Trump recula y suaviza las sanciones contra Huawei

Comienza un nuevo capítulo en la telenovela de Donald Trump versus la empresa china Huawei. Este lunes se dio a conocer que el Departamento de Comercio estadounidense emitió una “licencia temporal” para que la compañía de telecomunicaciones, a pesar de las sanciones de las que es objeto, pueda seguir operando en EE.UU.

Según el Gobierno de Trump, esta medida, que tendrá vigencia en principio hasta el 19 de agosto, suaviza el veto contra la marca, y se da para proteger a los clientes de Huawei en EE.UU., que de otra forma se verán afectados por la obsolescencia prematura de sus equipos, que se quedarán sin soporte de Google y sin la posibilidad de poder actualizar su sistema operativo Android.

Reporta RT que la “licencia temporal” restablece la capacidad de la empresa de dar mantenimiento a las redes y proveer actualizaciones de software a sus dispositivos existentes.

Poco antes se había difundido la noticia del rompimiento de relaciones de Google y otros gigantes estadounidense de las telecomunicaciones con la empresa china, lo que en lo concreto dejaba a los nuevos celulares Huawei sin la posibilidad de usar el sistema operativo Android, y, por consiguiente, de instalar aplicaciones que hoy en día son de uso casi universal, como Gmail, WhatsApp, YouTube y Play Store.

La medida ha puesto sobre la mesa temas que van más allá de la funcionalidad de un teléfono móvil, como: ¿qué es exactamente la libertad empresarial y el libre mercado para EE.UU?, la legitimidad de los monopolios y la extraterritorialidad de la ley.

Intel, Qualcomm, Broadcom, Infineon Technologies, Micron Technology y Western Digital son las otras empresas que también rompieron con Huwaei, que hasta ahora le proporcionaban hardware y software.

Falta esperar el pronunciamiento de Google y las otras compañías sobre el nuevo anuncio de Trump, con el cual se abre una ventana para que los celulares Huawei puedan seguir haciendo uso de esas tecnologías.

La empresa china ha caído víctima de la guerra arancelaria entre Trump y el Gobierno chino, pero ya antes había sido acusada de espionaje y ha estado sufriendo un bloqueo a cuentagotas que se ha ido acelerando.

Analistas opinan que tras ese ensañamiento, lo que el Gobierno estadounidense trata de evitar es el avance de las investigaciones de Huawei en la tecnología 5G, porque si es el gigante asiático quien termina de desarrollar esta plataforma que promete revolucionar el mundo de las telecomunicaciones, será también ese país el que ponga las reglas.

Mientras tanto, Huawei respondió al veto de Google con un comunicado en el cual promete no abandonar a sus usuarios y anuncia el desarrollo de un ecosistema propio que permitirá que sus dispositivos puedan continuar siendo competitivos tanto en Asia como en Occidente.

El impacto sería menor dentro de China, porque Google se retiró del mercado desde hace más de una década, pero se sentiría con fuerza en las operaciones internacionales.

En su comunicado, Huawei también resiente la ruptura con Android, el sistema operativo que usa el 85% de los celulares inteligentes del mundo, dado que se trata de una plataforma que ellos mismos colaboraron en construir.

Huawei está a muy poco de convertirse en el proveedor número uno de celulares inteligentes del mundo, compitiendo hombro a hombro con Samsung y Apple. La firma china vendió 203 millones de móviles en 2018, un 34,8% más que en el año anterior. Su cuota mundial es del 13,4% frente al 20,9% de Samsung, que lidera el ranking. Apple, en el segundo puesto, solo vendió seis millones más de iPhone que la marca asiática, señalan datos difundidos por el diario español El País.

De reafirmarse el veto de Google, se anticipa una caída estrepitosa de las ventas, justo un día antes de que la firma china lanzara al mercado su nueva línea de equipos Honor, dedicados al público juvenil.

El veto de Google afectaría sobre todo a los usuarios que compren un Huawei a partir de ahora.

Por los momentos, los nuevos teléfonos Huawei podrán contar con la versión más básica de Android, que es de código abierto, pero no permite descargar ninguna de las aplicaciones básicas de Google.

La cancillería china dijo que Beijing sigue con atención el tema y apoyará a las compañías nacionales a defender sus derechos legítimos mediante los canales legales. Huawei, por su parte, denunció el trasfondo político y aclaró que limitar sus operaciones no hará a Estados Unidos ni más fuerte ni seguro, reportó un despacho de la agencia Prensa Latina.

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado