Solo se han nombrado 3 nuevos ministros del anunciado cambio de gabinete

Hace algo más de un mes el presidente Nicolás Maduro anunció –a través de la vicepresidenta– un cambio del gabinete ministerial, sin embargo, al día de hoy, solo han sido designados tres: de energía eléctrica, de alimentación y de Ciencia y Tecnología.

En la práctica, eso quiere decir que después de poner los cargos a la orden y entregar sus respectivas memorias y cuentas, están paralizados los despachos de 29 ministerios y 5 vicepresidencias.

¿La dificultad para nombrar gabinete profundiza la crisis de gobernabilidad? ¿Por qué?

Recordemos que por distintos motivos la mayoría de los venezolanos estuvieron de acuerdo con la solicitud del presidente de pedir a sus ministros poner sus cargos a la orden.

De hecho, el día del anuncio del cambio del tren ejecutivo se viralizó en Twitter la etiqueta #CarasNuevasYRadicalizacion donde muchos criticaron el enroque clásico y los cargos obtenidos por “lealtad” política y amiguismo.

En cambio, para los líderes y militantes de la oposición el anuncio de los cambios ministeriales y la designación de nuevos responsables no solucionan nada. Consideran que cualquier acción que no sea la renuncia o deposición del presidente es un sinsentido.

Larga espera

La última “movida de mata” fue el 14 de junio de 2018 cuando Maduro sustituyó a su vicepresidente y nombró además a 12 nuevos ministros (siete mujeres). En esta ocasión, a pesar del anunciado, solo van tres designados: Igor Gavidia León en Energía Eléctrica, el mayor gral. Carlos Leal en Alimentación y Freddy Brito en Ciencia y Tecnología.

Analistas aseguran que a pesar de que la renovación de gabinete era una expectativa abierta desde la juramentación del presidente para su nuevo período (el pasado enero) los hechos en el tablero geopolítico no lo permitieron.

Sin embargo, a cuatro meses de iniciado el nuevo gobierno, y a un mes del anuncio, es necesario más que nunca un gabinete caracterizado por la eficiencia (hacer más con menos, en menor tiempo), transparencia (contraloría mutua Estado-Poder Popular, acceso a información sobre la gestión y criterios claros de seguimiento y evaluación), sinergia (corresponsabilidad pueblo-gobierno y la articulación entre ambos durante todas las etapas de trabajo) y planificación (visión sistémica e interconectada de los programas y proyectos a desarrollar).

La mayor parte de los usuarios de redes sociales y varios columnistas de opinión quieren cambios en los ministerios de Economía, Industrias, Agricultura productiva, Juventud, Desarrollo Minero y Transporte.

¿Por qué el retraso en la designación?

Desde el sector oficial no se han dado explicaciones de la demora en la escogencia –o ratificación– del nuevo gabinete.

Pero desde la acera de la oposición –rápida para la crítica y siempre vigilante de “los tiempos” expirados– el retraso responde a la falta de nuevos cuadros y a la búsqueda de “tecnócratas chavistas”.

La crisis multifactorial criolla apunta a la ingobernabilidad (capacidad de mantener el orden) y por tal razón se hacen necesarias respuestas rápidas y acertadas.

Más allá de las especulaciones y rumores, la mayoría en Venezuela coincide en que la nueva fase de crisis política y los apagones –además de la hiperinflación, escasez de medicinas y fallos de servicios públicos– requieren nuevas estrategias y profesionales capaces, que vayan más allá de un modelo de emergencia para las coyunturas.

_________________________________

Por Edgard Ramírez Ramírez / Supuesto Negado