URUGUALÍZATE, VENEZUELA

El pasado 10 de diciembre de 2013 fue un hecho histórico para la República Oriental del Uruguay, y es que se convertía en el primer país del mundo en legalizar completamente la producción y venta de marihuana (no solo el consumo como ha ocurrido en otros países).

Las formas legales para acceder a la hierba en ese país son tres y el consumidor puede decidir sólo una al momento de registrarse en el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA). Éstas son las siguientes: comprando en una farmacia, practicando el autocultivo o siembra en casa, o teniendo la membresía a un club. Respecto al autocultivo, se permite tener hasta 6 plantas hembras por casa y el producto de la cosecha no debe superar los 480 gramos anuales.

Para la fecha en que se hizo legal sólo acudieron al registro 378 personas, aunque el promedio calculado es que un 4,6% de la población total uruguaya es consumidora regular de la mandanga. Alrededor de 150.000 consumidores. Una de las críticas a este registro era que cualquiera podía elegir inscribirse o no, no estaba estipulada una visita a los hogares de las personas que no se registraran, aunque fumaran.

Otra de las críticas se manifestó con los requisitos. Cédula de identidad y constancia de domicilio, son los requisitos para controlar en los hogares registrados quienes fuman y quienes no. El detalle es que si no te registras, bien sea por paranoia o miedo real a una base de datos como estrategia de persecución futura, no van a tu casa. Entonces, ¿cuál es el propósito del registro?

¿Qué dijo Pepe?

En ese entonces, el presidente de Uruguay, José Mujica, declaró: “la única dicción saludable que hay (…) es la del amor. Todas las demás son una plaga, pero tienen diferencias de grado”. “Hace muchos años que sabemos que el tabaco es malo, que mata, que el alcohol por consiguiente. Sin embargo, seguimos fumando y seguimos chupando. Y con la marihuana… no creo que ninguna adicción sea buena. Es mala, es venenosa. Pero más venenoso es ocultarlo, entonces nosotros vamos por el otro camino”.

“Estamos convencidos de que esta es una guerra desigual, que cada vez se gasta más plata. Solamente los presos por este asunto nos están costando encima de 30 millones de dólares (…) Nosotros tenemos más muertos por el narcotráfico que muertos por drogadicción. 80 muertos el año pasado por ajustes de cuentas, y tres o cuatro muertos por sobredosis de droga. Entonces, ¿qué es lo peor, la droga o el narcotráfico?”

“Habiendo una demanda aparece quien la cubre. Quien la cubre es un empresario de alto riesgo que se la juega y utiliza todos los métodos, todos los caminos porque tiene asegurada una tasa de ganancias enorme por la vida represiva que se impone”.

Mujica denunció que “la plata se hace en Estados Unidos, la plata gruesa, el mercado grueso”, pero América Latina paga por los muertos.

El camino. ¿Cómo fue el proceso de legalización?

En enero de 2015 se publicó en Uruguay el libro El camino. Cómo se reguló el cannabis en Uruguay según sus actores políticos y sociales. Bajo la investigación de Guillermo Garat, apoyada por la Fundación Friedrich Ebert Stiftung y la Junta Nacional de Drogas, este ejemplar recomendado para la lectura y comparable con otras experiencias en nuestro continente, prioriza el deseo de invertir una carga valorativa hacia consumidores y la sustancia consumida, los cuales estaban anclados en el margen de lo prohibido y despreciable. Además de reseñar los conflictos culturales que enfrentó la implementación de esta política pública al interior de la sociedad uruguaya.

El resto de la América Latina todavía espera nuevos enfoques y políticas en este tema. Por lo que la experiencia uruguaya puede servir de orientación en los diferentes elementos y factores a considerar.

____________________________

Por Andreina Vásquez / Supuesto Negado