Sergio Mattarella: el hombre que bloqueó pronunciamiento de UE contra Venezuela

En momentos en que al menos 21 países de la Unión Europea han decidido reconocer y apoyar al presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, como Presidente interino de la República Bolivariana de Venezuela, llama la atención que Italia no se haya plegado a ese grupo. El gran número de italianos o descendientes de estos en nuestro país hace suponer que esta nación monitorea de cerca la situación venezolana.

El Jefe de Gobierno italiano es en la actualidad Sergio Mattarella, quien dirige el Ejecutivo de ese país europeo desde 2015, pero ¿quién es Sergio Mattarella?

Política en la Sangre

Sergio Mattaralla nació en Palermo el 23 de julio de 1941, en el seno de una prominente familia siciliana; su padre, Bernardo Mattarella, fue un antifascista perseguido por el régimen de Benito Mussolini debido a su pensamiento político. Fue uno de los fundadores del partido Democracia Cristiana (DC), que dominaría la política italiana durante casi cincuenta años.

Su hermano, Piersanti Mattarella, fue un demócrata cristiano y Presidente de Sicilia desde 1978 hasta su muerte en 1980, cuando fue asesinado por la mafia siciliana, la Cosa Nostra.

Durante su adolescencia, Mattarella fue miembro de la “Acción Católica” (Azione Cattolica) y se graduó en derecho en la Universidad de Palermo.

Cuando fue disuelta la DC, después del escándalo de corrupción Tangentopoli en 1994, ingresó, junto con muchos otros miembros de esa organización política, al Partido Popular Italiano y desde entonces su postura política ha sido de centro-izquierda.

Experiencia comprobada

El actual primer ministro italiano, se ha caracterizado por ser un hombre correcto, de sólidos principios, lo que ha demostrado a lo largo de una carrera de 30 años desempeñando diferentes cargos en la política italiana. El palermitano es ex magistrado del Tribunal Constitucional y se distingue por su moderación y por ceñirse escrupulosamente a las prerrogativas de sus cargos.

En 1990 dimitió como ministro de Educación del gobierno de Giulio Andreotti, en protesta por una ley que a su juicio concedía demasiadas prerrogativas a Silvio Berlusconi protegiendo su monopolio sobre los medios de comunicación privados.

Durante 1998, cuando se desempeñó como ministro de Defensa, del gobierno encabezado por el líder socialista democrático Massimo D’Alema, apoyó la intervención de la OTAN en Yugoslavia contra Slobodan Miloševic; también aprobó una reforma de las fuerzas armadas italianas que abolió la conscripción forzada (reclutamiento obligatorio).

Igualmente sobresale su actuación en diciembre de 2015, cuando Matteo Renzi presentó su dimisión como primer ministro tras perder el referéndum sobre la reforma constitucional que había convocado. En cuestión de días Mattarella dio a Paolo Gentiloni, el todavía primer ministro en funciones, el encargo de formar Gobierno y para sorpresa de muchos cerró la crisis en un tiempo récord y dentro de la más absoluta estabilidad.

Este es un breve perfil del líder de gobierno italiano, quien hasta los momentos se mantiene firme y no ha cedido a la presión internacional en cuanto al tema de nuestro país.

María Alejandra Alvarado García / Supuesto Negado