Venezolanos indiferentes ante sanciones de EEUU contra Huawei

Unos 600 dólares, ese es el precio del último modelo de la marca Huawei que se consigue en el mercado venezolano. Se trata del P30, un dispositivo con cuatro cámaras traseras creadas por la famosa empresa alemana fabricante de dispositivos fotográficos Leica, que además brinda al usuario una memoria RAM de 6 GB y una interna de 128 GB.

Este teléfono móvil, al igual que otros de la misma compañía, es uno de los más buscados por los caza novedades criollos que hasta el momento han ignorado completamente la crisis que afecta a la compañía y que podría dejarla sin un sistema operativo que instalar en sus dispositivos.

Este miércoles el centro comercial City Market -ubicado en pleno bulevar de Sabana Grande- estaba repleto, como todos los días. Con ofertas impelables en teléfonos que se ofrecen con línea y protector de pantalla a un módico precio.

Entre esas promociones se encuentran también los equipos de Huawei, que de acuerdo con vendedores del mencionado centro comercial -consultados por Supuesto Negado- son de los más solicitados. Contrario a lo esperado, luego de las sanciones anunciadas por EEUU contra la empresa asiática los venezolanos no se han detenido ni un momento a pensar cómo podría afectar esta decisión de Donald Trump el desempeño de sus equipos.

Y es que al parecer ni siquiera tienen conocimiento de los que está sucediendo más allá de las fronteras de nuestro país.

Lo que en otros países ha significado un caos que influyó hasta en el comportamiento de las bolsas de valores, aquí en Venezuela no ha producido ni siquiera una crítica entre los conocedores.

Sin embargo, para la tranquilidad de los usuarios, tanto Google como Huawei aseguraron que los equipos vendidos y los que están en stock seguirán teniendo acceso tanto a Google Play como a sus medidas de protección y seguirán proporcionando actualizaciones de seguridad y servicios de postventa.

En pocas palabras, las sanciones impuestas por Estados Unidos no afectarán a quienes ya compraron un dispositivo de la marca.

Por otra parte, equipos como el Huawei Mate X, presentado en el Mobile World Congress 2019 efectuado el pasado mes de febrero si deberán ser vendidos con otro sistema operativo.

Para ello, la empresa asiática viene desarrollando desde el año 2012 su propio sistema operativo denominad hasta el momento HongMeng, un nombre muy apropiado si consideramos que representa el caos previo a la creación del mundo.

Esta plataforma también está basada, como Android, en el sistema de código abierto Linux y no solo estaría disponible para los teléfonos móviles.

Aunque HongMeng está en la fase de prueba, Huawei considera que tendrá éxito en el mercado. Con este sistema operativo se podrán utilizar las aplicaciones a las que los usuarios están acostumbrados.

Por Andreina Ramos Ginés / Supuesto Negado