Venezolanofobia

migracion, venezuela, xenofobia, crisis, politica, internacional

¿Por qué los venezolanos se han convertido en unos indeseables en los países latinoamericanos donde han emigrado? Respuesta rápida: no es verdad que “los venezolanos” son los indeseables. Pero sí es verdad que son venezolanos muchos de los inmamables más inmamables que han conocido los chilenos, colombianos, peruanos, panameños y ecuatorianos en los últimos tiempos.

Antes de pasar a explicar esta afirmación, hagamos  la respectiva declaración de principios: la xenofobia es una práctica despreciable que hay que condenar sea contra quien sea, y más aún cuando se trata de nuestros compatriotas, por más inmamables que sean.

En general esta forma de discriminación hacia los inmigrantes no es nueva en ningún país. Las causas suelen ser más o menos las mismas: una explosión de inmigración repentina, percepción de competencia por  empleos, apreciación de que los inmigrantes usufructúan recursos y servicios, ya de por sí insuficientes, organizaciones políticas de derecha que buscan ganar preferencia a costa de la estigmatización de los inmigrantes, etc.

Ahora bien, el caso de lo que hemos llamado venezolanofobia tiene algunas particularidades que queremos revisar en esta edición de Supuesto Negado y que pasamos a enumerar:

  1. Antes muertos que sencillos: Así como son aquí, son allá. El venezolano clase media, que es el grupo social al que pertenece la oleada más importante de compatriotas en el exterior, se fue con todos sus prejuicios e ínfulas a vivir en países que siempre consideró de gente inferior pero que atraviesan por un momento económico mejor que Venezuela. Obviamente les cuesta adaptarse a su nueva condición y no lo logra disimular.
  2. Son peor que el exilio cubano: Y esto ya es mucho decir. Buena parte de los inmigrantes venezolanos no le da paz a su canteleta sobre la dictadura en Venezuela y está empeñado en tumbar a Nicolás desde allá. No se consideran inmigrantes sino exiliados, y creen que eso les da derecho de hostigar y hasta linchar gente en los países donde están. Como es de suponer, esto no cae muy bien entre los anfitriones.
  3. Son víctimas de la campaña que apoyan decididamente: el furor antichavista entre los políticos tradicionales latinoamericanos ha dado paso al uso abierto y desvergonzado de una retórica antivenezolana. Lo lamentable es que tanto el llamado “exilio venezolano” como la dirigencia antichavista no sólo no se pronuncian, sino que apoyan este discurso, cuyas víctimas potenciales son nuestros compatriotas fuera del país.

Ya habrás visto bastantes videos y testimonios sobre este asunto. Te vamos a mostrar algunos más y queremos ir un poco más allá.