El Tuerto, el Pollo y otros: la banda de boliburgueses timados por los gringos

Algunos altos exfuncionarios del chavismo después de cometer sus fechorías en Venezuela y huir con el botín se dieron por años vidas de lujo. Mansiones, viajes, autos deportivos de alta gama, yates y caballos de paso, era su cotidianidad en Estados Unidos o España.

Sin embargo, las últimas semanas quedó en evidencia cómo la justicia estadounidense se aprovechó del afán de algunos corruptos venezolanos ligados al Gobierno de exculparse y cooperar con las “investigaciones” a cambio de su pase libre.

El Pollo” Carvajal y el Tuerto” Andrade son los dos últimos miembros de una banda de corruptos engañados y apresados para, finalmente, cumplir condena en la tierra del Tío Sam.

Uno de los primeros en dar la noticia sobre la detención de Carvajal en Madrid y adherir la tesis de la trampa tendida por EE.UU. fue el periodista de investigación Casto Ocando. El comunicador −ganador del Emmy− aseguró a través de sus redes sociales que desde que se fue a la clandestinidad, el Pollo intentó negociar, pero su caso en particular era una cuestión de honor para la agencia del Departamento de Justicia de Estados Unidos dedicada a la lucha contra el contrabando y el consumo de drogas en Estados Unidos, además del lavado de activos.

Ocando asegura que la detención y posterior liberación de Carvajal en Aruba fue una humillación para la DEA.

Reconocer a Guaidó no salvó al Pollo

”De cooperar, podría llegar a ser el testigo más importante en la historia criminal de Venezuela porque como director de Inteligencia Militar mantuvo espiados por más de una década a todos los integrantes del régimen, documentando sus actividades en expedientes que luego podían ser usados contra ellos en caso de que intentaran ser desleales a Chávez”, dijo Martín Rodil, presidente del Venezuelan American Leadership Council.

Fuentes de la Audiencia Nacional española citadas por la agencia EFE, reportaron que Carvajal manifestó no estar dispuesto a ser extraditado voluntariamente, sin embargo, esto apenas empieza. Ahora viene un proceso de encuentros y conversaciones con las autoridades que podrían culminar en negociaciones con los fiscales estadounidenses para colaborar con la justicia a cambio de “incentivos”.

Seamos sinceros, hay una gran diferencia entre enfrentar los cargos de narcotráfico con un acuerdo de cooperación o sin él: en el primer caso podría pasar unos cuantos años en cautiverio, pero en el segundo sería el resto de sus días en prisión (a sus 58 años de edad una sentencia de 30 años es casi una condena de cadena perpetua).

Recordemos que Carvajal está acusado de narcotráfico −por separado− por las fiscalías federales de Miami y del Sur de Nueva York.

Por ahora, el juez español Alejandro Abascal ordenó la reclusión de Carvajal en una cárcel de ese país mientras se finiquita la solicitud de extradición presentada por la justicia gringa.

De “boliburgués” a recluso protegido

Otro corrupto apresado y devenido “delator” es Alejandro Andrade, quien participó junto al presidente Chávez en el golpe de Estado de 1992. Fue su secretario y con el tiempo escaló posiciones: llegó a ser tesorero de la nación, viceministro de Gestión Financiera y presidente del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bandes).

Traicionado el voto de confianza que Chávez le dio, fue expulsado del Gobierno y en cadena pública nacional denunciado por el presidente por la colocación de fondos públicos en bancos privados.

Andrade huyó a Wellington, en Estados Unidos −una localidad de ricos y famosos sobre la costa este del estado de Florida− y pagó una fianza de un millón de dólares para mantener su libertad.

Sin embargo, cuando una cómplice suya fue sorprendida por las autoridades de aquel país en una fechoría que lo implicaba, decidió cooperar y desde 2016 es informante en las investigaciones que Washington lleva adelante contra el Gobierno de Venezuela.

Andrade se declaró culpable en la Corte Federal por participar en el lavado de mil 200 millones de dólares de PDVSA.

Que entre corruptos te veas

A pesar de que Carvajal y Andrade han sido los corruptos más mediáticos −por lo menos recientemente− no son los únicos. Una larga lista acompaña sus nombres en diferentes juzgados de Estado Unidos: Gabriel Jiménez Aray, Raúl Gorrín, y Germán Ferrer Brito, son algunos de ellos.

Pero los corruptos ligados al Gobierno venezolano no solo huyeron a EE.UU., también España es uno de los destinos preferidos, una vez se hacen de su fortuna mal habida.

Entre ellos destacan Carlos Luis Aguilera, Nervis VillalobosLuis Carlos de León (los dos últimos, a la espera de su extradición a EE.UU).

Una vez que los corruptos engañan y roban se van a disfrutar por el mundo. Solo cuando temen ser atrapados, perder sus privilegios y ostentosas formas de vida, hacen pactos con la justicia imperial para intentar salvar algo.

Sin embargo, como hemos visto, en algunas ocasiones, la propia justicia de EE.UU. les tiende una trampa.

Por Edgard Ramírez Ramírez / Supuesto Negado