“TRUMP NO TIENE UNA BASE POLÍTICA CONSTRUIDA EN VENEZUELA”

El analista internacional  Basem Tajeldine advierte de las consecuencias inmediatas de Trump en Venezuela.


Qué hará el polémico magnate recién electo Presidente de los Estados Unidos con el decreto firmado por Obama contra Venezuela, en qué quedarán las estrechas relaciones de la oposición venezolana con el Gobierno estadounidense y cómo afectará nuestra economía la elección del republicano, son algunos de los escenarios que evalúa el analista internacional Basem Tajeldine.

-Algunos analistas han señalado que el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos no será favorable para América Latina, ¿cuál cree usted que sea la política que asuma hacia Venezuela?

– Donald Trump no tiene una base política construida en Venezuela, tendría que retomar lo hecho por Obama y Hillary Clinton, pero el interés ahora de Donald Trump, por lo que se ha visto, no es precisamente dedicarse a tumbar gobiernos y así lo ha dicho en su campaña electoral. Habría que ver cuál sería el Donald Trump después de su campaña electoral; son dos Donald Trump: el candidato y el Presidente. Ahora sí los lobbys van a tratar de rodearlo e impulsar y mantener las mismas políticas que se venían construyendo, en este caso particular, contra Venezuela.

La atención principal la está volcando hacia adentro. Las grandes contradicciones que está descartando Donald Trump dentro de Estados Unidos, y creo que ese es el punto fundamental, hace entretener un poco a Estados Unidos en su lógica interna, en su lógica de enfrentamiento con su mayor enemigo económico que es China, no es Venezuela, es China y con los gobiernos de la región que son con los que Estados Unidos ha firmado los TLC (Tratados de Libre Comercio). Donald Trump es un hombre de negocios que seguramente va a pensar como empresario y va a buscar inclusive formas donde empresas estadounidenses puedan mantener sus ganancias.

– ¿Es posible que Donald Trump revierta las decisiones que había tomado Barack Obama con respecto a Venezuela?

– Quizás sí, puesto que Donald Trump quiere ser más pragmático y mantener buenas relaciones con los países, ejercer una política más blanda, de no chantaje, de no derrocar gobiernos. Él podría echar atrás y debería echar atrás, por ejemplo, la orden ejecutiva de Barack Obama donde se considera a Venezuela una amenaza inusual y extraordinaria.

– Tomando en cuenta el historial de las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela, sobre todo en los últimos años, ¿cuál debe ser la posición del Gobierno venezolano con respecto a Trump?

-Ahorita hay una lógica que envuelve a Estados Unidos en una dinámica interna que quizás nos da a nosotros un colchón de respiro, puesto que quien tenía todas las relaciones construidas para asestar los golpes finales contra el país era Hillary Clinton. De hecho, tras la victoria del 6 de diciembre, valga recordar, ella había expresado su satisfacción por todos los dividendos políticos que la derecha había obtenido ya que ha sido Estados Unidos quien ha venido apoyando y agitando con dinero los movimientos de derecha en Venezuela.

-¿En la oposición venezolana cómo es visto el triunfo del republicano?

-Basta solo ver las caras de todos ellos, una cara de pésame, de tragedia ya que las alianzas, la construcción de las relaciones políticas la tenían con Hillary Clinton, no la tenían con Trump. Todos ellos apostaron a la victoria de Hillary Clinton y ahora llegó un Presidente que es impredecible, que no formaba parte de todo ese historial de agresiones contra Venezuela. Sin embargo, hay un sistema que camina solo en Estados Unidos, un sistema que seguramente tratará de obligar a Donald Trump a fijarse y a mantener las políticas de derrocar gobiernos, aunque su prédica diga lo contrario.

-¿En qué sectores de la economía nacional podría verse reflejado un acercamiento de Estados Unidos favorable hacia Venezuela?

– Fíjate que no del todo es positivo porque cuando Donald Trump está hablando de revisar los TLC, de dejar a nuestros gobiernos tranquilos y dedicarse a la situación interna -estamos hablando de un país quebrado, con la deuda externa privada y pública más grande del mundo- , siento que también está hablando de hacer de Estados Unidos un país autosuficiente en energía, de recobrar las políticas de explotación de aquellos campos que hasta ahora habían sido cerrados por los daños ecológicos que venían causando, de reimpulsar la producción de energía a base del carbón, es decir, de hacer de Estados Unidos un país autosuficiente. Es algo que terminaría alejándolo de la dependencia de la importación y la dependencia a Venezuela y otros países en el consumo de energía.

-¿Cómo quedarían los precios del petróleo con la llegada de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos?

– Eso es impredecible. Lo que sí es predecible es que Donald Trump es un hombre de negocios que no va a poner a producir los campos petroleros de forma que estos negocios no sean rentables.

___________

–Basem Tajeldine es analista internacional, articulista, y moderador del programa radial Voces contra el Imperio transmitido por la Radio del Sur y RNV.

Por María Milagro