¿Será que también están acaparando las camioneticas en Caracas?

Agarrar transporte público en Caracas se ha convertido en toda una odisea. Desde las cinco de la mañana se ven largas colas de ciudadanos en diversos puntos de la ciudad, quienes esperan con agonía para poder abordar un autobús. En la noche la situación empeora, pues a las siete las unidades comienzan a desaparecer de las vías ¿Qué está pasando con el transporte?

La situación es tan alarmante, que el pasado lunes 30 de octubre el presidente de la República, Nicolás Maduro, durante el Consejo Federal de Gobierno, hizo una severa autocrítica al Ministerio de Transporte por las fallas que está presentando el servicio a nivel nacional. El regaño del mandatario fue directo al titular de la cartera, Juan de Jesús García Toussaintt.

“¿Hay problemas del transporte que se han agravado con el problema del dólar? Bueno, vamos a resolverlos ¿o es tecnología espacial? ¿Hay que hablar con la NASA para resolverlo? Porque pasan las semanas y no conseguimos la solución”, manifestó Maduro.

Tiempos de espera: minutos, horas…

José Cabrita debe esperar hasta más de dos horas por una camionetica por puesto en el km. 16 del Junquito para poder llegar a La Yaguara y de ahí agarrar metro hasta Chacaito, donde aborda otra camioneta para trasladarse a Las Mercedes, donde está su trabajo.

El motivo de tanta espera se debe a que los transportistas ya no están prestando el servicio con la misma regularidad, pues alegan que varias de las unidades se encuentran paradas por falta de repuesto.

“El transporte para esa ruta siempre ha sido malo, pero ahora empeoró. Los transportistas lo que dicen es que no tienen repuestos, pero también hay que estar claro que ellos ganan millones al mes”, manifestó el usuario.

Carmen Algarin vive en Los Magallanes de Catia y trabaja en la Universidad Central de Venezuela (UCV), también vive su infierno. La joven de 28 años de edad debe tomar dos camionetas para llegar a su trabajo. “En las mañanas espero hasta 30 ó 40 minutos para tomar una camioneta que me lleve hasta el Río Tuy, en donde tomo una segunda hasta El Clínico”.

Algarin cuenta que las camionetas de Los Magallanes pasan full “uno debe irse hasta guindando; mientras que en Río Tuy a veces sucede lo contrario, algunos transportistas se niegan a llevar gente de pie, para no meterle tanto peso a la unidad para que no se le dañen los amortiguadores y no le exploten los cauchos, así dicen algunos conductores”.

Flota paralizada

El presidente del Bloque Oeste de transporte, Hugo Ocando, aseguró que en Caracas “más del 70% de las unidades de transporte están paralizadas”, así lo señaló el pasado 27 de octubre en una entrevista para la televisión.

En su intervención Ocando aseguró que “los insumos que compramos son importados y al precio de dólar paralelo (…) los cauchos de autobuses cuestan 7 millones de bolívares”.

En Caracas existen más de 25 mil unidades de transporte, sin contar las rutas periféricas o troncales, que prestan servicio en la ciudad, aseguró Félix Jaramillo, integrante de la Asamblea Nacional Socialista del Transporte en entrevista con Supuesto Negado, quien por otro lado manifestó que “es falso que el 70%” de la flota esté paralizada”.

“Aquí se para el 70% de la flota y se colapsa Caracas. Eso es una exageración”, manifestó en referencia a las declaraciones de Ocando.

Jaramillo agregó que en Caracas las rutas troncales o periféricas cuentan con “más de 15 mil unidades. De esas 15 mil unidades deben estar operativas más o menos 10 mil”.

Señaló que es verdad que cuesta conseguir los repuestos, pero agregó que “mal que bien se consiguen las cosas, se consiguen carísimo, es verdad (…)”.

Redujeron el horario para piratear

Yusneidy Crespo vive en Petare y relató que en el municipio Sucre, estado Miranda, la situación del transporte es caótica: “los autobuseros te pueden cobrar hasta 700 bolívares para acercarte a una estación del metro. Si vives en zonas como José Félix Ribas la situación es peor porque las camioneticas trabajan hasta las siete, así que para poder llegar a casa la gente debe pagar piratas”.

Gladys Fernández, quien vive en la UD4 de Caricuao, narró que en ese populoso sector las camioneticas se ven hasta las 7 de la noche: “Antes trabajaban hasta las 9 ó 10, ahora trabajan en su línea formal hasta las 7 y luego quitan el casquito que los identifica y se ponen a piratear. A veces te cobran hasta mil bolívares, es un abuso total”.

A la joven Geraldine Arteaga le pasa lo mismo. Vive en la Carretera Caracas-La Guaira y relató que “los transportistas de esa ruta si trabajan hasta las 6 es mucho, después de esa hora piratean y a veces cobran hasta 3 mil y 5 mil bolívares. Entendemos que la situación con los repuesto está ruda, pero tampoco es para que abusen”.

Con Artega coincide José Cabrita, quien utiliza el servicio que presta la línea de transporte Unión Conductores Catia-El Junquito. “Son la única línea para el Junquito, ellos tienen el monopolio del transporte, por eso abusan con los horarios, en la tarde-noche esconden las camionetas para sacarlas más tarde y cobrar más”.

José Cabrita denunció que los prestadores del servicio llegan a cobrar hasta 900 bolívares por el pasaje, “y los fines de semana abusan cobrando casi el doble. Lo más seguro es que diciembre abusen más”.

Aumento ilegal o tarifas desactualizadas… y ¿el ministerio de Transporte?

La pugna entre usuarios y transportistas se exacerba al momento de pagar o cobrar el pasaje. Blanca Landaeta denunció que desde hace una semana está pagando 700 bolívares desde Chacaito hasta a El Hatillo: “ese aumento fue ilegal, y por mucho que uno le reclame y uno denuncie la irregularidad no pasa nada. A ellos el Gobierno no los sanciona, y uno se ve obligado a pagar el monto para poder llegar al trabajo”.

Desde hace semanas los transportistas vienen anunciando el aumento. De hecho, el gremio de transporte del municipio Libertador decidió “aumentar la tarifa del pasaje mínimo a 700 bolívares a partir del próximo miércoles 1 de noviembre”, señaló el presidente del Bloque de Transportistas Este, Luis Colmenares, reseñó el 26 de octubre El Mundo.

El vocero explicó que esta medida fue tomada durante una Asamblea General de los Bloque Oeste, Bloque del Este, Bloque Norte-Sur, Bloque Sur-Oeste, Bloque Baruta para hacer frente a los múltiples problemas que enfrenta el sector como los altos costos de los repuestos y la falta de insumos.

Para Carlos Hernández, quien cubre la ruta Petare-La Pastora la medida es más que necesaria, pues aseguró que cada 20 días deben hacer cambio de aceite y liga de freno y eso cuesta alrededor de 800 mil bolívares, “un caucho nos puede costar hasta 6 millones, y en un mínimo de seis meses hay que renovarlo”.

El último incremento aprobado por las autoridades del Ministerio de Transporte fue anunciado el pasado 25 de agosto, a través de la Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.329, que establece el pasaje mínimo en 280 bolívares en las rutas urbanas e interurbanas.

Aun cuando los transportistas amenazan con un incremento del pasaje para el 1 de noviembre, el titular de la cartera de Transporte, Juan de Jesús García Toussaint no ha fijado posición al respecto.

El problema es más complejo que un simple aumento de tarifa

Félix Jaramillo, integrante de la Asamblea Nacional Socialista del Transporte, manifestó en entrevista con Supuesto Negado su desacuerdo con el incremento del pasaje que pretenden aplicar algunos transportistas desde este 1 de noviembre, pues aseguró que “esos aumentos compulsivos son como se dice comida para hoy y hambre para mañana. A los 15 días ya quieren subir la tarifa”.

Señaló que el tema de transporte es más complejo que un simple aumento de tarifa, “hay un problema estructural y hay que atacarlo (…)”.

Llamó a los transportistas a reunirse y a concretar acuerdos, y “una vez que tengamos un acuerdo, nos vamos a una mesa de diálogo con el Gobierno con una buena representación y hacemos las propuestas que tengamos que hacer”.

Exhortó a los transportistas a buscar alternativa, como por ejemplo pedirle al Gobierno que permita a los profesionales del volante importar. “Hay transportistas interesados. Está el sistema Sucre con Ecuador. Nosotros creemos en esa cosa (…) Clap para los transportistas”.

Mientras las autoridades y los transportistas se ponen de acuerdo, lo cierto es que quienes están sufriendo un calvario son los usuarios que pierden calidad de vida, pues deben levantarse más temprano para tomar el transporte, soportar largas colas para abordar una unidad y, como si fuera poco, su bolsillo se desangra por la piratería.

_________________

Por Supuesto Negado