Trump busca su ajuste de cuentas con Jeff Bezos (el dueño de Amazon y The Washington Post)

Luego de que Amazon se perfilara como la favorita para obtener el millonario contrato para ejecutar el plan de Infraestructura de Defensa Empresarial Conjunta (JEDI, por su sigla en inglés), el pasado jueves se conoció que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, solicitó una investigación exhaustiva para el proceso de licitación que podría desfavorecer al gigante tecnológico propiedad de Jeff Bezos.

El proyecto JEDI comprende la transferencia de enormes cantidades de datos del Departamento de Defensa a un sistema de nube operado de forma comercial.

Desde el comienzo de la pugna entre las principales empresas del ramo por el multimillonario contrato valorado en 10 mil millones de dólares, hubo denuncias -sobre todo de IBM y Oracle- de que los requisitos presentados por el Departamento de Defensa para poder optar al proyecto favorecían a Amazon y no permitían al abanico de compañías postuladas mostrar sus potencialidades.

En efecto, de todas las elegibles (IBM, Oracle, Google, Microsoft y Amazon) sólo las dos últimas continúan en la pelea.

La primera en abandonar fue Google al referir que la propuesta del Pentágono iba en contra de sus principios para desarrollar inteligencia artificial. Además, alegaron que el proyecto JEDI estaba más bien dirigido a ser desarrollado por varias empresas que pudieran proponer servicios para cada necesidad expuesta por el Departamento de Defensa.

Por su parte Oracle, decidió demandar al Pentágono por considerar que esta licitación había sido diseñada a la medida de Microsoft y Amazon, dejándola así fuera del proceso.

Oracle alegó además que en el caso de Amazon existía un conflicto de intereses, puesto que uno de los responsables de diseñar la propuesta de la compañía había hecho un paréntesis en su carrera profesional en el gigante informático, para trabajar durante varios meses en el Departamento de Defensa.

Los planteamientos de Oracle pudieron representar un llamado a capítulo para Trump, sin embargo varias agencias de noticia como EFE han recordado que Bezos, CEO de Amazon, ha criticado ferozmente la gestión del Primer Mandatario desde su otra empresa: el diario The Washington Post.

Bezos también ha sido blanco de señalamientos por parte de la administración Trump por no pagar impuestos a pesar de obtener ganancias superiores a los 5600 millones de dólares. Sin embargo, nada pueden hacer en contra de Bezos pues es la propia política fiscal promovida por el Presidente estadounidense la que beneficia a la empresa.

A pesar de que varios sectores rechazan que Trump investigue la licitación para el proyecto JEDI, entre ellos miembros del propio partido Republicano, el Jefe de Estado parece estar decidió a meter la lupa en el jugoso negocio que impulsará la rentabilidad de los servicios de almacenamiento en la nube y que podría beneficiar definitivamente a la Microsoft de Bill Gates.

Por Andreina Ramos Ginés / Supuesto Negado