentos liderada por el autoproclamado Juan Guaidó, ha recibido unos 76 millones de dólares. Según la prensa internacional, la mayoría de estos recursos estuvieron contemplados en la “ayuda humanitaria” que se intentó ingresar forzosamente por pasos fronterizos de Cúcuta, del lado colombiano, y por Santa Elena de Uairén, del lado brasileño.

Sin embargo, se sabe que Washington y la Unión Europea aprobaron entre 2017 y 2018 varias decenas de millones de dólares, que hasta donde sabemos, no se han traducido, al menos públicamente, en ayuda contante y sonante.

Las donaciones internacionales se dieron por la giras emprendidas por varios opositores, entre ellos, el para entonces presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, Luis Florido, que pidió sanciones y ayuda, al igual que la nueva ley presentada por el binomio Rubio-Menéndez.

En  junio de 2018, un escándalo por más de 30 millones enlodó a Florido, quien, de acuerdo a algunas versiones de prensa, habría incurrido en el desvío de parte del botín.

Poco después fue reemplazado en el liderazgo de la comisión parlamentaria. El propio padre de Leopoldo López, Leopoldo López Gil, celebró la destitución de Florido y recomendó a éste que renunciara al partido Voluntad Popular porque a su juicio “no comparte ni valores, ni valor”.

Esta nueva “ayuda” de 400 millones de dólares se está pidiendo luego de que Donald Trump anunciara en días recientes la suspensión de más de 500 millones de dólares de “asistencia” directa a El Salvador, Guatemala y Honduras, acusando a los Gobiernos de estos países de no frenar el flujo de migrantes y drogas hacia sus fronteras.

Por Maya Monasterios / Supuesto Negado